Despliega el menú
Aragón

Opinión

Plasma, ‘cuponazos’ y pedreas

ACTUALIZADA 02/01/2020 A LAS 02:00
Iglesias y Sánchez tras la firma del acuerdo
Iglesias y Sánchez tras la firma del acuerdo
Efe

El inexorable avance de Pedro Sánchez a la Presidencia del Gobierno a golpe de difusas y oscuras prebendas confiere un valor aún mayor al cuatripartito (PSOE, PAR, Podemos y CHA) que es capaz de gobernar Aragón de forma bastante sensata. Tan denostada está la clase política que la ciudadanía se conforma ya con que aporte sentido común, trabajo y sea capaz de dar la cara.

Con entrañables abrazos sellaron su "pacto progresista" un Pedro Sánchez sin síntomas de desvelo y el Pablo Iglesias más moderado; un acuerdo que replica el que inspiró el anteproyecto de presupuestos de 2019 que tumbaron los mismos separatistas a los que se confía la gobernabilidad del país ahora. Y se apuntan a la moda del plasma que tanto criticaron a Mariano Rajoy, esa que consiste en vetar las preguntas de los periodistas para no desvelar cuál será el coste real de la investidura.

Más locuaces se muestran los que se benefician de este cúmulo de desatinos y que presumen de haber logrado que se hable del "conflicto político" catalán y de la "identidad territorial" vasca. A base de prebendas discurrirá una XIV legislatura inestable e incierta en la que el ‘cuponazo’ irá a los de siempre y a Aragón le quedarán las pedreas. Tal y como están las cosas, quizá sea mejor no abrir el melón de la reforma de la financiación autonómica no sea que el disgusto sea aún mayor.

Etiquetas