Despliega el menú
Aragón

Política

El cuatripartito cierra filas ante los recelos en Aragón por el nombramiento de Teresa Ribera

Lambán acoge el anuncio"con esperanza" y PP, Cs y Vox creen que "no es buena" para la región

La ministra Teresa Ribera, este domingo, en la Cumbre del Clima.
La ministra Teresa Ribera, en la Cumbre del Clima.
Zipi/EFE

El cuatripartito cerró ayer filas ante los recelos que ha despertado en Aragón el nombramiento de Teresa Ribera como vicepresidenta para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. Para PP, Ciudadanos y Vox resulta "irónico" que el primer gesto de Pedro Sánchez con la provincia de Teruel haya sido mantener a una ministra que fue abucheada por los vecinos de las cuencas mineras. También recuerdan sus polémicas declaraciones sobre el diésel, los toros o la caza, que resultaron "tremendamente perjudiciales para el territorio", según los partidos del centroderecha.

Ribera dirigirá dos carteras de trascendental importancia para Aragón. Uno de sus mayores retos será la firma de un convenio de transición justa que satisfaga al territorio. El inminente fin del carbón en la térmica de Andorra, que se agotará a mediados de febrero, hace que apenas haya margen para cerrar el acuerdo.

También tendrá el reto de atajar la sangría poblacional, que solo en la última década se ha cobrado más de 12.000 habitantes en la provincia de Teruel. Su ministerio será el encargado de impulsar las oficinas comarcales anunciadas por Sánchez en su discurso de investidura y de desarrollar la estrategia nacional frente al reto demográfico, aprobada durante la pasada legislatura y sin efecto "por falta de tiempo", según reconoció el líder socialista en el Congreso.

El presidente de Aragón, Javier Lambán, aseguró recibir los nombramientos "con esperanza y ganas de seguir colaborando para impulsar políticas necesarias para la Comunidad y el país". Desde el grupo socialista, su portavoz, Vicente Guillén, subrayó que la creación de una vicepresidencia para el Reto Demográfico "evidencia la importancia" que el nuevo Gobierno da a esta situación. "Ahora vamos a tener un interlocutor sensible que escuche nuestras demandas y reivindicaciones", aseguró, antes de añadir que Ribera es "una profunda conocedora de Aragón y de su realidad".

El presidente del PAR y vicepresidente de Aragón, Arturo Aliaga, aseguró que es mejor "no empezar caminos nuevos". Sobre todo cuando la futura vicepresidenta ha demostrado ser, en su opinión, una interlocutora "bastante razonable". "Ha estado en Andorra, ha trabajado en el convenio de transición justa y ha sacado ayudas por siete millones para los territorios en transición. La térmica no la cierra un ministerio, sino una empresa", afirmó.

El secretario general de Podemos-Aragón, Nacho Escartín, también ve en el nombramiento "una buena noticia". Cree imprescindible, no obstante, que se ponga a trabajar "cuanto antes" en un plan que atraiga inversiones y presupuestos para desarrollar proyectos alternativos. En esta línea, CHA espera que el nuevo ‘apellido’ del ministerio "no sea un título más", y que se actúe para impulsar un programa específico "ante el grave problema del desequilibrio territorial". "Es necesario actuar para recabar más fondos europeos y que se coordinen actuaciones con la sociedad y los gobiernos", dijo su secretaria general, Carmen Martínez.

El PP, en cambio, cree que Ribera "no ha sido una buena ministra para Aragón ni para Teruel". "Esperamos que, en adelante, actúe pensando más en la gente y el territorio y menos en su ideología", manifestó su presidente en Teruel, Joaquín Juste. Como ejemplo puso sus "polémicas" declaraciones sobre el diésel y sobre las centrales térmicas. "Nada más llegar dijo que eran antieconómicas, sin esperar el tiempo necesario para buscar alternativas a los puestos de trabajo que se iban a destruir", incidió.

Sus palabras coincidieron con las del portavoz de Ciudadanos, Daniel Pérez Calvo, quien consideró que "no da lugar a la esperanza" que la misma ministra que paralizó la autovía entre Teruel y Cuenca siga siendo la encargada de resolver los problemas de la provincia de Teruel. Al presidente provincial de Vox, Santiago Morón, tampoco le gusta cómo ha gestionado la transición del carbón y ve en su ascenso a la vicepresidencia una excusa de Sánchez para dar a su socio, Pablo Iglesias, "un bofetón".

La prioridad, de acuerdo con Álvaro Sanz, coordinador general de IU-Aragón, es que Ribera cumpla lo que prometió estando en funciones y que base la transición en la justicia social y el futuro "digno" de las comarcas.

Etiquetas
Comentarios