Despliega el menú
Aragón

muere doña pilar de borbón

Pilar de Borbón en Aragón: admiradora de Goya y de la basílica y esquiadora en Candanchú

La hermana del Rey Juan Carlos visitó Zaragoza en 1992 y 1995  para contemplar la pintura del maestro de Fuendetodos sobre el coreto del Pilar e inaugurar una exposición en la Lonja, respectivamente. Además, aprendió a esquiar en Candanchú en 1972.

La infanta Pilar de Borbón inauguró en la Lonja de Zaragoza la exposición 'El Pilar es la Columna' el 7 de octubre de 1995
La infanta Pilar de Borbón inauguró en la Lonja de Zaragoza la exposición 'El Pilar es la Columna' el 7 de octubre de 1995
Oliver Duch

El Pilar y Goya son los dos motivos que atrajeron a la infanta Pilar de Borbón a Zaragoza en las últimas décadas. El 20 de enero de 1992 acudió a la basílica para contemplar la pintura del maestro de Fuendetodos sobre el coreto, que acababa entonces de ser restaurada por Carlos Barboza y Teresa Grasa. Tres años después, el 7 de octubre de 1995, coincidiendo con el inicio de las Fiestas del Pilar, presidió la inauguración de la muestra 'El Pilar es la Columna. Historia de una devoción'.

La hermana del rey Juan Carlos que ha fallecido este miércoles era una admiradora de Francisco de Goya. Cuando estuvo contemplando sus obras en el Pilar permaneció durante más de hora y media en el templo y mostró su admiración por el genio aragonés, según recogía HERALDO en sus páginas en una crónica del 21 de enero de 1992. Dopña Pilar estuvo acompañada por su hijo Juan Gómez Acebo y por varios amigos, entre los que se encontraban los condes de Orgaz, los duques de la Victoria y los señores de Rosales. 

En aquella jornada, para contemplar bien las pinturas subió el andamio instalado en el coreto hasta la plataforma. La infanta se mostró "maravillada, sorprendida y emocionada" por lo que había visto y oído. Además, rezó ante la Virgen y firmó en el Libro de Oro del Pilar. Concluyó su estancia visitando la factoría de General Motors, en Figueruelas, donde almorzó. Y es que esta empresa es la que patrocinó la restauración de la bóveda del coreto con las pinturas de Goya.

Pilar de Borbón saluda a Luisa Fernanda Rudi en su visita a Zaragoza en octubre de 1995
Pilar de Borbón saluda a Luisa Fernanda Rudi en su visita a Zaragoza en octubre de 1995
Oliver Duch

El arte volvió a traer a la infanta Pilar de Borbón a la capital aragonesa. En este caso fue la puesta de largo de la exposición 'El Pilar es la Columna. Historia de una devoción', que se inauguró un 7 de octubre de 1995. Coincidió con el inicio de las Fiestas del Pilar y el solumne acto que se desarrolló en la Lonja contrastaba con el bullicio en sordina de las peñas que abarrotaban la plaza del Pilar en el primer día de jolgorio festivo.

La muestra reunió más de un centenar de piezas históricas y artísticas en torno a la Venida de la Virgen a Zaragoza. La infanta, que la recorrió a lo largo de una hora, mostró especial interés por los mantos de la Virgen, la tradición del 'Milagro de Calanda' y la reconstrucción de la Santa Capilla en el siglo XVI, contó HERALDO al día siguiente. 

"He sido feliz visitando la exposición", confesó la infanta Pilar a la entonces alcaldesa de Zaragoza, Luisa Fernando Rudi, tras completar la visita. Previamente, en diciembre de 1959, la Infanta ya había visitado el Pilar. Los condes de Barcelona pusieron a su primogénita el nombre de la Virgen tras haberse casado en Roma precisamente el 12 de octubre de 1935.

Así reflejó HERALDO la presencia de Pilar de Borbón y sus hijos en las pistas de Candanchú el 13 de enero de 1972
Así reflejó HERALDO la presencia de Pilar de Borbón y sus hijos en las pistas de Candanchú el 13 de enero de 1972
Heraldo

Primera clase de esquí en Candanchú

Aragón fue también escenario de las primeras clases de esquí que recibieron la infanta y sus hijos, que luego se convertirían en unos asiduos practicantes de este deporte. Su iniciación en las pistas de Candanchú la recogía este periódico en su edición del 13 de febrero de 1972. La noticia explicaba que la duquesa de Badajoz y su hermana política, Isabel Gómez de Estrada, con los seis hijos de ambas habían elegido las "rutas blancas" de Candanchú para aprender a esquiar. 

Los niños más pequeños jugaban con los trineos mientras doña Pilar recibía su primera clase de esquí, teniendo como profesor al entonces director del centro invernal, Eduardo Roldán, quien también enseñó esta disciplina a Juan Carlos I, que durante años fue fiel a estas pistas del Valle del Aragón. "¿Por qué ha elegido estas pistas?", le preguntó el periodista de HERALDO. "Porque caen muy cerca de Madrid", contestó Pilar de Borbón. El viaje que hicieron el Talgo les debió resultar cómodo.

Etiquetas
Comentarios