Despliega el menú
Aragón

entrevista 

José Manuel Marraco: "Hay que buscar un mensaje de esperanza ante el cambio climático"

El abogado zaragozano recibió el premio Derechos Humanos por sus 30 años como defensor del medioambiente y de la organización Greenpeace.

El abogado zaragozano José Manuel Marraco, defensor de Greenpeace, en su despacho.
El abogado zaragozano José Manuel Marraco, defensor de Greenpeace, en su despacho.
Guillermo Mestre

Le reconocieron como abogado del medioambiente en los XXI premios Derechos Humanos por toda una vida de defensor del ecologismo. ¿Cómo lo asumió?

Me emocionan todos los premios y recuerdo cuando me dieron un diploma cuando llevaba 25 años en el turno de oficio, la medalla al mérito de la abogacía, y este de los derechos humanos por llevar toda una vida creyendo en el derecho del medioambiente. Antes éramos los ecologistas y ahora estamos en medio del cambio climático, una prioridad absoluta porque nos jugamos nuestro derecho de sobrevivir.

El premio coincide con la cumbre del cambio climático en Madrid en sustitución de Chile...

Lo que ha pasado en Chile es un hecho doloroso, pero me alegra la reacción del Gobierno español. Me consta el compromiso de la ministra Teresa Rivera con el medioambiente por su trayectoria muy definida. Deseo que la cumbre sea un éxito y sigamos bajando los dos grados que hace falta para la supervivencia del planeta.

¿Somos conscientes del peligro que corre el mundo?

No somos conscientes del peligro porque el único que hizo un análisis en el debate del Congreso fue el presidente en funciones. Se nota la influencia de Teresa Rivera y Cristina Narbona.

Pero si no vienen a la cumbre los más contaminantes, China y

EE. UU., ¿qué influencia tendrá?

Menos de la que debería tener. Pero si no vienen los grandes, no podemos dejar de tomar medidas. Al revés, creo que la ciudadanía debe exigir el compromiso a todos los gobiernos y a las empresas. No somos conscientes del peligro del cambio climático. Hay que buscar un mensaje de esperanza y que sea reversible. A ver si llegamos a tiempo...

¿Qué medidas hay que adoptar?

Los científicos ya han dicho que debemos bajar todos los estándares de contaminación. Este modelo de sociedad no es viable. Hay que ir a las energías renovables y abandonar el carbón.

En Aragón dejar el carbón exige cerrar la térmica de Andorra...

Hay que hacer una transferencia energética en una situación no contaminante, aunque yo de lo que entiendo es de Derecho.

En los 40 años de abogado, ¿qué casos recuerda?

Llevo 42 años de abogado, desde 1977, y 30 de ellos con Greenpeace. Quiero recordar que me colegié cuando mataron a los abogados de Atocha y siempre que me dan un premio les recuerdo como un homenaje. Dejaron su vida por el compromiso de los derechos humanos.

¿Y las batallas ecologistas?

Empecé en 1986 con una sentencia de tráfico de especies protegidas cuando no estaba todavía en el Código Penal. Montamos una campaña que dio lugar a incluir la protección de estas especies en el Código Penal. Solo tenía un artículo de medioambiente y ahora tenemos un título. Habían robado unos huevos de águila para venderlos porque son los más rentables después del tráfico de armas y de drogas.

Luego llegó la contaminación.

Sí, en 1990 interpuse una denuncia por la central de Andorra, pero el Juzgado de Alcañiz la archivó por diversas circunstancias.

¿Parecía ser el defensor de las causas perdidas esos años?

He defendido siempre el derecho del medioambiente y no a los contaminadores. Creo que es un derecho fundamental y no un principio rector como es todavía. Es el derecho a respirar y sin él no vivimos. Mira lo que ha pasado en la India. Todo el mundo está convencido con el cambio climático, pero no se le da la importancia porque no hay un enemigo visible y los gobiernos no han sabido trasmitir su batalla.

¿En Europa hay una política o falta esa cultura global?

No podemos tener una doble moral: ser limpios en mi país y enviar los residuos a África. El mundo es uno solo y hay que tomar conciencia del consumo y reciclaje circular. No podemos seguir con el mecanismo de usar y tirar.

¿Greenpeace ya no son unos bichos raros en la torre Eiffel?

Todos sus estudios tienen amparo científico. No son solo las pancartas y sus acciones. Detrás de Greenpeace hay un gran trabajo.

Etiquetas
Comentarios