Despliega el menú
Aragón

política

La construcción del hospital de Alcañiz se licitará de nuevo después del verano

La consejera de Sanidad confirma que saldrá a concurso por lotes una vez se rescinda el contrato con OHL-Dragados, pero no da plazos.

La consejera de Sanidad, Pilar Ventura, en el pleno de las Cortes, este lunes.
La consejera de Sanidad, Pilar Ventura, en el pleno de las Cortes, este lunes.
Oliver Duch

La construcción del hospital de Alcañiz saldrá de nuevo a concurso después del próximo verano por lotes una vez se rescinda el contrato aún vigente con OHL y Dragados. Así lo ha adelantado la consejera de Sanidad, Pilar Ventura, quien ha asegurado que trabaja en paralelo en preparar los nuevos pliegos y en el expediente de resolución, que por ley tiene un plazo de seis meses que expira en junio. Lo que no ha fijado es un nuevo calendario de obras, que podría alargar la inauguración del complejo hasta la próxima legislatura.

En una comparecencia monográfica en las Cortes de Aragón, Ventura ha confirmado este lunes que la propuesta de rescisión es por “incumplimiento culpable” de las adjudicatarias, dado que solo han ejecutado un 9,5% de las obras después de dos años y medio cuando debería llevar ya construido el 40%. Por ello, exigirá una indemnización por vía administrativa y, finalmente, en los tribunales porque dio por hecho su judicialización.

En esta línea, ha recriminado a las empresas su pretensión de “ejercer presión” con el bloqueo de los trabajos para lograr que se le aceptara una reducción de la calidad o cambios sustanciales en la construcción tras ganar la adjudicación con una rebaja económica del 28,8%, hasta los 57,4 millones, rozando la baja temeraria. Y ha apostillado que las empresas son responsables de una oferta que pudieron hacer “con descuido o negligencia” y que sus modificados eran “inasumibles” por estar al margen de los supuestos legales.

Sobre los plazos, la titular de Sanidad se ha limitado a insistir hasta en cinco ocasiones que retomarán las obras “a la mayor brevedad posible” y, haciendo de la necesidad virtud, ha destacado que el nuevo concurso por lotes abrirá las puertas a la adjudicación a empresas aragonesas y a un mayor control sobre los plazos.

Sus explicaciones no han convencido a la oposición del PP, Ciudadanos y Vox, que han hecho corresponsable al Ejecutivo de Lambán. La diputada de Podemos, Marta Prades, incluso ha afeado a la socialista Ventura la “desinformación a la gente del Bajo Aragón” pese a que sus partidos comparten coalición. “La comparecencia llega tarde”, ha dicho.

La consejera ha vuelto a defender su gestión, para lo que ha aludido que no podía actuar contra las contratistas, pese a ser consciente de la “ralentización y paralización de las obras” desde hace meses,  hasta que la dirección facultativa no ha constatado que el plazo de finalización de las obras en 2021 corría peligro. Y eso ha sido posible porque no había hitos parciales de ejecución y las empresas disponían de un plazo “amplio” de 52 meses, condicionado por la disponibilidad presupuestaria.

Ante los ataques de la oposición, ha aseverado que la primera interesada en construir el hospital de Alcañiz es ella y ha subrayado la “decisión histórica” de su Gobierno de invertir 145 millones tanto en este complejo sanitario, como en el de Teruel.

El cruce de reproches lo ha protagonizado la diputada popular Ana Marín, quien ha recurrido a la hemeroteca para recordar que el exconsejero socialista Sebastián Celaya ya apuntó en febrero de 2018 que la parálisis de las obras podría acabar en rescisión. Esto le ha llevado a criticar, a su juicio, “la ligereza del Gobierno al asumir sus responsabilidades”, acusando a Ventura de ser “corresponsable” por generar “una bola de nieve” y no haber resuelto antes la situación. Como en anteriores ocasiones, ha aludido a que el hospital estaría en servicio si no se hubiera paralizado el concurso lanzado con antelación por el Gobierno PP-PAR.

El diputado de Ciudadanos Ramiro Domínguez ha aludido que este es el “último de los desmanes” del PSOE y del PP con el nuevo hospital de Alcañiz, aunque ha responsabilizado al actual cuatripartito de la “tomadura de pelo” de las actuales contratistas. “Tendría que ser el garante y al final van a pagar los bajoaragoneses”, ha dicho.

El parlamentario de Vox Santiago Morón ha lamentado una “flagrante mala gestión del Gobierno” por dar tanto peso a la oferta económica en el concurso (50%), por recortar después las partidas para el hospital en 2017 y 2018 y por la “falta de transparencia” sobre la marcha de las obras. También ha preguntado sin éxito a la consejera cuándo estará disponible el hospital.

La diputada de Podemos Marta Prades se ha salido del guion escrito al criticar la tardanza de la consejera en comparecer para dar explicaciones y a la hora de exigir que acuda a Alcañiz a dar explicaciones y que la partida de 2020 para el hospital, 22 millones, se invierta en el territorio. Por lo demás, ha cerrado filas con el resto de socios del cuatripartito -PSOE, PAR y CHA- y ha criticado el “modelo de privatización” que impulsó el Gobierno de Rudi.

Por su parte, el diputado de IU, Álvaro Sanz, ha cargado también contra el “chantaje” de las contratistas y ha instado a la DGA a ponerle coto en los próximos pliegos con la fijación de plazos parciales a la obra.

Etiquetas
Comentarios