Despliega el menú
Aragón

El político zaragozano antifascista Martí Bielsa, medalla de Oro de Barcelona

Martí Bielsa fue el secretario de la Asociación Catalana de Expresos Políticos del Franquismo y presidente de la Amical de las Brigadas Internacionales de Cataluña hasta su reciente muerte.

El Ayuntamiento de Barcelona retira el lazo amarillo de su fachada
Fachada del Ayuntamiento de Barcelona.
Archivo

El pleno del Ayuntamiento de Barcelona ha otorgado a título póstumo la Medalla de Oro al político y activista antifascista zaragozano Lluís Martí Bielsa y al editor Claudio López de Lamadrid, ambos fallecidos este año 2019.

Lluís Martí Bielsa (Gallur, Zaragoza, 1921) militó en las Juventudes Socialistas de Cataluña y en la Guardia de Asalto durante la Guerra Civil, se exilió, fue recluido en diferentes campos de concentración en Francia y, al estallar la Segunda Guerra Mundial, se unió a la Resistencia francesa y participó en la liberación de París.

En 1946, regresó a España y fue encarcelado durante seis años por la dictadura y, después, desterrado de Barcelona.

Martí Bielsa fue el secretario de la Asociación Catalana de Expresos Políticos del Franquismo y presidente de la Amical de las Brigadas Internacionales de Cataluña hasta su reciente muerte, el pasado 6 de octubre.

La Medalla de Oro al Mérito Cívico a Lluís Martí Bielsa ha sido aprobada con los votos favorables de todos los grupos municipales excepto el PP, que se ha abstenido por considerar que el militante antifascista no puede ser beneficiario con esta distinción porque no se dan los méritos y servicios que reconoce el galardón.

Tras la votación, la alcaldesa de la ciudad, Ada Colau, ha mostrado su agradecimiento a las entidades que trabajan por la recuperación de la memoria histórica y ha confiado en que se mantenga "el compromiso de las instituciones contra el fascismo, para que no sea posible jamás en ninguna parte".

En cambio, la Medalla de Oro al Mérito Cultural a Claudio López de Lamadrid ha sido otorgada por unanimidad por el plenario, que ha reconocido su contribución decisiva a situar Barcelona como capital editorial del mundo hispánico.

Claudio López de Lamadrid murió con 59 años, de forma repentina, el pasado 11 de enero de 2019 y su trayectoria está vinculada a las editoriales Tusquets, Bourgois, Galaxia-Gutenberg y Grijalbo Mondadori.

Etiquetas
Comentarios