Despliega el menú
Aragón

alerta terrorista

Aragoneses en el Sáhara: "Aquí está todo muy tranquilo, hay mucha seguridad"

Tras la recomendación del Ministerio de Asuntos Exteriores español de riesgo de atentado en los campamentos saharauis, varias personas han optado por no viajar hasta el Sáhara. Algunos aragoneses nos cuentan sus experiencias desde allí.

Aragoneses en el sáhara
Pilar Guzmán y Ana Palomar, ambas llegadas desde Zaragoza, en Smaraa
Heraldo

Desde que hace una semana el Ministerio de Asuntos Exteriores de España alertara del riesgo de atentado yihadista contra españoles en el Sáhara, las informaciones cruzadas han sido prácticamente constantes durante los días previos al viaje que iban a iniciar en torno a 350 cooperantes españoles a los campamentos saharauis durante los últimos días. De ellos, el martes 3 de diciembre tocaba el turno de casi 80 viajeros, entre los que se encontraban 15 aragoneses.

Este martes, 3 de diciembre, salían de Madrid a las 11.00 de la mañana hasta llegar a Tinduf a las 22.00. De allí, algunos viajeros como Pilar Guzmán y Ana Palomar, ambas llegadas desde Zaragoza, se desplazaban hasta Smara, donde hacían su llegada a las 5.00 de la madrugada.

“Aquí está todo muy tranquilo, hay mucha seguridad por todo lo ocurrido y a partir de las 11 de la noche no se puede circular entre campamentos pero está todo genial”, explica Guzmán mientras toma un desayuno saharaui con su primera familia, quienes les colmaron de productos de la zona como café y té, zumo, pan con mantequilla o galletas.

Guzmán viajaba a los campamentos una década después de su último viaje con el objetivo de visitar a las familias de los niños que ha acogido desde 2003 - Laila, Sukeina, Sara, Mohamed y Mahyuba- y, sobre todo, para tratar de convencer a la familia de esta última de que la dejen estudiar en España. La joven lleva viniendo a Zaragoza cuatro veranos y ahora tiene la posibilidad de acogerse al proyecto ‘Estudios en paz’ que se desarrolla entre los meses de septiembre y junio. “Sus padres están de acuerdo pero su abuelo no, por eso he decidido ir a conocerlos para ver si consigo que cambie de idea”, explica.

Pero no solo eso, Guzmán también trae mensajes y obsequios para los niños de otras familias aragonesas que no han podido viajar en esta ocasión. Por eso, durante toda la semana, tratará de visitar a todas estas familias por los diferentes campamentos.

En el caso de su compañera, Ana Palomar, se trata de su primer viaje a los campamentos. “Está siendo una experiencia fabulosa. Hemos viajado en el avión con algunos niños que han sido operados en España –de la vista y el oído- y estaban mucho mejor”, afirma. Además, asegura que lo que más le ha sorprendido ha sido la hospitalidad y amabilidad de la gente: “Es increíble cómo tratan de agasajarte con los pocos recursos que tienen”.

Además, Palomar coincide con que la sensación, por el momento, es de tranquilidad, seguridad y calma. Sin embargo, las situación de riesgo ha provocado que varias personas hayan decidido cancelar su viaje “por motivos de seguridad”, como es el caso de tres de los cinco vecinos de Villafeliche que tenían previsto volar este martes.

Casi el 50% se quedan en casa

“Llamamos a la Delegación de Gobierno para informarnos y ellos desaconsejaban el viaje así que hemos creído conveniente no viajar en esta ocasión y dejarlo para más adelante”, señala Agustín Caro, alcalde de la localidad zaragozana, que ha optado por esta opción a pesar de la gran ilusión que tenían por hacer este viaje.

Sin embargo, no han sido los únicos ya que, como ellos, 35 de los 77 viajeros que tenían previsto volar hasta Tinduf el pasado martes –el resto de cooperantes viajaban el viernes y sábado-, han optado por quedarse en España tras lo sucedido como explica Sidahmed Darbal, delegado del Frente Polisario en Aragón, desde Cabo Bojado, ciudad situada al noroeste del Sáhara Occidental.

“Por aquí está todo muy tranquilo y el ambiente es de total tranquilidad. Ayer hubo una reunión de la célula de seguridad conjunta, el Frente Polisario, Argelia y la Misión de Naciones Unidas para el referendo en el Sáhara Occidental (MINURSO) y todos coincidían en que no hay constancia de ningún peligro anunciado”, añade Darbal, que recuerda que el viaje de vuelta está previsto el día 10 de diciembre a las 3.25 de la madrugada.

Etiquetas
Comentarios