Despliega el menú
Aragón

Política

La DGA sigue sin reformar el ICA más de dos años después de anunciar su revisión

El Ejecutivo insiste, sin dar fechas, en que su propuesta se presentará "cuanto antes".

Integrantes de la Red de Agua Pública de Aragón se encerraron este martes por la tarde en la sede de la FABZ.
Integrantes de la Red de Agua Pública de Aragón se encerraron contra el ICA.
HA

La DGA sigue sin reformar el polémico Impuesto sobre la Contaminación de las Aguas (ICA) más de dos años después de que el presidente de Aragón, Javier Lambán, anunciase una revisión «en profundidad». Entre medio ha habido una mesa técnica de la que se desmarcaron tanto el Ayuntamiento de Zaragoza como la Red de Agua Pública de Aragón (RAPA), recursos, protestas, polémicas parlamentarias, un presupuesto prorrogado, una comisión específica en las Cortes y unas elecciones autonómicas que cambiaron el panorama político aragonés.

El actual Ejecutivo, integrado por PSOE, PAR, Podemos y CHA, se comprometió en el punto 74 de su acuerdo de gobernabilidad a derogar este impuesto y sustituirlo por una nueva figura tributaria que evite una fiscalidad "desigual". Pero desde su firma, en agosto de 2019, apenas ha habido avances.El consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Joaquín Olona, anunció en octubre, coincidiendo con el inicio del giro de los últimos recibos en Zaragoza, que la reforma se tramitaría por la vía "más urgente" y que el Ejecutivo llevaría cuanto antes el proyecto al Consejo de Gobierno.

También fue Olona quien, a preguntas del PP, avanzó en las Cortes que el nuevo ICA se dividiría en una tasa y un impuesto y que rebajaría su tramo fijo.Eso fue en octubre y, desde entonces, no ha habido más novedades.

Falta por concretar, por ejemplo, cuánto se reducirá el tramo fijo, a cuánto ascenderá el variable –que se dividirá subtramos para fomentar la progresividad–, cuándo comenzarán a aplicarse los cambios y qué nuevas exenciones o bonificaciones se introducirán, entre otros aspectos.

Lo importante, aseguran fuentes conocedoras de la negociación, es que "existe acuerdo" respecto a la filosofía del nuevo impuesto y que la comisión mixta creada por el Ejecutivo autonómico –constituida, entre otros, por responsables de la Consejería de Hacienda y del Instituto Aragonés del Agua (IAA)–, sigue trabajando para resolver los "graves" problemas técnicos surgidos en el proceso.

El principal ‘pero’, explican las mismas fuentes, es que este es un impuesto "complejo" que arrastra multitud de problemas. Esto hace que, aunque la DGA haya reafirmado esta semana su compromiso de llevar el proyecto "lo antes posible" a las Cortes de Aragón, todavía no haya plazos.

Mientras, y ante la ausencia de cambios normativos, el Ejecutivo autonómico mantiene la previsión de recaudar este año hasta 66,1 millones de euros por el Impuesto sobre la Contaminación de las Aguas. El cobro de este polémico tributo, contra el que llegaron a presentarse más de 50.000 recursos que fueron rechazados por el Ejecutivo autonómico, fue avalado por el Tribunal Constitucional. El ICA, no obstante, sigue teniendo juicios pendientes, ya que el Tribunal Superior de Justicia de Aragón admitió a trámite en mayo tres recursos contencioso-administrativos contra su cobro y contra el Plan Aragonés de Depuración, cuestión sobre la que todavía tiene que pronunciarse.

Esta semana se ha conocido, además, que hasta 88.685 hogares no han pagado el último recibo en Zaragoza, correspondiente a 2018. Esto ha hecho que la DGAhaya dejado de recaudar 3,5 millones, cantidad que se reclamará por la vía de apremio con recargos de entre el 10% y el 20% a través de la Agencia Tributaria.

Etiquetas
Comentarios