Despliega el menú
Aragón

investigación

Una paleontóloga de la UZ confirma que un asteroide provocó la desaparición de los dinosaurios 

La revista Science ha publicado este jueves este trabajo internacional, del que forma parte Laia Alegret desde hace más de una década.

Laia Alegret en el edificio de Geológicas de la Universidad de Zaragoza.
Laia Alegret en el edificio de Geológicas de la Universidad de Zaragoza.
Oliver Duch

Una investigación, en la que participa la paleontóloga de la Universidad de Zaragoza Laia Alegret, ha demostrado que fue el impacto de un asteroide lo que provocó la extinción del 70% de las especies, entre ellas, los dinosaurios. Así lo ha publicado este jueves la revista Science, que recoge que la intensa actividad volcánica de la época, otra de las posibles causas de esta extinción en masa, se produjo unos 200.000 años antes que el impacto del meteorito y que para entonces los efectos de los gases expulsados por los volcanes ya se habían revertido. Por lo que el asteroide fue el único culpable de esta desaparición.

Hace 66 millones de años se produjo la última extinción en masa y su causa ha sido motivo de debate científico durante décadas. Finalmente, la investigación llevada a cabo por esta científica del Instituto Universitario de Ciencias Ambientales de Aragón (IUCA) y otros investigadores de varios países ha confirmado que se produjo tras la colisión de un asteroide de 10 kilómetros de diámetro en la península de Yucatán (México). La otra teoría se basaba en que el intenso vulcanismo producido en la India hubiera sido el responsable tras los cambios que la lava y los gases emitidos hubieran producido en el ecosistema.

Esta confirmación llega tras más de una década de estudio, en la que se ha reconstruido la curva de temperatura que se produjo en el momento del impacto del meteorito. "Esta curva real, lograda a base de microfósiles, hojas de plantas e incluso dientes de pez, la hemos comparado con la que obtenemos a través de modelos, en los que hemos testado distintos escenarios de erupciones volcánicas", ha detallado Alegret.

De este modo, se lograron dos conclusiones. La primera se centra en que durante el Cretácico tuvo lugar "una actividad volcánica muy importante y como consecuencia la temperatura global aumentó en 2ºC y algunas especies migraron". Sin embargo, esta "perturbación ambiental" se recuperó 200.000 años antes del impacto del meteorito y de la desaparición del 70% de las especies. "Por lo que podemos concluir que el vulcanismo inicial no tuvo nada que ver con las extinciones", ha destacado la paleontóloga.

El segundo resultado obtenido en esta investigación se centra en que también hubo una actividad volcánica importante después del impacto del meteorito. "En este caso, no afectó al ecosistema puesto que ya había sufrido la gran extinción, lo que alteró la geoquímica de los océanos, permitiendo que fueran capaces de absorber unas cantidades masivas del CO2", ha analizado. Al mismo tiempo ha subrayado que sí que supuso el retraso en la recuperación de la vida tras la colisión. Este artículo publicado por la revista Science ha sido liderado por P. Hull, de la Universidad de Yale.

Cambio climático

Ante la incertidumbre que actualmente se vive por el cambio climático, Alegret ha expuesto una moraleja: "Una perturbación muy rápida de los ecosistemas como puede ser el impacto de un meteorito o la emisión de gases invernadero a la atmósfera, puede desencadenar cambios que tardan cientos de miles de años en recuperarse". "Eso es lo que tenemos que aprender", ha subrayado cuando ha recordado que actualmente se está forzando el planeta de una forma muy acelerada y que los ecosistemas no se recuperarán al mismo ritmo, incluso, "pueden tardar más que la duración de la especie humana".

Amplía la investigación en Zelandia

Laila Alegret, que en 2017 participó en la expedición internacional a Zelandia, ya está inmersa en nuevas investigaciones relacionadas con este continente sumergido en un 94% bajo las aguas del Pacífico y del que solo afloran sus montañas más altas: Nueva Zelanda y Nueva Caledonia. La paleontóloga oscense viajará este viernes a Nueva Zelanda para poner en común con los científicos de la expedición los resultados obtenidos durante los dos últimos años.  

La primera publicación de este proyecto llegará en las próximas semanas. "En este primer artículo cambiamos lo que se pensaba sobre Zelandia. Este continente se separó de la Antártida y de Australia hace 80 millones de años y comenzó a girar hacia el este y el norte. Se pensaba que en este proceso de separación se había hundido y había permanecido bajo las aguas hasta la actualidad, pero hemos descubierto que la historia no fue tan sencilla", ha destacado al tiempo que ha asegurado que no podía dar más detalles de esta investigación puesto que todavía no se han publicado. 

Durante los dos últimos años, cada uno de los 13 países participantes han estado analizando en sus respectivas instituciones los sedimentos recogidos en 2017. "En esta reunión vamos a poner en común los resultados y a planificar futuras publicaciones", ha recalcado. 

Etiquetas
Comentarios