Despliega el menú
Aragón

MIR

Más de un millar de sanitarios aragoneses se examinan para lograr una plaza como residente

La prueba de este año ha sido más corta puesto que había un menor número de preguntas en el cuestionario. 

Los sanitarios aragoneses se examinan del MIR.
Los sanitarios aragoneses se examinan del MIR.
Toni Galán

Conseguir una de las 7.512 plazas para Médicos Internos Residentes (MIR) es una cuestión complicada, en la que, además del esfuerzo, también interviene el factor suerte. Para la prueba de este sábado en Zaragoza estaban inscritos 426 médicos. Entre ellos, Alejandro Esteban, que lleva desde que comenzó 6º de carrera preparándose para esta prueba: "Durante el último año aprovechas las mañanas para ir a las prácticas en el hospital y por las tardes, estudias". Tras el verano, comienza la fase más dura. "Estudias más de 10 horas al día: desde que te levantas hasta que te acuestas", ha explicado este joven zaragozano que se ha formado en la Academia Amir de Zaragoza. 

Desde su punto de vista, el examen ha sido algo menos complicado que el año anterior, aunque "como siempre" había preguntas que no se sabía nadie.  Este zaragozano, que espera poder seguir formándose en Zaragoza, ha pasado una última semana con muchos nervios: "Es algo que llevas preparando mucho tiempo y que está en tu mente desde hace años". A la espera del resultado final, confía en poder especializarse en cardiología , digestivo o medicina interna; peo "no me restrinjo". Como él, Inés Bolsa también lleva más de un año estudiando 10 horas al día, incluso 12 en las últimas semanas; además de realizar simulacros en la academia. De momento, le gustaría formarse como pediatra o anestesista, aunque todo dependerá de la nota que consiga y cómo les vaya al resto de aspirantes del país. 

Aunque el MIR es la prueba más conocida, en esta jornada también se han llevado a cabo los exámenes para ser residentes de enfermería, psicología, física, química, biología y farmacia. En Aragón estaban inscritos un total de 1.204, una cifra ligeramente inferior a la del año anterior cuando se rozaron los 1.400. Este descenso se debe, especialmente, a un  menor interés del personal de enfermería, que de 723 interesados ha pasado a menos de 600. Aún así, sigue siendo el grupo más numerosos, a pesar de que las plazas que están en juego son menos de una cuarta parte que en medicina. 

Esta convocatoria se ha caracterizado por un incremento del total de vacantes, pasando de las 258 de 2019 a las 315 actuales. Estas se dividen de la siguiente forma: medicina (246), enfermería (53), psicología (6), farmacia (6), física (2), biología (1) y química (1). 

Cambios en las pruebas

La prueba a la que este sábado se han presentado más de un millar de aragoneses ha incluido importantes novedades con respecto a la convocatoria anterior. Una de las principales es el descenso tanto del número de preguntas como de duración. En esta edición, el examen ha tenido una duración de cuatro horas y ha consistido en un cuestionario de 175 preguntas más 10 de reserva. En anteriores convocatorias el cuestionario tenía 225 preguntas y el examen duraba cinco horas.

Además, este año la valoración del expediente académico se ha estipulado entre 0 y 10, tal y como requerían los decanos de Medicina. Con este nuevo formato, la nota media del expediente académico se realizará en función de esta escala numérica, con expresión de un decimal, y se le podrá añadir su correspondiente calificación cualitativa: suspenso (de 0 a 4,9), aprobado (de 5 a 6,9), notable (de 7 a 8,9) y sobresaliente (de 9 a 10). Asimismo, se han actualizado los criterios de desempate, según especifican desde el Ministerio de Sanidad, "buscando una mayor objetividad y transparencia".

Por su parte, no se han modificado los criterios de valoración, corrección y puntuación: las respuestas válidas han sumado 3 puntos, mientras que las incorrectas han restado uno. Para aprobar se continúa exigiendo una nota equivalente al 35% de la media de los diez mejores exámenes.

Etiquetas
Comentarios