Despliega el menú
Aragón

Aragón vuelve a liderar el ranquin de las carreteras más peligrosas

El último informe del RACE señala la existencia de 576,7 kilómetros en catorce tramos de riesgo elevado.

Un informe en el que participa el RACE también sitúa la vía con más riesgo en Ourense

Las carreteras estatales de Aragón vuelven a ser las más peligrosas del país, pese a que el índice de peligrosidad ha disminuido un 26% respecto a los anteriores datos, que registraban un elevado repunte del 51%. Así lo refleja el informe europeo llevado a cabo por el programa Euro RAP y el Real Automóvil Club de España (RACE) que tiene el objetivo de analizar el nivel de riesgo de la Red de Carreteras del Estado, y que revela que 576,7 kilómetros de la Comunidad, de los 2.219,9 estudiados, presentan altas probabilidades de siniestralidad.

El 25,98% de las carreteras nacionales que discurren por Aragón son consideradas de riesgo elevado o muy elevado, seguidas, de lejos, del 13,66% de las de Castilla y León y del 12,71% de las catalanas. En concreto, de los 14 tramos peligrosos hallados en la comunidad aragonesa, 6 se encuentran en Huesca 4 en Teruel y 3 en Zaragoza.

Pese a que el número de kilómetros con alto riesgo de sufrir un accidente ha disminuido de forma considerable respecto al estudio anterior, las cifras están todavía lejos de ser positivas.

Según el informe, existen en Aragón 575,7 kilómetros de carreteras estatales con un alto nivel de peligrosidad, el 25,98% de los analizados, frente a los 780,6 kilómetros del estudio anterior que representaban el 35,07%. Aún no se alcanza el 23% que arrojó el trabajo de 2017, aunque Aragón tampoco dejaba de estar entonces a la cabeza nacional.

El estudio, que analiza los datos de accidentalidad registrados entre 2016 y 2018, tiene en cuenta únicamente los tramos que presentan unos datos de tráfico superiores a los 2.000 vehículos al día y una longitud de más de 5 kilómetros.

El trazado del Eje Pirenáico (N-260) ha dejado de formar parte de la lista y ya no se encuentra entre las vías más peligrosas, cuando el pasado informe apuntaba que casi la totalidad de esta carretera era peligrosa. Pese a ello, Huesca, además de ser la provincia que más tramos problemáticos alberga, tiene los dos puntos con mayor índice de riesgo de la Comunidad. Se encuentran en la N-230 entre los kilómetros 108,4 y 122,9 y en la N-240 entre los kilómetros 303 y 316,8.

Sin embargo, estos dos puntos ocupan la séptima y octava posición en la clasificación nacional de tramos de riesgo. La zona más peligroso de todo el país se sitúa en la provincia gallega de Orense.

La AP-2 en Huesca es además la segunda carretera que presenta mayor siniestralidad con implicación de vehículos pesados, solo por detrás de la A-3 en Madrid.

En Teruel, la N-420 es la carretera que sale peor parada: cuenta con casi 45 kilómetros especialmente peligrosos. También la carretera de Castellón (N-232) presenta uno de estos puntos de elevado riesgo, concretamente entre Híjar y Azaila.

El tramo que más accidentes registró entre 2016 y 2018 se encuentra en esta misma vía, aunque en la provincia de Zaragoza, entre los puntos kilométricos 208,7 y 223,6, cerca de la salida de la capital. En esta zona se contabilizaron 11 siniestros que se cobraron la vida de cinco personas y dejaron 15 heridos graves. No obstante, también es con diferencia el punto de los analizados que más intensidad media diaria de vehículos presenta. De media la atraviesan cada día 8.303 automóviles.

Tres fallecidos más

El informe de la Euro RAP revela además el número de personas que perdieron la vida durante el periodo analizado en las carreteras estatales más problemáticas. Aunque el índice de peligrosidad es menor que en el estudio anterior, la cifra de fallecidos aumenta y pasa de 13 a 16.

Seis personas murieron en las carreteras oscenses, otras tantas en las zaragozanas y cuatro en las de Teruel. En total, se registraron 56 accidentes en estas carreteras en todo Aragón que dejaron también a 58 personas heridas de gravedad.

Etiquetas
Comentarios