Despliega el menú
Aragón

la energía renovable

Aragón acabará el año con 3.000 MW eólicos y fotovoltaicos, un 33% más

Aliaga destaca que otros mil se enchufarán en 2020 y que hay parques en tramitación que suman una potencia adicional de 6.830 megavatios.

De izquierda a derecha, Sergio Breto, Pedro Machín, Carlos González y Mikel Iturbe, este miércoles, en la sesión sobre energías renovables de Desayunos HERALDO.
De izquierda a derecha, Sergio Breto, Pedro Machín, Carlos González y Mikel Iturbe, este miércoles, en la sesión sobre energías renovables de Desayunos HERALDO.
Guillermo Mestre

Aragón se consolidará antes de fin de año como una de las potencias de energía renovable del país. La disponibilidad de recursos (viento y sol) y, sobre todo, la apuesta estratégica de la DGA a la hora de reducir los trámites administrativos a la mitad generó un aluvión de proyectos en la pasada legislatura y ahora se empiezan a recoger los frutos. El vicepresidente aragonés, Arturo Aliaga, ha concretado este miércoles la previsión de cerrar el año con 3.000 megavatios (MW) de potencia eólica y fotovoltaica instalada en Aragón, lo que supone un incremento del 33%, a los que se sumarán otro millar a lo largo de 2020. Y la inversión seguirá imparable en los próximos años, ya que la Dirección General de Energía acumula decenas de expedientes en tramitación para enchufar otros 6.830 MW.

Esta es la rápida radiografía de la realidad del sector que el también consejero de Industria ha hecho en un desayuno organizado por HERALDO con la colaboración de Naturgy en Zaragoza, en el que ha destacado también el impulso al ahorro y a la eficiencia en la Comunidad. Así, ha aludido a las 800 solicitudes para instalaciones solares y fotovoltaicas destinadas al autoconsumo, fundamentalmente en granjas y fábricas, aunque también se tramitan para viviendas. “Vivimos un momento apasionante. Los registros provinciales están colapsados por los proyectos, que requieren técnicos cualificados para sacar adelante una tramitación compleja”, ha dicho.

En la jornada también han intervenido el director de Desarrollo de Generación Renovable de Naturgy, Carlos González, el presidente del Clúster de la Energía de Aragón, Pedro Machín, y el director general de Energía, Sergio Breto, quienes destacaron la oportunidad que tiene Aragón de aprovechar la disponibilidad de energía verde y barata para atraer inversiones industriales y lograr “electrificar su economía”. Y esto les ha conducido a subrayar la importancia de desarrollar la acumulación, el almacenamiento o la generación de hidrógeno para aprovechar el excedente de producción en un momento en el que el consumo se ha estabilizado.

Aliaga ha remarcado que Aragón ofrece lo que otros territorio no pueden, ya que no solo dispone de recursos sino que garantiza seguridad jurídica y “certidumbre” en el cumplimiento de su planificación energética. En este sentido, ha aludido a que el plan 2013-2020 preveía 4.000 megavatios eólicos y llegarán a este objetivo porque, ha apostillado, “fuimos escrupulosos y dimos autorizaciones en función de la capacidad de evacuación de la red”.

El director general de Energía ha señalado que las renovables son “completamente estratégicas” para reducir la dependencia energética en Europa y que, en este sector, Aragón se encuentra en una situación “muy buena”: la energía verde cubre el 26% del consumo primario y el 24% del tototal, «más altos que la media española».

El presidente del Clúster de la Energía ha recordado que Aragón es la primera autonomía en ratios de implantación de renovables, una realidad de la que también ha atribuido a la apuesta de empresas como Forestalia, Brial o Enel, que ha permitido que más del 50% de la potencia subastada por el Ministerio de Industria se concentre aquí.

El directivo de Naturgy ha redoblado la apuesta por las renovables, aludiendo a la inversión que tienen en curso, de mil millones, que les convertirá en la primera empresa en este sector en 2019 con la puesta en servicio de 917 megavatios que se adjudicaron en las subastas. Carlos González ha puesto a la DGA de «ejemplo» de colaboración con las empresas y ha destacado la necesidad de disponer de una planificación y estabilidad regulatoria para dar garantías a los inversores, unido a un criterio de sostenibilidad ambiental y económica y de continuidad en el suministro.

No obstante, los intervinientes también han aludido al exceso de oferta que puede provocar la incorporación en España de 5.000 megavatios anuales de renovables, lo que generará una caída en el precio de la energía y hacer insostenibles algunos proyectos.

Etiquetas
Comentarios