Despliega el menú
Aragón

energía

Aragón supera sus expectativas y acaba 2019 con otros 1.300 MW renovables, un 65% más

La DGA califica de éxito los nuevos parques eólicos y fotovoltaicos ante los exiguos plazos de las subastas. Los promotores tienen de plazo hasta este martes para conectarse y minimizar la pérdida de avales millonarios.

Aerogeneradores instalados en Muniesa por Enel Green Power, que ha montado trece parques en Aragón en 2019.
Aerogeneradores instalados en Muniesa por Enel Green Power, que ha montado trece parques en Aragón en 2019.
Endesa

El Gobierno de Aragón ha superado sus propias expectativas y acabará el año con más energía verde a plena producción. Los nuevos parques eólicos y plantas solares fotovoltaicas montadas en los últimos meses superan los 1.300 megavatios, un 65% de la potencia instalada a finales del año pasado, según la Dirección General de Energía y Minas. La eclosión de las renovables que ha traído consigo las tres subastas estatales de 2016 y 2017 ha garantizado una inversión milmillonaria que sitúa a la Comunidad como una potencia ‘verde’ en el panorama nacional.

El Ejecutivo de Javier Lambán supo adelantarse a los acontecimientos y en el verano de 2016 sacó adelante un decreto ley para solventar el bloqueo y judicialización que afectaba a decenas de proyectos eólicos del concurso convocado en 2010-2011. Esto permitió priorizar 94 parques, que sumaban 2.096 megavatios.

La segunda decisión clave fue la decisión adoptada unos meses más tarde de declarar las renovables como inversión autonómica, lo que redujo prácticamente a la mitad los trámites administrativos. Esto colocó a la Comunidad en una situación de privilegio para competir con otros territorios.

De este modo, Aragón copó buena parte de las adjudicaciones de las subastas eléctricas, con las que el Gobierno central reactivó el sector en 2016 y 2017. La sorpresa fue mayúscula entre los operadores cuando una nueva empresa aragonesa, Forestalia, creada por Fernando Samper, y la compañía familiar de la que había salido, el grupo cárnico Jorge, se llevaron buena parte de las asignaciones de renovables, que están ejecutando en Aragón. Les siguieron los gigantes del sector, lo que se ha traducido en una auténtica acumulación de proyectos eólicos y fotovoltaicos.

Para hacerse una idea, la Comunidad acaparó en torno al 40% de la potencia adjudicada por el Ministerio de Hacienda, 3.500 de los 8.737 megavatios repartidos. De estos, 2.500 son eólicos y los restantes, solares.

Pero esto solo es una parte de lo que se pretende desarrollar, ya que las compañías han hecho números y con la caída de los costes ya sale rentable construir sin cobrar primas. De este modo, Red Eléctrica de España (REE) contabilizaba a finales de noviembre proyectos eólicos con acceso autorizado que suman 5.248 megavatios, mientras los fotovoltaicos se disparan hasta los 8.339.

Esto demuestra que la apuesta por las energías limpias mantendrá en los próximos años el mismo nivel de inversión milmillonaria, con la consiguiente traducción en el mantenimiento de centenares de puestos de trabajos durante la fase de construcción.

Loading...

Si el Boletín de Coyuntura Energética de Aragón apuntaba que al cierre de 2018 había parques eólicos en servicio que sumaban 1.834 megavatios y las plantas fotovoltaicas eran testimoniales con 167 MW, el director general de Energía, Sergio Breto, estima que el año se cerrará con unos 2.400 eólicos y 900 fotovoltaicos. Pero en unos meses serán muchos más, dado que los proyectos con autorización previa y en construcción suponen otros 2.250 megavatios, a los que se añaden 3.520 cuya tramitación en la DGA es inicial. La diferencia de datos con los de REE es debida a que los proyectos de más de 50 megavatios se tramitan en el Ministerio de Industria.

Tramitación

Esto lleva a Breto a hablar de "éxito", dado que los proyectos son complejos y requieren su maduración. "Aragón está cumpliendo, porque requiere un esfuerzo importante tramitar tantos permisos y ponerse en resonancia con los plazos de las subastas", señala.

El único problema será para las compañías que como Forestalia no llegarán en plazo a conectar todas las instalaciones que se les adjudicaron en las subastas. El Gobierno fijó unos exiguos plazos para su conexión a la red eléctrica (31 de diciembre y 31 de marzo)y obligó a depositar avales millonarios que ahora se ejecutarán parcialmente. Las empresas sí llegaron a tiempo para señalizar los proyectos y lograr las autorizaciones, con lo que recuperaron el 50% de las avales y ahora les tocará perder.

La firma aragonesa confía en tener conectados antes del miércoles en torno a 600 MW eólicos, a los que se sumará su planta de biomasa leonesa, con otros 50 MW, en marzo. Los proyectos que vendió a Repsol, BP y un fondo canadiense no estarán a tiempo, pero la penalización la asumirá Forestalia. Esto le supondrá perder cerca de 40 millones de los avales.

La que sí ha llegado a tiempo ha sido Endesa, que en las últimas semanas ha puesto en servicio en las provincias de Zaragoza y Teruel trece parques eólicos que suman 400 megavatios y en los que ha invertido 425 millones. Por su parte, Naturgy anunció que antes del martes tendría igualmente conectadas sus dos instalaciones eólicas en Zaragoza y Teruel, que representan otros 59 megavatios.

Etiquetas
Comentarios