Despliega el menú
Aragón

turismo

La provincia de Teruel se llena de familias el fin de semana para disfrutar de la nieve

Los municipios y las estaciones de esquí recuperan la normalidad tras el paso del temporal Gloria.

Estación de esquí de Javalambre.
Estación de esquí de Javalambre.
Aramón

El temporal Gloria ha abandonado ya la provincia de Teruel y, aunque muchos de sus municipios estuvieron incomunicados algunos días esta última semana, ahora con las comunicaciones restablecidas se han convertido en un atractivo destino para familias y parejas que han querido aprovechar la oportunidad de pisar la nieve.

En los arcenes de las carreteras entre Rubielos de Mora y La Iglesuela del Cid eran varias las personas que aparcaban este sábado para jugar con la nieve o tomar fotografías, mientras el resto de vehículos circulaban cuidadosamente unos detrás de otros.

A mitad de camino, en las todavía anegadas calles de Mosqueruela jugaban Alicia con sus dos hijos de cinco años y su marido, que han llegado desde Alzira y no es la primera vez que visitan la localidad. "Vinimos el viernes por la tarde y nos hemos quedado a dormir en un apartamento para pasar el fin de semana porque a los niños les gusta mucho la nieve", explicaba Alicia, añadiendo que van equipados con cadenas por si se complicaba el viaje.

No ha habido cortes de luz

El panadero de Mosqueruela, Ezequiel Gómez, aseguraba que en la localidad están acostumbrados a estas nevadas que caen "cada tres o cuatro años" y precisaba que no había habido "ningún destrozo" ni cortes de luz o cobertura, aunque los ganaderos sí habían tenido problemas para acceder a sus explotaciones.

Gómez, que lleva 18 años al frente de la panadería, ya antes regentada por su madre, apuntaba que las calles las habían limpiado el miércoles y que cada vecino había despejado sus puertas, pero que él ha abierto el establecimiento "todos los días".

Miguel Peña y Rosario Navarro son de Benicassim y estaban comiendo en uno de los restaurantes de la Iglesuela del Cid, donde tienen una masía a la que no habían podido acceder porque el camino estaba anegado a causa de la nieve.

"Nosotros solemos venir en verano porque nos gusta mucho el pueblo y aquí se está de maravilla, pero ahora no hemos podido acceder a nuestra casa", relataba Navarro mientras le servían el primer plato.

En la mesa al lado estaba Emeterio, el cartero de la Iglesuela del Cid y de otras cuatro localidades de la Comarca del Maestrazgo, quien no recuerda una nevada de esas dimensiones desde el año 1971 y apuntaba que hasta el viernes no le había llegado la correspondencia.

Ya por las calles del municipio, Alejandro Centelles relataba que él vive en Cantavieja pero se había tenido que quedar a dormir esta semana en La Iglesuela del Cid, donde trabaja en un secadero de jamones, para poder llegar a su puesto de trabajo sin incidentes.

Centelles reconocía que la nevada en la comarca ha sido "complicada" porque no habían podido "ni salir de casa", aunque añadía que por lo menos no se habían quedado sin electricidad ni telecomunicaciones.

En el secadero de jamones esperaban un pedido el jueves, pero no fue hasta el viernes cuando pudieron descargarlo. Desde 1971 no había caído una nevada así, según le han comentado los mayores del municipio.  

Etiquetas
Comentarios