Despliega el menú
Aragón

aragón

La recuperación de un bosque en Teruel llegará a la cumbre del clima de Madrid

Ecodes retoma la reforestación en el municipio de La Zoma, una de las zonas más afectadas por el incendio de Aliaga en el verano de 2009, y abre una campaña de 'crowdfunding' desde cuatro euros por árbol.

Aitor Lozano, alcalde de La Zoma, junto a uno de los árboles que han plantado los vecinos
Aitor Lozano, alcalde de La Zoma, junto a uno de los árboles que han plantado los vecinos.
Jorge Escudero

La recuperación de un bosque de Teruel se ha retomado dentro de la mayor plantación colaborativa de España, que se presentará el mes que viene en el marco de la Cumbre del Clima de la ONU de Madrid. Diez años después del conocido como incendio de Aliaga, que en el verano de 2009 arrasó 7.300 hectáreas en varios municipios de las comarcas de Andorra Sierra de Arcos, Cuencas Mineras y el Maestrazgo, una iniciativa global quiere devolver el color verde a unos montes donde hoy solo crece maleza y en los que cuesta imaginar que durante décadas hubo un pinar frondoso.

Una campaña de ‘crowdfunding’ impulsada por la fundación zaragozana Ecodes busca continuar un plan de reforestación iniciado tras el incendio, que se incluye dentro de una iniciativa más amplia en la que se quieren visibilizar todas las plantaciones que están haciendo distintos colectivos en otros puntos de España. Hasta ahora se ha recopilado información de 46 iniciativas que suman 379.291 nuevos árboles. "Se pensó visibilizar acciones que supusieran algo muy medible, palpable, en el marco de la cumbre", explica Chus Sanz, desde Ecodes. La cita debería haber tenido lugar en Chile, pero las protestas sociales en el país han obligado a cambiar el lugar de celebración que finalmente será la capital española, entre el 2 y el 13 de diciembre.

Vista de La Zoma (Teruel).
Vista de La Zoma (Teruel).
Jorge Escudero

La campaña de donativos irá dirigida a la zona más afectada por el incendio, que arrasó unas 1.000 hectáreas del pequeño pueblo turolense de La Zoma, donde ardió el 70% del término municipal. En la población, donde hay unos 34 habitantes censados, de los que solo 16 viven en invierno, ninguno ha podido olvidar aquel verano de 2009 en el que el rayo de una tormenta hizo que ardiera el paraje. "El bosque era lo único que tenía este pueblo. No tiene patrimonio artístico. Teníamos la naturaleza y ahora no tenemos nada", lamenta Aitor Lozano, alcalde de la localidad desde las elecciones municipales de abril, y uno de los vecinos que vio cómo el incendio se acercaba a cinco metros de las primeras casas del pueblo. Aún recuerda la impotencia de los vecinos y se queja de que "hasta el tercer día no acudió ningún medio aéreo", en un verano en el que otros dos incendios asolaban Teruel: entre Alloza y Crivillén, donde ardieron 1.580 hectáreas, y en Castelfrío, con casi 1.000 hectáreas calcinadas.

'Plantando Agua' desde 2013

En la elección de esta zona ha sido determinante que ya existiera un plan director y que tras el incendio el Gobierno de Aragón se encargara de realizar labores para recuperar el suelo y prepararlo para una futura reforestación. "En Cuencas Mineras llevamos un tiempo colaborando, llevando una plantación con un proceso participativo que nos marca cómo debería hacerse en esa zona que empezamos con la Fundación Coca-Cola", explica Sanz sobre los orígenes del proyecto. La multinacional tiene en la vecina localidad de Cañizar del Olivar una planta de Aquabona, que se nutre del manantial cercano de Fuenmayor.

"Nos llamó Coca-Cola para hacer algo en esa zona y les planteamos que había que contar con los agentes del territorio y así surgió un proceso participativo", apunta Sanz. De él nació el proyecto ‘Plantando Agua’ en el que se elaboró un plan director con las ideas aportadas por los vecinos, el Ejecutivo autonómico, la Universidad de Zaragoza, el CSIC y Ecodes. La compañía aportó desde su sede en Atlanta (Estados Unidos) 500.000 euros.

Hasta el año pasado se plantaron árboles en 74 hectáreas. El plan director contempla reforestar menos superficie de la que había, unas 324 hectáreas en la zona y tiene en cuenta unas 100 de regeneración natural. En total actúa sobre 1.238 hectáreas en los municipios de La Zoma, Cañizar del Olivar y Castel de Cabra. El objetivo no es volver al número anterior de árboles ni utilizar las especies que se llevaron allí antes del incendio, entre ellas pino albar y pino negral. "A pesar de la hermosura que tenía ese bosque tan denso, estaba pensado para dar servicio a las minas. Por eso se buscaron entonces especies que no eran plantas autóctonas, eran pinos con fustes muy rectos y altos, la madera ideal para vigas para entibar las minas", explica.  

El plan recoge "un bosque adaptado al siglo XXI y al cambio climático", añade Sanz. Se ha tenido en cuenta que "es una zona muy propicia para incendios, por lo que tener una masa forestal continua favorece su extinción". Se trabaja con cortafuegos y se utiliza planta autóctona, más resistente al fuego y con menos necesidad de agua.

Donativo de cuatro euros por árbol

Hasta ahora se han recaudado unos 2.300 euros a través de la página porelclima.es/6dnow. Las aportaciones a la campaña oscilan entre los cuatro y los ocho euros que se pone de precio a la plantación de cada árbol. La reforestación que se realice se unirá a la que llevaron a cabo los propios vecinos hace unas semanas, a través de la Asociación Cultural ‘El Azarollo’. El nombre procede de una de las especies de árboles con los que se quiere volver a cubrir el monte, junto a encinas, arces, sabinas moras, enebros, majuelos, carrascas trujeras y pinos. "Ahora hay que mirar para adelante", afirma el alcalde, que recuerda que la zona necesita encontrar un aliciente para fijar población, y cree que este puede ser recuperar el entorno natural.

Junto a Teruel, también se puede donar dinero para reforestar la zona de Gran Canaria que sufrió durante el pasado verano un incendio que arrasó 9.224 hectáreas, el 84% espacios naturales protegidos. Ecodes recuerda que "en la lucha por el clima los árboles son una valiosa herramienta ya que utilizan el dióxido de carbono para fabricar hojas y crecer y lo captan en buena parte de la atmósfera". Los bosques asimilan el 15% del CO2 emitido por el ser humano, según datos del Instituto Pirenaico CSIC.

Etiquetas
Comentarios