Despliega el menú
Aragón

aviación

El mapa del cielo: estas son las zonas prohibidas para los drones

Los entornos de los aeropuertos son espacios de especial protección para evitar sucesos como el que este lunes ha obligado a cerrar algo más de una hora el Adolfo Suárez-Barajas. Desde el sector aragonés lamentan este tipo de incidentes que hacen un "flaco favor" a las compañías que cumplen la normativa.

Vuelos retrasados por el cierre del aeropuerto de Madrid durante una hora.
Vuelos retrasados por el cierre del aeropuerto de Madrid durante una hora este lunes.
Fernando Alvarado/EFE

Al menos 26 vuelos que tenían que aterrizar en el aeropuerto madrileño Adolfo Suárez-Barajas fueron desviados este lunes a otros aeródromos, entre ellos al de Zaragoza, por la presencia de drones. Un incidente que, además de poner en peligro la seguridad de los pasajeros, se traducirá en perjuicios económicos y el consiguiente trastorno para los viajeros: muchos de ellos fueron trasladados en autobús a sus ciudades. Desde el sector de los drones han lamentado este tipo de sucesos que consideran perjudican a quienes trabajan cumpliendo la normativa.

La Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) ha recordado nada más producirse el incidente que volar drones en las proximidades de un aeropuerto es una infracción grave y las sanciones pueden alcanzar los 90.000 euros. Ha señalado que "los drones no son juguetes, son aeronaves". Enaire, que gestiona el tránsito aéreo, cuenta con una aplicación para que los pilotos puedan planificar el vuelo y conozcan dónde pueden volar con este tipo de aparatos.

En el mapa se dibujan las zonas en torno a los aeródromos en las que no se puede operar o se necesita autorización. En el caso del de Zaragoza, que además cuenta con zona militar por estar al lado la base del Ejército del Aire, se forma una circunferencia dentro de la que quedan Cuarte de Huerva, María, La Muela y llega hasta el barrio de Casetas y desde Cuarte hasta el Burgo de Ebro, explica Guillermo de Roda, presidente de la Asociación aragonesa de pilotos y operadores de drones (Adronaragón).  Incluye todo Zaragoza, la feria de Muestras y el alto de la Muela. "En Zaragoza, cada vez que quieres volar tienes que pedir permiso al Ejército del Aire", añade.

Z0nas restringidas para drones fijas y temporales

Seleccione -Mapa recreativo-

El cierre temporal de Barajas este lunes habría sido la primera vez en España que se ha tenido que cerrar un aeropuerto por este motivo, recuerda De Roda, presidente también de la federación nacional Fedar. Recuerda que el caso más famoso de los últimos años fue el que obligó a suspender las operaciones tres días en uno de los aeropuertos de Londres, el de Gatwick. Entonces, el suceso afectó a unos 120.000 pasajeros que tenían previsto viajar en unos 760 vuelos que iban a despegar o aterrizar en el aeródromo unos días antes de la Navidad de 2018.

"Cerrar un aeropuerto no es baladí", señala De Roda, fundador de la empresa ACG Drone. Cada aeropuerto fija sus protocolos en estos casos, partiendo de las bases que da AESA, ha explicado. "Con mi empresa volamos en entornos aeroportuarios, con permisos y te coordinas con la torre de control, pero hay gente que no cumple ese protocolo.

"En Zaragoza, cada vez que quieres volar tienes que pedir permiso al Ejército del Aire"

El colectivo viene denunciado que hay personas que adquieren un dron y ofrecen sus servicios en zonas que no se puede trabajar, porque la normativa requiere de una serie de autorizaciones que lleva su tiempo conseguir. También denuncian que la burocracia hace que el sector pierda encargos. Los permisos pueden tardar siete meses, algo "inviable" por lo que hay casos en que "viene el pirata de turno y lo hace".

Todo por la seguridad

En cualquier caso, defiende que la seguridad es prioritaria. "El cierre de un aeropuerto tiene unas consecuencias económicas pero también genera un problema para las empresas del sector que estamos luchando para poder abrir entornos". Por ello, considera que con este tipo de incidentes se hace un "flaco favor" al sector.

"Para trabajar en entornos controlados como este, se piden una serie de requisitos. Si yo voy a volar cerca del aeropuerto de Zaragoza pido los permisos, me pongo en contacto con la torre de control y te avisan cuando se aproxima un avión. Nos dice que bajemos el dron", explica. Pero reconoce que es difícil conseguir una autorización.

"Cuando llega un pirata repercute a los que lo hacemos bien". Así, espera que "pillen" al responsable del incidente en Madrid, aunque reconoce que puede ser complicado. "Hay muchas posibilidades de que no lo pillen. Levantas el dron, lo cierras y te vas", ha lamentado.

A través de la asociación intentan que se considere responsable subsidiario en estos casos a la empresa que contrata el servicio de drones que no cumpla con la normativa. Así, "si una empresa publica un vídeo con unas grabaciones hechas sin autorización, que la multa vaya para ella. Si no dice quién ha sido la empresa de drones que las ha grabado", ha reclamado.

Etiquetas
Comentarios