Despliega el menú
Aragón

Balance

Los embalses respiran tras las últimas lluvias y superan ya el 60% de su capacidad

Mequinenza, que hace apenas diez días estaba al 53,3%, se dispara hasta el 82,5%, con 1.265 hm3

El embalse de Mequinenza, al 82,5% de su capacidad
El embalse de Mequinenza, al 82,5% de su capacidad
Mª Carmen Ribó

Los embalses del Ebro respiran tras las últimas lluvias y superan ya el 60% de su capacidad. Pese a seguir por debajo de los niveles de 2018, las abundantes lluvias de esta última quincena han hecho que en cuestión de diez días hayan pasado del 52,3% al 60,3%. Hace un mes se situaban al 43,6%, una marca muy cercana al mínimo del último lustro. Ahora, en cambio, superan la media de los últimos cinco años.

El ejemplo más claro es el de Mequinenza, el quinto embalse más grande de España. El día 11, según las estadísticas de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), estaba al 53,3% y el 22, la última jornada de la que se tienen datos, superaba el 82,5%, porcentaje que representa un incremento de 448 hectómetros cúbicos.

También notables han sido los repuntes en la intercuenca Gállego-Cinca, que ha empezado el año hidrológico –periodo comprendido entre el 1 de octubre y el 30 de septiembre– en emergencia. El Grado, que hace un mes apenas alcanzaba el 40% de su capacidad, se ha recuperado un 27% y ahora está al 67,4%. Mediano y La Sotonera también han visto mejorados sus registros, aunque de forma más testimonial. El primero suma 107 hectómetros cúbicos respecto a octubre, un 10% más, y el segundo, un 7%, cifra que se traduce en 29,4 hm3 más.

Cinco semanas en positivo

Tras meses de caídas, los embalses de la cuenca del Ebro acumulan cinco semanas en positivo. Especialmente significativos han sido los incrementos de los últimos 14 días. Entre la semana del 11 al 18 se produjo un repunte de 463 hectómetros cúbicos, y entre el pasado lunes y el viernes, el dato creció otros 113.

Las recientes precipitaciones han permitido que el registro de noviembre se aleje del mal dato de 2017, un 43% que marca el mínimo de los últimos cinco años. Yesa, por ejemplo, se ha disparado hasta el 46,7%. Aunque el porcentaje puede parecer bajo, supone un incremento del 30,4% y 135 hm3 respecto al último mes.

En la margen derecha, los embalses se sitúan al 48% de su capacidad. Aunque el porcentaje es inferior al de 2018 (51%), está un 8% por encima de la media y a 25 puntos del mínimo de hace dos años. La Tranquera acumula 50 hectómetros cúbicos. Está al 62% de los 81,5 hectómetros que marcan su capacidad, un 6,1% más que hace un mes y un 9,5% por encima de hace un año. 

Los agricultores se muestran optimistas ante el "importante" incremento de las reservas y la cantidad de nieve acumulada en el Pirineo. Advierten, no obstante, de que "aún falta mucha agua para llenar los embalses y decir que se puede garantizar la próxima campaña". "Lo importante es que quedan aún el invierno y la primavera. No podemos decir que lo tengamos bien, pero sí está mejor que cuando cerramos la campaña", explicó el presidente de la Federación de Regantes, César Trillo.

Los datos de esta última semana revelan que en la cuenca del Ebro hay este año hasta cuatro veces más nieve que la media del último lustro. "Es nieve que ha caído pronto y que va a aguantar, y esperamos que haya más. El año pasado por estas fechas no teníamos prácticamente nada", dijo.

Pese a la mejoría de las últimas semanas, las juntas de explotación de la cuenca del Ebro han acordado mantener las medidas de gestión dirigidas a limitar los consumos para combatir la sequía, ya que comunidades como la del Canal de Bardenas terminaron la campaña en mínimos históricos.

Etiquetas
Comentarios