Despliega el menú
Aragón

Heraldo Saludable

Un centro de salud zaragozano, premiado por ser de los más innovadores de España

Este mes se desvelaban los ganadores de los Premios Hospitales TOP 20 que reconocen las buenas prácticas de centros del país. Este año uno de los galardones recayó en el centro de Salud Rebolería de la capital aragonesa. 

Equipo del Centro de Salud Rebolería de Zaragoza recogiendo el premio.
Teresa Zapata, coordinadora médica; Carmen Brun, coordinadora de enfermería y Diego Ochoa, subdirector médico, todos ellos del Sector II de Atención Primaria de Zaragoza
Heraldo.es

Hace unos días se celebraba en Madrid la entrega de los Premios Hospitales TOP 20 que cada año otorga la compañía IASIST, una auditoria especializada en servicios de información sanitaria, a los mejores proyectos y equipos de salud de toda España.

En esta edición participaban 145 hospitales procedentes de 14 comunidades autónomas distintas, 70% de ellos públicos y el 30% restante, privados que optaban a uno de los 63 galardones que se entregan cada año, además de varios centros de Atención Primaria. Un total de 40 centros han sido reconocidos en esta ocasión.

Un año más, como se hace desde hace dos décadas, se han evaluado procesos específicos en las áreas clínicas más relevantes, valorando 35 procesos clínicos frecuentes que engloban ocho áreas clínicas: Corazón, Respiratorio, Sistema Nervioso, Digestivo, Músculo esquelético, Riñón y Vías Urinarias, Mujer y Atención al Paciente Crítico.

En este caso, el reconocimiento a la mejor iniciativa de evaluación poblacional recayó en el Equipo de Atención Primaria de Rebolería, en la capital aragonesa, junto al centro de Cabeza del Buey, de Extremadura. 

Pero, ¿cómo se lleva a cabo el proceso de comparación de centros?, la clave es que no se realiza de manera conjunta sino estableciendo niveles según su tamaño o grado de especialización. En concreto, se sometían a análisis todo tipo de aspectos relacionados con la calidad asistencial así como la eficiencia económica y funcional.

A dicha entrega de premios, que tuvo lugar el pasado 17 de diciembre, acudieron Teresa Zapata, coordinadora médica; Carmen Brun, coordinadora de enfermería y Diego Ochoa, subdirector médico, todos ellos pertenecientes al Sector II de Atención Primaria de la capital aragonesa.

“Para nosotros ha sido una gran ilusión, vamos a colgar el diploma en el centro de salud para que vea todo el mundo. Al fin y al cabo es un indicador de que lo estás haciendo bien y que nos da más fuerzas para seguir trabajando y haciendo cosas diferentes”, reivindica Carmen Brun, enfermera referente de las actividades comunitarias de Rebolería.

Además, este galardón, que se comenzó a otorgar en 2017, recayó el pasado año sobre otro centro de salud zaragozano, en concreto el de San Pablo. “Es un premio de reciente creación porque, como explicaron, se han dado cuenta de que somos la puerta de entrada al sistema de salud, y en estos premios se evalúan parámetros como nuestra contribución al buen uso de los medicamentos, la adhesión al tratamiento o los niveles de ingresos…”, añade la enfermera.

En los últimos años, el centro de salud del barrio de la Magdalena ha comenzado a recibir alumnos de enfermería y de medicina en prácticas y, desde este año, también cuentan con alumnos de la especialidad de enfermería familiar y comunitaria. “Esto también ha dado un gran empuje a nuestro trabajo diario”, opina la enfermera.

Mucho más que un centro de salud

Y es que todo su trabajo desarrollado durante los últimos seis años camina en una dirección muy clara: trabajar en la importancia del entorno a la hora de llevar una vida saludable. “No solo son importantes los hábitos de vida o hacer ejercicio sino también tener un grupo social activo o aprender a aceptar los malestares de la vida diaria en lugar de medicalizarlos”, asegura Brun.

Además, como explica la coordinadora de enfermería, existen evidencias científicas que demuestran que las actividades comunitarias mejoran la salud. Por eso en el centro de salud Rebolería no solo se organizan –junto a la Asociación de Vecinos del barrio- clases de yoga, taichí, mindfulness, gimnasia en el parque o paseos cardiosaludables, sino que existen incluso un punto ‘Bookcrossing’ para fomentar la lectura y actividades de todo tipo: “Cada miércoles, por ejemplo, realizamos consultas antitabaco y también organizamos talleres de habilidades sociales”, añade.

La tendencia es clara, llevar este tipo de iniciativas allá a donde está la gente: en los barrios. De hecho, a principios de año se presentaba el ‘Mapa de activos de la zona básica de Salud Rebolería’ que incluye todos los recursos de salud disponibles en el entorno. “Esta iniciativa contribuye a aumentar la relación entre profesionales sanitarios, sociales y vecinos de una comunidad. Queremos ser mucho más que ese lugar al que vas cuando te pones malo, queremos formar parte de esta red de servicios positivos”, concluye. 

Etiquetas
Comentarios