Despliega el menú
Aragón

Medio ambiente

La CHE detecta más de una veintena de motas erosionadas en todo el eje del Ebro

El organismo descarta roturas, pero prepara un presupuesto destacado para reparar las defensas

La mota de Alagón ha quedado reducida prácticamente a la mitad tras las últimas riadas
La mota de Alagón ha quedado reducida prácticamente a la mitad tras las últimas riadas
Heraldo

La Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) ha detectado erosiones en más de una veintena de motas del eje del Ebro. La mitad, en la provincia de Zaragoza. Técnicos del organismo de cuenca han realizado en estas últimas semanas una inspección de campo para analizar las defensas de La Rioja, Navarra y Aragón, desde Alfaro hasta Pina de Ebro. La revisión ha permitido comprobar que, pese a la fuerza de los últimos episodios, no existen roturas de importancia. La Confederación, no obstante, prepara ya un presupuesto "destacado" para reparar estos más de 20 puntos en cuanto sea posible.

La cuantía exacta está aún por determinar, ya que se sigue trabajando junto a los ayuntamientos para concretar el número de actuaciones y su cronograma. Tras la avenida ordinaria de diciembre, regidores de la Ribera Alta y Baja alertaron de la delicada situación de estas defensas, afectadas por los episodios ordinarios de 2019 y, sobre todo, por la avenida extraordinaria de abril de 2018.

Para ejecutar los trabajos habrá que esperar a que los caudales bajen "sensiblemente", dado que el Ebro se mantiene en puntos como Villafranca por encima de los 2,7 metros de altura. Los alcaldes, conscientes de esta situación y en vista de lo sucedido en los últimos años, urgen a la Confederación a actuar "en cuanto sea posible", ya que se teme que el deshielo pueda provocar nuevas avenidas esta primavera. De acuerdo con el último parte semanal de la CHE, las reservas de nieve triplican actualmente el dato del último ejercicio y se sitúan por encima del promedio de los últimos cinco años.

Las afecciones analizadas, de carácter "menor", según apuntaron desde la Confederación, no tendrían, a priori, efectos sobre los cascos urbanos del eje del Ebro. Sí podrían provocar, no obstante, mayores daños a la agricultura. Sobre todo si se produjese un episodio como el de 2015 o 2018, de carácter extraordinario.

En Zaragoza se han detectado problemas en puntos como Novillas, Boquiñeni, Alagón, Movera, Villafranca, Pina o Quinto, entre otros. La situación, apuntaron los alcaldes consultados, ha empeorado "avenida tras avenida", de ahí que se exija "un esfuerzo mayor" para el mantenimiento de estas defensas y que no se actúe "únicamente" tras cada riada. 

Ya en enero de 2019, el organismo puso en vigilancia la mota de Villafranca y la conocida como mota de Talavera, en Pina de Ebro, al aparecer filtraciones y erosiones. Otras, como la de Alagón, han perdido hasta 70 centímetros de anchura tras cada riada y han quedado reducidas prácticamente a la mitad, según denuncia su alcalde, Pascual Embid.

Los técnicos de la Confederación prestarán especial atención a la evolución de estas motas, claves para reducir las afecciones en los municipios de la ribera.

Tras la avenida de 2018, la CHE presupuestó 30 millones de euros para actuaciones de emergencia en hasta 800 puntos del eje del Ebro. Sin embargo, no todas las reparaciones han aguantado igual el ‘tirón’ de las últimas avenidas.

Más presupuesto

Los regidores esperan, por otra parte, que el Ejecutivo autonómico desarrolle esta legislatura, en coordinación con el Gobierno central, las directrices aprobadas en noviembre de 2018 en la ponencia de inundaciones, que contemplan, entre otras cuestiones, la creación de cauces de alivio, la mejora de la regulación de los sistemas de compensación de daños o el fomento de cultivos con mayor resistencia a las riadas.

También instan a incrementar el presupuesto para realizar limpiezas puntuales del cauce, una fórmula ya aplicada en municipios como Pradilla o Quinto; y a emprender la compra voluntaria de tierras para habilitar nuevas zonas de inundación controlada.

Luis Eduardo Moncín, presidente de la comisión de municipios afectados por el Ebro, que volverá a reunirse en las próximas semanas, cree imprescindible "poner en marcha" dicho dictamen. "Con las elecciones generales, las municipales y las autonómicas ha estado parado, pero ahora que ya hay Gobierno toca volver a reivindicar", aseguró. También ve necesario que la DGA, la CHE y los municipios de la ribera se reúnan al menos una vez al año para hacer un seguimiento de las actuaciones que se van realizando.

Etiquetas
Comentarios