Despliega el menú
Aragón

aragón

Las víctimas de violencia de género tardan cinco años de media en denunciar al agresor

La delegada del Gobierno en Aragón, Carmen Sánchez, insta a reforzar la educación y la prevención contra las "relaciones tóxicas" entre jóvenes.

Detectar los síntomas que alertan de que una mujer es víctima de violencia género es una de las prioridades que se ha fijado la Delegación del Gobierno en Aragón en su lucha contra el maltrato. Así lo aseguró este miércoles la delegada Carmen Sánchez cuando recordó que hay muchas mujeres que callan por miedo, y tardan unos cinco años de media en denunciar a su agresor. Una denuncia que puede salvar vidas, pero para la que es necesario que "se confíe en el sistema policial y judicial". Sánchez recordó que cinco mujeres han muerto asesinadas en los dos últimos años y "tres siguen vivas en Zaragoza gracias a la acción de la sociedad".

La Delegación del Gobierno en Aragón, que entregó este miércoles los premios Meninas, con los que se distingue "la grandeza de personas y organismos" en la lucha contra la violencia de género, hizo balance del trabajo realizado en el último año. En las mesas técnicas que se han constituido en las tres provincias aragonesas se han destacado dos cuestiones: el miedo y silencio de las víctimas y el repunte de las "relaciones tóxicas" entre jóvenes. Según la información facilitada por Sánchez, una mujer tarda, de media, cinco años en denunciar una agresión, por lo que la prioridad es trabajar en la detección de aquellos síntomas que alertan de una situación de riesgo.

En estos casos, además de la confianza en el sistema policial y judicial, se requiere "una respuesta integral y de proximidad". Sánchez recordó que es difícil denunciar en una gran ciudad, pero más cuando se vive en un municipio pequeño, donde la "presión" es más elevada. Motivo por el que agradeció el trabajo de la Guardia Civil. Ofrecerle a la víctima seguridad y confianza son dos aspectos importantes, al igual que la colaboración ciudadana.

Respecto a las "relaciones tóxicas" en parejas jóvenes, en las que los celos y el control son una constante, resaltó que la mejor manera para prevenirlo es "una educación transversal" en la que el respeto y la igualdad sean los principales pilares. Con este objetivo se creó este año el Premio Futura, en el que se galardonará a las mejores actuaciones contra la violencia de género desarrolladas en las aulas aragonesas.

Cinco asesinadas en dos años

Por la lucha contra el maltrato, se premió a la Unidad de Familia y Atención al Menor (UFAM) del Cuerpo Nacional de Policía, los Equipos de Mujer y Menores (Emume) de la Guardia Civil, la fiscal delegada de violencia de Género en Zaragoza, Yolanda Cantón, y al conductor de autobús Manuel Izaguerri, que intervino en el barrio de Miralbueno para auxiliar a una joven que estaba siendo agredida por su pareja. 

No fue la única intervención que salvó una vida. De hecho, son tres las supervivientes. Sánchez hizo alusión, entre otros casos, al vivido recientemente en el barrio de Torrero, donde las vecinas auxiliaron a una mujer a la que su pareja golpeaba brutalmente. "Todos debemos implicarnos. Alzar la voz por ellas", puntualizó. También realizó un llamamiento a los partidos políticos para que no haya división en la lucha contra la violencia de género.

En los dos últimos años, cinco mujeres han sido asesinadas en Aragón por sus parejas o exparejas. Además, un menor murió a manos de su padre cuando protegía la vida de su madre en Andorra (Teruel). "No lo podemos permitir porque nadie es dueño de la vida de nadie", subrayó Sánchez.

Etiquetas
Comentarios