Despliega el menú
Aragón

accidente aéreo 

El supuesto fémur desenterrado en Turquía por el Yak son huesos de un animal

Los forenses detectan que estos restos no tienen origen humano, tras su traslado de Maçka junto a los 23 botes con muestras de los militares fallecidos que se guardaron en Estambul.  

La ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles, ha recibido en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas los restos de víctimas del Yak-42
La ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles, recibió en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas los restos de víctimas del Yak-42 el pasado 20 de diciembre
Ministerio de Defensa

Los forenses del Instituto de Toxicología de Madrid no han encontrado el origen humano del supuesto fémur desenterrado en Maçka (Turquía), según confirmó este martes la juez María Tardón a los abogados de la Asociación de Familiares de Víctimas del Yak. En las gestiones en el Instituto de Toxicología (al que se llevaron en plenas Navidades por las mejores condiciones respecto al Anatómico Forense) no han reconocido que estos huesos respondan a los militares españoles fallecidos ni a los miembros de la tripulación (doce ucranianos) y un pasajero bielorruso. "Contiene tres huesos de origen indudablemente animal", detectaron los forenses.

En la exhumación del supuesto fémur en el cementerio de Maçka hubo un error al excavar en dos lugares diferentes, según fuentes diplomáticas, hasta que al final dieron con los huesos que se enterraron en junio de 2003. Pero no fueron analizados por los forenses turcos al desenterrarlos.

Además de los 23 muestras de los fallecidos guardados en Estambul se trasladó un supuesto fémur que se enterró en el cementerio de Maçka, la población más próxima al monte Pilav, unas semanas después del accidente del Yak como si fueran restos de alguno de los fallecidos.

La juez María Tardón había reclamado antes a las autoridades judiciales de Maçka que desenterrarán estos huesos para devolverlos a su supuesta familia. A esta petición se sumó la solicitud de Francisco Cardona, padre de uno de los fallecidos, y de la ministra de Defensa, Margarita Robles, sobre las muestras guardadas en Estambul.

Al confirmar el Gobierno turco que los restos de 23 fallecidos estaban guardados en el Instituto de Medicina Legal de Estambul se facilitaron a Defensa y Asuntos Exteriores el traslado de todos juntos el 20 de diciembre.

Etiquetas
Comentarios