Despliega el menú
Aragón

aragón

Javier Lambán anuncia una Mesa de Diálogo para revisar el Pacto del Agua de Aragón

Pretende analizar el proyecto del embalse de Biscarrués y las compensaciones a los territorios.

Lambán, en la plaza Mayor de Aínsa, municipio que eligió para hacer el anuncio.
Lambán, en la plaza Mayor de Aínsa, municipio que eligió para hacer el anuncio.
LUIS CORREAS

El presidente del Gobierno de Aragón anunció este sábado por sorpresa la puesta en marcha de una Mesa de Diálogo del Agua para alcanzar un nuevo acuerdo. Casi 13 años después de las últimas resoluciones del Pacto del Agua sobre las regulaciones de los ríos, "ya ha pasado tiempo suficiente", dijo, "para que reabramos una mesa de diálogo social y territorial a la luz de proyectos que en estos momentos están puestos en entredicho". Mencionó el embalse de Biscarrués, "que hay que revisar, mirando al futuro, como siempre se ha hecho en Aragón".

Lambán eligió el lugar y el momento para anunciarlo: en Aínsa, capital del Sobrarbe, una de las comarcas más afectadas por los embalses, y el día que entregaba el Premio Cruz de Sobrarbe, a título póstumo, a Juan Luis Muriel, "el hombre que paralizó Jánovas", durante su mandato como secretario de Estado de Medio Ambiente con los ministros Isabel Tocino y Jaume Matas. Y justificó su decisión "en cumplimiento del pacto de investidura que me hizo presidente".

Ya ha dado instrucciones al consejero de Agricultura y Medio Ambiente, Joaquín Olona, para que "de manera inmediata" convoque a los agentes sociales y a los partidos. "No debe faltar nadie", dijo, "regantes, ecologistas, grupos políticos y todas las personas que tengan algo que decir en relación con la regulación de los ríos, con los regadíos y con una política hidráulica que en una Comunidad como la nuestra es absolutamente fundamental".

Sobre la mesa estarán las obras judicializadas y la agilización de los pagos de las restituciones. Cabe recordar que el proyecto del embalse de Biscarrués espera el dictamen del Tribunal Supremo, después de que la Audiencia Nacional anulara en 2017 el anteproyecto y la declaración de impacto ambiental. El de Almudévar, ya en obras, tiene planteados dos recursos, uno de los ecologistas y otro del Ayuntamiento, este para exigir la ejecución del plan de restitución territorial.

También se quiere hablar de los problemas de las compensaciones pendientes a los territorios afectados, como el plan de desarrollo de Jánovas, y de la reversión de las centrales hidroeléctricas al Estado, que han dejado al margen a los municipios. Otras cuestiones tienen que ver con la larga espera de los regantes expectantes de Monegros II o los riegos en precario de algunas zonas.

Lambán citó el pacto de investidura firmado por PSOE, Unidas Podemos, PAR y CHA, que sustenta su gobierno. En el punto 94 obliga a trabajar por la resolución de los conflictos del agua en Aragón con la constitución e impulso de una mesa de diálogo para un nuevo acuerdo.

Esta misma semana, y pese a sus diferencias históricas respecto a la política hidráulica, las cuatro fuerzas del Gobierno aragonés hacían piña en las Cortes al rechazar una proposición no de ley presentada por Ciudadanos que pedía un apoyo explícito de la Cámara aragonesa a los embalses de Biscarrués y Almudévar. El PSOE y sus socios la enmendaron para introducir el punto 94 del acuerdo. El posicionamiento fue saludado, entre otros, por la directora general de Cambio Climático, Marta de Santos, como una "votación histórica" en las Cortes sobre Biscarrués.

El PSOE de Huesca ya ha reiterado, sobre todo tras la sentencia de la Audiencia Nacional, la necesidad de un nuevo acuerdo, postura respaldada por UAGA.

Entre los últimos acuerdos de la Mesa del Agua estaban la reducción de la capacidad de Biscarrués de 192 a 35 hectómetros cúbicos o la sustitución del proyecto de Santaliestra por el de San Salvador, un embalse construido sin conflicto social e inaugurado en 2015.

Etiquetas
Comentarios