Despliega el menú
Aragón

aragón

El cuatripartito celebra tener interlocutores en Madrid aunque ninguno procederá de Aragón

PP y Cs cargan contra el aumento de vicepresidencias y de ministerios en un Gobierno que está "sobredimensionado".

Lambán, este miércoles en el Pignatelli
Lambán, en una imagen de archivo
Guillermo Mestre

PSOE, PAR, Podemos y CHA celebraron este domingo que, al fin, la DGA pueda tener interlocutores en Madrid. Su valoración del Ejecutivo diseñado por Sánchez fue positiva, y se destacó el perfil "talentoso" de la mayoría de sus integrantes. PP y Ciudadanos criticaron el aumento de vicepresidencias (serán 4) y de ministerios (20), en una estructuras "sobredimensionada y desproporcionada". Es resultado, según denunciaron, del "reparto de sillones" que se deriva del Gobierno de coalición. Tanto el PAR como CHA insistieron en la necesidad de activar la agenda regional, y el portavoz de Chunta en las Cortes, Joaquín Palacín, reconoció que "no es un buen síntoma la inexistencia de aragoneses en el Consejo de Ministros".

Con unos presupuestos del Estado prorrogados desde 2018, la izquierda y el PAR se mostraron satisfechos por que con el nuevo Gobierno se podrá reactivar algunas de las infraestructuras pendientes. El secretario de Organización del PSOE-Aragón, Darío Villagrasa, quiso poner en valor que "algunas de las personas que repiten en cartera ya llevan tiempo trabajando de la mano de la DGA" y destacó la creación de una vicepresidencia del reto demográfico. Incluso hizo referencia a que el presidente Pedro Sánchez, en su respuesta a Teruel Existe durante la sesión de investidura, citara a Javier Lambán.

El vicepresidente de la DGA, el aragonesista Arturo Aliaga, también destacó el beneficio que la Comunidad obtendrá de la continuidad de Reyes Maroto en Industria, Comercio y Turismo, de Teresa Ribera como vicepresidenta de Transición Ecológica, y José Luis Ábalos, en Transporte, Movilidad y Agenda Urbana, con los que trabajó en la anterior legislatura. Sobre la ampliación de la estructura, Aliaga reconoció que "choca" que en algún ministerio se haga alusión a competencias transferidas a las autonomías en referencia, sin citarlo, al de Consumo de Alberto Garzón.

Satisfecho se mostró el secretario de Podemos-Aragón, Nacho Escartín, que destacó que "las carteras y espacios de trabajo liderados por su partido son fundamentales para construir un país más justo e igualitario". Fijó, como objetivo, "reconquistar derechos, avanzar hacia una sociedad más justa y la defensa de la universidad pública". "Tras años de vaivenes, es hora de avanzar hacia la estabilidad y la recuperación de derechos", concluyó. En similares términos se manifestó Álvaro Sanz, diputado de IU, que vio positivo que el Gobierno refleje la "pluralidad" de la coalición.

Solo Palacín, de CHA, alertó de que será importante la coordinación entre los responsables ministeriales dada la novedad de un Gobierno de coalición: "Hay que evitar solapamientos al poner en marcha la agenda aragonesa". Sobre todo, cuando en el Consejo de Ministros no habrá nadie que proceda de la Comunidad. Solo se esperan cargos en segundos niveles para candidatos como Pau Mari-Klose o Fernando Gurrea.

Beamonte y Pérez Calvo centraron sus críticas en la estructura y en el «sometimiento» a independentistas y nacionalistas. "El Gobierno de Sánchez va en contra de un país unido y fuerte, y restringe las posibilidades de desarrollo y futuro de los españoles", censuró el popular. El de Cs recomendó a Javier Lambán que "se ponga las pilas" a la hora de vigilar a Sánchez ya que nos podemos quedar "en el furgón de cola". El presidente en Zaragoza de Vox, Santiago Morón, se remitió al manifiesto de su partido: "En España cabemos todos menos los que quieren romper la convivencia".

Etiquetas
Comentarios