Despliega el menú
Aragón

abusos sexuales a menores

La Fiscalía pide cárcel para un ‘youtuber’ de Las Delicias por prostitución de menores

La Policía descubrió que almacenaba 2.690 fotos y vídeos pedófilos cuando registró su domicilio por presunta difusión de propaganda neonazi y homófoba.

Captura del vídeo que difundió la Policía Nacional cuando se produjo la detención del zaragozano en diciembre de 2018.
Captura del vídeo que difundió la Policía Nacional cuando se produjo la detención del zaragozano en diciembre de 2018.
Policía Nacional

Un juzgado de Zaragoza sentará próximamente en el banquillo de los acusados a Mario P. G., un joven ‘youtuber’ del barrio de Las Delicias al que la Policía Nacional intervino 2.690 fotografías y vídeos de contenido pedófilo en diciembre de 2018. 

El hallazgo fue casual, ya que la Audiencia Nacional había ordenado registrar el domicilio del encausado, de 23 años, como presunto administrador de una página de internet y un canal de Youtube que difundían propaganda neonazi, racista y homófoba.

Sin embargo, al analizar el ordenador y otros dispositivos de almacenamiento intervenidos al sospechoso, los agentes se toparon con estas imágenes, lo que obligó a abrir otra causa penal por presunta prostitución y corrupción de menores en el Juzgado de Instrucción número 11 de Zaragoza.

Según los informes de la Policía, en las fotografías que almacenaba Mario P.G. aparecen menores de edad en actitud y con poses que podrían considerarse "claramente inapropiadas" por su componente sexual. Pero es que en casa del zaragozano se encontraron también diez grabaciones en las que puede verse a adultos manteniendo relaciones sexuales con niños. 

Cuando informaron del sorpresivo hallazgo a la autoridad judicial, los investigadores advertían de que estaban estudiando con detalle los discos duros para determinar si el encausado era únicamente poseedor de material pedófilo o también lo distribuía.

De haberse podido demostrar que el ‘youtuber’ de Las Delicias difundía los vídeos, la Fiscalía podría haber pedido para él hasta nueve años de prisión. Sin embargo, el ministerio público ha terminado acusándole por un delito del 189.5 del Código Penal, que castiga a aquellos que "para su propio uso adquieran o posean pornografía infantil".

 En cuanto a la condena, solicita siete meses de prisión y otros 18 de libertad vigilada, en los que el encausado debería participar en programas de educación sexual.

Cuando fue arrestado por orden de la titular del Juzgado Central de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional, Mario P. G. residía todavía con sus padres en un domicilio de la calle de Unceta de Zaragoza. Y como el joven dijo no saber nada de los archivos pedófilos hallados tanto en su computadora como en una tarjeta externa, como inquilinos de la vivienda el juez decidió investigar también por estos hechos a sus progenitores. 

A la hora de presentar su escrito de calificación, la Fiscalía pide el sobreseimiento provisional de la causa con respecto al padre. Sin embargo, la madre del encausado lo acompañará en el banquillo y se enfrentará a la misma pena. El abogado encargado de su defensa, Marco Antonio Navarro, ha solicitado ya su absolución, por lo que solo falta poner fecha al juicio.

La Audiencia Nacional lo investiga por un delito de odio

El Juzgado de Instrucción número 11 de Zaragoza ha concluido ya la investigación por prostitución y corrupción de menores contra Mario P. G., pero el Juzgado Central de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional mantiene abierta todavía otra causa contra él y otros dos jóvenes por un presunto delito de odio.

La detención del zaragozano se llevó a cabo a finales de 2018 en el marco de una operación conjunta de la Policía Nacional, la Policía Federal Suiza y Europol. Gracias a ella, se detuvo también a Miquel R. B., en Tarragona, e Ian L. P., en Barcelona, todos ellos como supuestos responsables de la sección en castellano de uno de los portales neonazis con mayor difusión a nivel mundial.

Según los investigadores, los tres detenidos apoyaban al ideólogo y máximo responsable del portal –que se hallaba en Suiza, aunque también tiene pasaporte español– en su labor propagandística, con el objetivo de captar adeptos no solo en España sino también en Latinoamérica.

La Policía mantiene que fue en abril de 2017 cuando todos ellos decidieron abrir la sección castellana de este sitio web, un diario de noticias online radicado en EE.UU., de habla inglesa, muy conocido internacionalmente y empleado en su mayoría para la distribución masiva de contenido antisemita.

El contenido en castellano buscaba sumar seguidores entre un público hispanohablante mediante la distribución masiva de mensajes que subían diariamente a la red con el objetivo de propagar la ideología neonazi que profesan y su devoción a la figura de Adolf Hitler.

La titular del Juzgado Central de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional, María Tardón, declaró las diligencias secretas, por lo que nada trascendió sobre la comparecencia del joven zaragozano. En cualquier caso, este quedó entonces en libertad provisional con cargos.

Etiquetas
Comentarios