Despliega el menú
Aragón

sociedad

75 años del DNI: del 'cartoncillo' al chip

Se creó en 1944 y Zaragoza fue la primera ciudad en la que comenzó a circular el documento de identidad. Entonces pocos sabían firmar y algunas mujeres pedían que se les rebajara la edad.

Franco se reservó para sí el número 1. Con el carné de identidad ponía fin a los años de las llamadas cédulas personales, que se remontaban a los tiempos de Fernando VII y apenas eran endebles cartoncillos para el control tributario de las diputaciones provinciales. Antes, salvo por las partidas de bautismo, los españoles se identificaban por los motes, los defectos o caracteres físicos o excepcionalmente por algunas actas notariales. El Documento Nacional de Identidad tal y como lo conocemos nació vía decreto hace ahora 75 años, aunque la posguerra hizo que tardara seis años más en ponerse en marcha. Zaragoza fue la primera capital de provincia donde se expidió y en su primer año se despacharon 35.824 documentos, tantos como se entregan hoy en unos tres meses.

Son mil y una las diferencias entre el DNI de la era digital y los originales, auténticas reliquias, que muchos aún conservarán de sus abuelos. Aquellos eran de color verde, llevaban el águila imperial y reservaban un espacio para la huella dactilar, característica que en 1991 dejó de ser necesaria. El funcionario de turno escribía a mano la fecha de nacimiento, el sexo e, incluso, la profesión y el nivel de renta del interesado. Es curioso comprobar cómo el paso del tiempo ha hecho variar los ‘items’ que se rellenan: se quitó el estatus económico (llegó a existir a categoría de ‘pobre u obrero en paro’), el estado civil, el grupo sanguíneo… Ojo, que el lugar de nacimiento también está en entredicho porque hay quienes lo tildan de discriminatorio habida cuenta de las tensiones y reivindicaciones territoriales.

El primer carné creado en 1944 tomó las calles de Madrid, Valencia y Zaragoza en 1951. Durante cuatro años fue un documento voluntario y costó hacer entender a los ciudadanos que este "notario de la identidad" era imprescindible. Hoy ya es difícil dar con funcionarios de aquella época que cuenten anécdotas en primera persona, pero en las crónicas de hemeroteca hay algunas perlas que no tienen desperdicio. Muchas partidas de nacimiento se habían quemado durante la Guerra Civil y los vecinos llegaban a las oficinas con sus libros de familia. Algunas señoras trataban de rebajar su edad y decían poseer una juventud más que sospechosa. Alguna que otra vez se hizo la vista gorda, por ejemplo, con mujeres apuradas por ser hasta diez años mayor que sus maridos. "Como era ama de casa y no tenía mucha importancia, le quité los años", confesaba uno de los funcionarios de antaño. También había quienes no sabían firmar y, efectivamente, así figuraba en sus carnés. Firma: «No sabe», se lee en no pocos documentos. Cuentan también que si uno era huérfano o no había conocido a sus padres, el funcionario ponía dos nombres al azar antes que dejar los huecos vacíos.

Huellas y crímenes

HERALDO publicó el 14 de marzo de 1951 una entrevista con el jefe de la Policía Nacional de aquel entonces, Francisco Díaz de Lara, en la que el agente insistía en que –acaso para que no despertar recelos– la expedición del DNI "está al margen de toda labor policial". "Si a una ventanilla llega un delincuente profesional, el funcionario le entregará, como a cualquier otro ciudadano, su documento de identidad sin trabas ni excusa alguna", contaba el policía. El hecho de que en España se optara por la huella digital –en lugar de descripciones físicas como en otros países europeos– parecía "criminalizar" a los poseedores de la tarjeta. Díaz de Lara añadía en 1951 que el despacho de documentos se haría más ágil cuando "terminen los locales de la plaza de las Catedrales", donde se instaló la primera oficina del DNI. Hoy, 75 años después, hay cinco equipos en Zaragoza y uno en Calatayud, Ejea de los Caballeros, Huesca, Jaca, Fraga (Monzón se quiere abrir pronto), Teruel y Alcañiz. También hay una oficina móvil que ha facilitado que en Aragón desde 2007 se hayan entregado hasta 1.948.271 carnés.

El DNI original estuvo vigente hasta 1962 cuando el documento pasó a ser azul y se añadió el estado civil y el grupo sanguíneo. Después continuó su evolución pero no fue hasta 1975 cuando la democracia llevó el escudo constitucional al carné y se suprimieron las menciones al estado civil y la profesión para proteger la intimidad. El salto electrónico llegó en 2006 cuando se diseñó un DNI semejante a una tarjeta bancaria con un chip para servicios telemáticos, que registra muy pocos usos.

Actualmente la división de Documentación de la Policía y la Fábrica de Moneda y Timbre trabajan en una nueva versión que, según explican, no presentará cambios visibles pero sí fortalecerá el chip y podrá renovarse ‘exprés’. Además, no será necesario llevar la foto, pues las máquinas la harán en el momento.

Curiosidades y leyendas urbanas

Falsos mitos. No existen los ‘números de muerto’. En 75 años se han emitido 322 millones de DNI y a todo ciudadano le toca un número intransferible de por vida que se le asigna en función de los lotes que llegan a las oficinas de expedición (en Zaragoza suelen empezar por 17, 75, 29 y 25). Es un mito el que se pueda tener un número de alguien fallecido y también es leyenda urbana que uno de los números encriptados haga referencia al número de personas que viven en España con el mismo nombre. 

Los primeros números. Franco se reservó el número 1 y guardó para su familia los correlativos hasta el 9. La Familia Real tiene reservados del 10 al 99, con la excepción del 13, que fue suprimido por superstición.

Una muestra en Madrid. Una exposición de la Policía Nacional, que tiene la competencia exclusiva en la expedición de los DNI, conmemora hasta el 6 de enero en la Casa de la Moneda de Madrid los 75 años de historia del documento. Cuenta cómo se creó en 1944 pero la posguerra impidió que se pusiera en marcha antes de 1951 y se puede ver la evolución de los diseños. También que el DNI se expide bilingüe en Cataluña, Valencia, Baleares, País Vasco y Galicia.

Etiquetas
Comentarios