Aragón
Suscríbete por 1€

Heraldo del Campo

enología

La colección de vino que comunica una historia

La serie Generación Tempore acerca al consumidor, a través de cuatro tipos distintos de vino, la trayectoria de la bodega ubicada en la localidad de Lécera.

Los cuatro vinos son de producción ecológica y emplean las variedades garnacha y tempranillo.
Los cuatro vinos son de producción ecológica y emplean las variedades garnacha y tempranillo.
A.R.

Cómo atraer a nuevos consumidores que adquieren productos de una manera mucho más emocional? Esta fue la pregunta que se plantearon los responsables de Bodegas Tempore hace unos cinco años con el objetivo de acercar al mundo del vino a una nueva generación de consumidores. "Vimos que la gente más joven no se identificaba con el lenguaje técnico del vino que utilizábamos hasta el momento, sino que se guían más por las emociones", explica Paula Yago, responsable de Tempore.

Para ello, desarrollaron una nueva colección de vinos bajo el nombre de Generación y que cuenta con cuatro tipos diferentes: Generación 20, Generación 46, Generación 73 y Generación 76, en referencia a los años de nacimiento de quienes han sido los cuatro artífices de la historia de la bodega ubicada en Lécera: el abuelo, el padre, la propia Paula Yago y su hermano, respectivamente.

Cuatro generaciones

Los cuatro vinos Generación comparten unos pocos rasgos comunes: todos son de producción ecológica, emplean las variedades garnacha y tempranillo, solas o en diversas combinaciones o ‘coupages’, y "todos ellos transmiten la personalidad de nuestra tierra", añade Yago.

El primero de ellos, el Generación 20, está dedicado a Antonio, abuelo de Paula y Víctor Yago, actuales responsables de Tempore: "Se elabora con garnachas procedentes de la viña más vieja de la bodega, que plantó él hace 75 años, cuando volvió a Lécera tras la Guerra Civil y decidió que la viña sería su forma de vida. Representa el conocimiento del campo y el terreno, esa experiencia de saber qué va a suceder sólo con mirar al cielo", cuenta.

A su padre, Manuel Yago, fundador de Tempore, evoca el vino Generación 46, un ‘coupage’ de garnacha y tempranillo. Él fue el primero en plantar uva tempranillo en la zona de Lécera y en plantar espalderas. "Queremos transmitir el carácter innovador y emprendedor, además del arraigo de alguien que, en años muy difíciles, decidió quedarse". Generación 73 es el vino dedicado a la propia Paula Yago. Se trata de un monovarietal de garnacha. "Este es un vino más aromático, más elegante en boca y muy fresco, que son, quizá, cualidades y atributos más femeninos", apunta la responsable. En la etiqueta aparecen palabras como ‘volar’, ‘viajar’ o ‘volver’, que reflejan su trayectoria, ya que dejó su trabajo para incorporarse a la gerencia de la bodega. "Hay que tener alas para volar y raíces para volver", apunta.

Los pájaros en la cabeza de Víctor Yago son, quizá, lo más llamativo de la etiqueta del Generación 76, el vino que representa al pilar más joven de Tempore. "En este caso, tener pájaros en la cabeza no era algo negativo, sino que representa la creatividad y el ingenio necesarios para sacar adelante una viña en un terreno como el de Lécera, que es durísimo", relata su hermana. Para él se eligió un monovarietal de tempranillo, una variedad "más potente, más intensa y más poderosa en boca".

Herramienta de comunicación

Así, el propio producto se convierte en una herramienta de comunicación. "De hecho en ningún momento, en ninguna parte de la etiqueta se habla del propio vino. Y ha funcionado porque no ha habido que adaptar ni modificar nada en función de los mercados y hemos observado que esta colección ha hecho de elemento tractor para otros vinos", explica Yago.

- Ir al suplemento Heraldo del Campo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión