Despliega el menú
Aragón

Tercer Milenio

aragón

Perros que enseñan a leer en Zaragoza

Esta curiosa iniciativa forma parte del programa Perros y Letras–R.E.A.D. España, presente actualmente en 24 países y que cuenta con su propia sede en la capital aragonesa.

Trini y Ana con Elliot y Puk
Trini y Ana con Elliot y Puk
C. Ivars

El fomento de la lectura es sin duda uno de los objetivos fundamentales entre los más pequeños, que cada vez se sienten más atraídos por las nuevas tecnologías y las redes sociales. Por eso, la innovación y las nuevas técnicas se convierten en una interesante alternativa a la hora de frenar esta tendencia. En 2012 nacía en España y, al mismo tiempo, en la capital aragonesa el proyecto Perros y Letras–R.E.A.D. España, un programa de lectura con perros pionero en el mundo que tenía sus raíces en Estados Unidos donde se creó en el año 1999 de la mano de la iniciativa Intermountain Therapy Animals.

¿Su objetivo? La mejora de las habilidades de lectura de los más pequeños. "Hoy somos 8.000 equipos distribuidos por todo el mundo y, tras dos décadas de experiencia, hemos comprobado que nuestras acciones tienen efectos positivos no solo en este sentido sino también en materia de autoestima, seguridad, relajación o relaciones sociales", explica Ana Castillo, psicóloga y actual coordinadora del proyecto en Aragón.

Iniciativa forma parte del programa Perros y Letras – R.E.A.D. España
Iniciativa forma parte del programa Perros y Letras – R.E.A.D. España
C. I.

En sus propias palabras asegura que el éxito del programa radica en la conexión emocional que se establece entre el perro y el niño, el cual, básicamente, lee para el animal. "Trabajamos con objetivos terapéuticos o en el fomento del hábito lector, y lo hacemos en distintos espacios como pueden ser colegios, residencias, librerías o bibliotecas", asevera.

En cuanto a los equipos que llevan a cabo este trabajo en Aragón, estos están formados por la propia Castillo, Trini Sánchez y Elena Alagón, mientras que el equipo animal está integrado por Puk, Pancho y Eliot, los verdaderos protagonistas de cada una de las sesiones. "Contamos con un carnet que acredita nuestra capacidad y pertenencia a R.E.A.D y que nos exige cumplir una serie de requisitos como tener un seguro para el animal o haber superado un examen de instructor cualificado", señala la coordinadora.

Iniciativa forma parte del programa Perros y Letras – R.E.A.D. España
Iniciativa forma parte del programa Perros y Letras – R.E.A.D. España
C. I.

Tan solo en 2019 llevaron a cabo intervenciones en diversos centros de la provincia de Zaragoza como los CEIP Santo Domingo, Tenerias, Ramón y Cajal, Insula de Barataria o Qadrit, el colegio de Salas Altas, o las bibliotecas municipalesFernando Lázaro Carreter, la de Cadrete y María de Huerva o la biblioteca de El Grado. "Además, contamos con la colaboración de la Facultad de Educación de la Universidad Complutense de Madrid que realiza pruebas a los lectores para comprobar la evolución de los mismos tras someterse a sesiones de lectura con nuestros perros", afirma Castillo.

Algunos de los resultados que han arrojado dichos estudios demuestran que no solo se ha producido un aumento de la motivación del menor a la hora de enfrentarse a la lectura, sino que, además, a lo largo de estas sesiones desciende el ritmo cardiaco y se propicia un estado de relajación. “Esto convierte la lectura en algo lúdico y ayuda a la mejora de la comprensión lectora, del vocabulario y del resto de habilidades verbales”, señala.

"Hemos constatado la desaparición de otro tipo de problemas como fobias o miedos a los perros y una mejora del status de estos animales"

Además, al tratarse de una actividad original e innovadora, desde la organización aseguran que los menores no dudan en sumarse a participar en todo momento, al tiempo que aumentan los niveles de seguridad en sí mismos a la hora de leer en voz alta y se deshacen de la percepción de la lectura como una acción aburrida e, incluso, una obligación. "También hemos constatado la desaparición de otro tipo de problemas como fobias o miedos a los perros y una mejora del status de estos animales a nivel social", reivindica.

Iniciativa forma parte del programa Perros y Letras – R.E.A.D. España
Iniciativa forma parte del programa Perros y Letras – R.E.A.D. España
C. I.

Mucho más que niños

A lo largo de estos años, el proyecto Perros y Letras ha logrado llegar a otro tipo de públicos bien distintos que, sin embargo, han protagonizado sesiones verdaderamente especiales y emotivas como las que se desarrollaron en la residencia de mayores Romareda o una de las más recientes, en concreto en Casa Amparo. "En estos casos se produce una evidente mejora tanto en el campo de las habilidades sociales como emocionales y cognitivas", admite Castillo.

Además, estas acciones terapéuticas se llevan a cabo sobre un perfil muy concreto de personas que, tras una vida en conexión con entornos naturales y, en ocasiones, muy relacionados con el medio rural, en muchos casos se encuentran al final de sus vidas en otro tipo de espacios y habiendo perdido todos estos vínculos. Por eso, el vínculo que establecen estos mayores con los animales les ayuda, en ocasiones, a volver a conectar con su pasado y rememorar algunos momentos que permanecían, aparentemente, en el olvido.

En estas situaciones, como explica la coordinadora del proyecto, se adapta la actividad a la edad y capacidad cognitiva de cada individuo, orientando cada sesión hacia un objetivo en concreto: "Por ejemplo, les animamos a contar su estado de salud al perro, sus impresiones o cómo se sienten".

Etiquetas
Comentarios