Despliega el menú
Aragón

postales desde el limbo

José Carlos Aguelo: "Existe un hilo invisible que conecta la solidaridad"

Hasta este lunes por la mañana se pueden adquirir las 'Postales desde el limbo' en el Cuarto Espacio de la Diputación de Zaragoza, en la capital aragonesa. Una iniciativa que este año celebra su décimo aniversario.

José Carlos Aguelo, organizador de 'Postales desde el limbo', en el Cuarto Espacio de la Diputación de Zaragoza.
José Carlos Aguelo, organizador de 'Postales desde el limbo', en el Cuarto Espacio de la Diputación de Zaragoza.
Guillermo Mestre

José Carlos Aguelo es el coordinador de este proyecto que nació en Zaragoza en 2009. 'Postales desde el limbo' es una iniciativa solidaria que enlaza artistas, muchos de prestigiosa firma, con ciudadanos que las adquieren con fines solidarios. Se pueden comprar durante todo el fin de semana en horario de 10.30 a 21.00 (sábado y domingo) y este lunes solo por la mañana.

Si tuviera que mandar una postal, ¿quién sería el destinatario?

Cada vez se mandan menos postales por correo, así que mejor elegiría una ‘Postal desde el limbo’ para regalar. Y el destinatario sería un amigo o familiar. 

¿Qué significa para usted ‘Postales desde el limbo’?

Es un sueño hecho realidad. Se trata de una exposición anual donde se muestra el trabajo altruista de artistas. El público viene al Cuarto Espacio de la Diputación de Zaragoza, elige una obra y el dinero de la compra va destinado íntegramente al Centro de Solidaridad de Zaragoza- Proyecto Hombre, una entidad que lucha contra las adicciones.

¿Cómo definiría la palabra ‘limbo’? Al margen de la RAE.

Para mí ‘limbo’ es el espacio donde las postales aguardan a que los compradores las adquieran y lleven estos trabajos a otro lugar.

¿Con este proyecto se da color a las realidades que se encuentran a diario en sus centros?

Damos una vuelta a esas historias porque realmente nuestro trabajo es muy duro. Al colaborar con estas postales intentamos que los días sean más luminosos.

¿Cree que lo han conseguido y ‘Postales desde el limbo’ irradia?

Anualmente este proyecto implica a más de mil personas. Tenemos clientes fieles que vienen desde el primer año y que edición tras edición se están haciendo sus pequeñas colecciones. Me parece que es muy importante unir el arte con la solidaridad.

¿Quién pinta estas obras en miniatura?

Nacen de la creatividad de artistas que no dudan en hacer estas obras de forma altruista en beneficio de los más desfavorecidos. Existe un hilo invisible que conecta la solidaridad. Me gustaría que se leyesen las cartas que nos envían donde nos desean suerte y se declaran encantados de poner su granito de arena.

Unos artistas que no revelan su autoría.

Nunca se firman por delante, el nombre aparece en la parte posterior. Con este gesto pretendemos que la gente compre lo que más le gusta, independiente del artista. Muchas personas vienen solo a comprar por solidaridad, les da igual quién la ha realizado.

"Muchas personas vienen solo a comprar por solidaridad, les da igual quién la ha realizado"

Así que detrás de las postales puede haber sorpresas.

Tenemos la gran suerte de contar con prestigiosas firmas, ya no solamente aragoneses, sino también internacionales. En esta ocasión tenemos autores de 32 países. En total casi 700 artistas que han pintado 1.700 obras.

Este año cumplen diez años, ¿recuerda cómo se concibió?

Surgió en Zaragoza hace una década. Javier Almalé vio algo parecido en Nueva York, donde el dinero recaudado estaba destinado a la lucha contra el sida. Cuando regresó a la capital aragonesa me lo planteó, junto a su socia Nieves Añaños, para desarrollarlo en Proyecto Hombre. Me pareció una locura, pero aquí seguimos.

¡Ahora casi empieza la pubertad!

Desde mi punto de vista, la infancia ha sido muy buena y en la actualidad estamos en un momento óptimo. La Caixa nos ha dado la oportunidad de que esta iniciativa no se quede en una exposición al año, sino que sea una actividad durante el curso.

¿Cuál es su receta para unir terapia y arte?

Hemos podido hacer un taller de grabado para usuarios de la comunidad terapéutica de Proyecto Hombre. Como el público responde muy bien con el arte solidario, la idea es enseñarlo a colectivos que hasta ahora no se han acercado y puedan encontrar una alternativa. Intentamos sembrar una semilla.

"La idea es enseñar el arte a colectivos que hasta ahora no se han acercado y puedan encontrar una alternativa"

Además de organizador, usted también es voluntario.

El equipo lo forman más de 20 personas que hacen posible que esté abierto durante tres días (hasta este lunes). Algunos dedican mucho tiempo en la sala con su delantal puesto. Sin olvidar a los patrocinadores.

¿Y a nivel personal qué supone coordinar este proyecto?

Para mí es un placer. He trabajado en otras actuaciones sociales y poder unir el arte con la solidaridad me hace sentir un verdadero privilegiado.

Etiquetas
Comentarios