Despliega el menú
Aragón

Heraldo Saludable

salud

Uno de cada cuatro aragoneses se automedica

El 37,4% suele tomar medicamentos sin prescripción médica, según un estudio de Aegon. Una práctica que “de forma irresponsable puede tener consecuencias graves para la salud”, tal y como apuntan desde el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Zaragoza.

La denominada como automedicación irresponsable es la que presenta un mayor riesgo para la salud.
La denominada como automedicación irresponsable es la que presenta un mayor riesgo para la salud.
Luis Ángel Tejedor

“Ya sé lo que me va a recetar el médico”, “siempre tomo lo mismo”, “me lo ha recomendado mi vecina”, “no tengo tiempo para ir a la consulta” o “es solo un catarro”. Estos son algunos de los motivos que se dan a la hora de contestar a la pregunta de ‘¿cuál es la razón por la que se automedica?’ y que recoge el estudio de Salud y Estilo de Vida, elaborado por Aegon. Y es que según anota el informe, un 37,4% de los aragoneses suele tomar medicamentos sin prescripción médica, tres puntos porcentuales más que la media española, que se sitúa en 34,1%. Aunque lejos de comunidades como Asturias, que es la región donde más personas consumen medicamentos sin receta médica (46,9%), la Comunidad Valenciana (45,3%) o Castilla y León (42,9%).

Si bien “la automedicación no es una práctica mayoritaria entre los españoles”, como se indica en el estudio, afecta a un gran número de personas y por eso “es importante considerar la información con la que cuente el paciente a la hora de llevar a cabo esta práctica”, explica Raquel García, secretaria de la Junta de Gobierno del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Zaragoza (COFZ). “Nosotros distinguimos entre los pacientes que tienen una automedicación responsable, es decir que toman medicación sin receta para cosas leves y de duración corta, y además un farmacéutico o un profesional sanitario le ha informado sobre cuánto o cuándo, entre otras cuestiones; y entre los que llevan a cabo una automedicación irresponsable, que es cuando alguien ha decidido tomar un fármaco por su cuenta, bien por iniciativa propia, porque lo ha visto en internet o porque se lo ha recomendado una persona sin conocimientos sanitarios”.

Esta última, la denominada como automedicación irresponsable, es la que presenta un mayor riesgo para la salud. “En estos casos la ingesta de fármacos puede acarrear daños graves para la salud”, asegura García, que continúa: “Desde que se esté tomando más dosis de la que debemos hasta que sea incompatible con otra medicación que estemos tomando o que no se pueda tomar por una enfermedad y, por supuesto, toda la problemática que se genera con la resistencia de los fármacos, especialmente con los antibióticos”.

A esta misma problemática es a la que le ha dedicado la última campaña el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social (Mscbs). Bajo el lema ‘Los antibióticos no valen para todo’, la iniciativa, impulsada por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps), quiere concienciar sobre la importancia del uso prudente de estos medicamentos. “Se trata de una campaña muy agresiva visualmente, en la que una persona se limpia los dientes con un cepillo del pelo. Se pretende hacer hincapié en que los antibióticos son muy buenos cuando hacen falta, pero que pueden dar problemas cuando no se utilizan correctamente”, anota la secretaria de la Junta de Gobierno del COFZ.

Además, anima a que los pacientes reciclen los fármacos, sobre todo los antibióticos, en los puntos Sigre: “El antibiótico solo se debe utilizar cuando nos lo han prescrito, ya que en otra futura ocasión, seguramente ese antibiótico que me sobró en otra ocasión no sea lo que se necesite y si empezase tampoco tendría la duración necesaria del tratamiento”.

Concretamente, el estudio de Aegon indica que los encuestados mayores de 65 años son el segmento que menos se automedica: únicamente el 20,5% de las personas en esa franja de edad toma medicamentos sin prescripción médica. Mientras que los adultos de entre 30 y 44 años son los que más consumen medicinas sin receta (39,2%), seguidos de las personas entre 45 y 54 años (38,5%).

Se debe consultar: “Los fármacos que no tienen receta tampoco están libres de riesgo”

Eso sí, desde el COFZ han querido recalcar que “los fármacos que no tienen receta tampoco están libres de riesgo”. “Por ejemplo –expone García–, a veces no tenemos en cuenta que ciertos alimentos pueden interferir en la absorción de un medicamento o en la incompatibilidad de estos con otros medicamentos o enfermedades. Por ello, siempre se debe consultar a un profesional sanitario para evitar efectos secundarios o contraindicaciones con medicamentos, alimentos o enfermedades”. Además, “si se compra un fármaco por internet, precaución. Siempre se debe comprar en una web autorizada por el ministerio de Sanidad”, recomienda la misma.

A su vez, recalca “la importancia de que todos los medicamentos, ya sean con o sin receta, financiados o no, estén custodiados, controlados y dispensados en el entorno de la farmacia porque eso da un plus de garantía al paciente en cuanto a conocimiento del medicamento por parte del profesional que se lo está dispensando, en cuanto a garantía de poder hacer cualquier consultas y en garantía del medicamento”.

Etiquetas
Comentarios