Despliega el menú
Aragón

La modernización de explotaciones agrarias se queda sin ayudas en 2020

UAGA lamenta el incumplimiento del Gobierno, que se comprometió a añadir partidas adicionales con fondos propios.

Un joven, que se ha incorporado accediendo a estas ayudas, examina la evolución del cultivo
Un joven, que se ha incorporado accediendo a estas ayudas, examina la evolución del cultivo
DGA

Toda cara tiene su cruz. El sector agrario aplaude la gestión realizada por la Consejería de Agricultura, que ha invertido la totalidad de los fondos europeos Feader (destinado al desarrollo rural) previstos para el periodo 204-2020 convirtiendo a Aragón en la Comunidad con mayor porcentaje de compromiso y ejecución del Plan de Desarrollo Rural (PDR). Pero esta eficiencia ha ido agotando los fondos europeos y algunas de las medidas contempladas en dicho plan se han quedado sin presupuesto.

La situación tiene ya los primeros damnificados. Consciente de la importancia del relevo generacional en el sector, el Ejecutivo aragonés ha decidido priorizar a los jóvenes y mantiene las ayudas a la incorporación. De hecho, el pasado 27 de diciembre se publicaba en el BOE la convocatoria para acceder a dichas subvenciones, cuyo plazo de solicitud terminará el 15 de marzo. Pero los agricultores y ganaderos no dispondrán en 2020, un año antes de que finalice el periodo de vigencia de la actual PAC, de ayudas para la modernización de las explotaciones, una línea que contaba con destacada demanda durante los años anteriores.

"Es una de cal y una de arena", detalló José Manuel Penella, responsable del área de Desarrollo Rural de UAGA. Penella explicó que la organización agraria aplaude la implicación del Gobierno con el relevo generacional en el campo, que ha permitido la entrada de 1.736 jóvenes -con una edad media de 29 años- a la agricultura y la ganadería durante los últimos cuatro años. Pero también reconoció que UAGA lamenta que no haya dispuesto en los presupuestos para el próximo año, aprobados precisamente ayer, la partida necesaria para atender las necesidades del PDR.

"Era un compromiso adquirido", explica Penella. Y recuerda que previendo la posibilidad de que los 770 millones disponibles no fueran suficientes para atender todas las peticiones, el consejero Joaquín Olona aseguró que Aragón añadiría fondos propios adicionales -unos 176 millones de euros-, el conocido como ‘top up’ permitido por Bruselas. "Pero no ha sido así y se han frustrado las expectativas del sector agrario", lamentó el sindicalista, que aseguró que "sabíamos que al final sería difícil sacar 176 millones de la manga, por lo que habíamos pedido que se fueran reservando fondos año a año".

Un anticipo

La modernización de explotaciones no es la única línea de ayudas del PDR para la que no hay dinero. También se verán afectadas otras medidas muy destacadas como las agroambientales, las que van destinadas a las actividades que se desarrollan en zonas desfavorecidas o las que gestionan los grupos Leader.

El problema es que no habrá nuevos fondos europeos hasta que se apruebe la nueva Política Agraria Común y dado el ritmo que llevan las negociaciones de la reforma no se espera que esto suceda hasta 2023. Por eso, UAGA propone que se comience un nuevo PDR con las mismas características que el actual durante el periodo transitorio de la PAC. "Lo que decimos es que se aproveche la opción que permite Bruselas, es decir que se solicite un anticipo de los fondos para seguir con la misma programación y después ya se modificará", insistió el responsable del área de Desarrollo Rural.

Porque, como insistió el representante de la organización agraria, la pérdida de estas ayudas supondrá un destacado retraso, cuando no la paralización, de las inversiones necesarias para, por ejemplo, dotar de infraestructuras al regadío o tecnificar las granjas. "Y las más perjudicadas serán las explotaciones del modelo social y familiar porque lo van a tener más difícil para acceder a la financiación necesaria si no cuentan con la subvención", advirtió Penella.

Etiquetas
Comentarios