Despliega el menú
Aragón

alimentacion

Los productos más consumidos por los aragoneses, a examen de las 'apps' más 'sanas'

El 81% de los españoles declara que elige habitualmente productos naturales; de ahí que hayan surgido aplicaciones que valoran los productos.

El consumo de las frutas de IV gama y el de las frutas y hortalizas transformadas va en aumento en Aragón.
El consumo de las frutas de IV gama y el de las frutas y hortalizas transformadas va en aumento en Aragón.
Rafael Gobantes

La comodidad se apodera de las cocinas, pero también cada vez más somos más conscientes de qué queremos comer y qué queremos evitar. Estas son dos de las principales conclusiones extraídas del informe 'Food of the nation', elaborado por la consultora Kantar, que analiza los cambios en los hábitos de consumo y alimentación en España.

Concretamente, en 2019, 41 millones de comidas y cenas no se elaboraron en los hogares españoles. Siete de cada diez de las que no se cocinaron se consumieron en un restaurante; mientras que las otras tres eran comidas para llevar. Bien entregadas en el domicilio o bien recogidas en un restaurante o compradas en un supermercado listas para consumir. De hecho, tal es el auge de estas últimas que conocidos supermercados se han sumado a la comida para llevar recién hecha y no solo ofreciendo paquetes listos para consumir.

Y es que, como explica Edurne Uranga, directora de consumo de Kantar, “los consumidores están cambiando sus patrones de consumo, buscando productos, envases o canales que les brinden mayor comodidad y facilidad en su vida diaria, sin embargo, al mismo tiempo, no están renunciando a la búsqueda de lo natural”. Así, se demuestra no solo con el hecho de que el informe sea la primera vez que analiza el impacto del fenómeno real food (comida real), que arrasa en las redes, sino que además se demuestra, según el informe de Kantar, que un 81% de los españoles elige regularmente productos naturales, mientras que otros incluso renuncian a alimentos procesados como grasas (65%), sal (52%), edulcorantes (43%) y azúcar (34%).

"los adjetivos, como ‘artesano’, ‘natural’ o ‘casero’, que acompañan a muchos de los alimentos que se compran a diario en la mayoría de los casos son un mero recurso publicitario más"

Pero cabe señalar, como advierte la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), que “los adjetivos, como ‘artesano’, ‘natural’ o ‘casero’, que acompañan a muchos de los alimentos que se compran a diario en la mayoría de los casos son un mero recurso publicitario más, un argumento que pretende ganarse a unos consumidores cada vez más interesados en comer bien”. Por eso no es de extrañar que hayan aparecido aplicaciones móviles, que interpreten las etiquetas, y califiquen a los productos por como realmente son.

La dieta aragonesa, a examen de las aplicaciones más ‘sanas’

Dos de las aplicaciones de escáner de etiquetas de productos más descargadas y más populares son Yuka, que valora el producto basándose en un 60% en la calidad nutricional según Nutri-score, en un 30% en la presencia de aditivos y en un 10% en si tiene etiquetado ecológico, y MyRealFood, creada por el popular Carlos Ríos, que divide los productos en ‘comida real’, ‘buen procesado’ (que son aquellos alimentos envasados que llevan ingredientes industriales o artesanales que son beneficiosos o inocuos respecto a sus propiedades saludables) y ‘ultraprocesado’.

Según el Informe de Consumo Alimentario de 2018, los aragoneses aumentaron su consumo de frutas de IV gama (frutas y hortalizas frescas limpias, troceadas y envasadas para su consumo) y cada persona ingiere 3,75 kilos de estas al año. Aquellas que están envasadas frescas en ambas aplicaciones las valoran bien: en MyRealFood le dan la valoración de ‘comida real’, mientras que en Yuka le otorgan un 9 sobre 10 a la mayoría de productos. En el caso de las congeladas, se considera como ‘buen procesado’ en la mayoría de los casos.

En cambio, en aquellas frutas y hortalizas transformadas, principalmente en conserva, de las que cada aragonés consumió 13,15 kilos el ejercicio pasado, no existe unanimidad. Carlos Ríos se debate entre ‘buen procesado’ y ‘ultra procesado’, dependiendo del producto al que nos enfrentemos, aunque escaneando diversos productos la tendencia suele ser que cuantos más ingredientes lleve, por ejemplo, con curry, con ajo o confitado, se decanta por el ‘ultra procesado’. En el caso de las mermeladas, la de MyRealFood, suspende a todas las que tiene en su catálogo considerándolas ‘ultra procesados’; en cambio, en el caso de Yuka, depende del producto al que nos enfrentemos pasa del ‘mediocre’ al ‘excelente’, ya que le da una mejor puntuación en caso de ser ecológico o bajo en azúcar.

En el caso de la carne, donde los aragoneses ingiere 51,75 kilos al año, un 13% más que en la media del país, estas apps lo tienen claro: si algo está adobado lo califican como ‘malo’ o ‘ultraprocesado’.

El desayuno no se libra del juicio. Los aragoneses consumen 5,54 kilos por persona de galletas, por encima de la media española; 5,43 kilos de bollería, por debajo de la media; y 1,37 kilos de cereales, por debajo de la media. Y es que aunque el Informe de Consumo Alimentario no detalla qué tipo de galletas o cereales consumimos, las aplicaciones se ponen de acuerdo solo reciben la calificación de ‘excelente’ y de ‘comida real’ o ‘buen procesado’ aquellos que son cereales de avena, trigo, entre otros, y que no contienen tan apenas aditivos. El resto, ‘malo’ o ‘ultraprocesado’.

Tampoco el chocolate se libra y la app de Carlos Ríos califica como ‘ultraprocesado’ a algunas tabletas de chocolate. También Yuka clasifica como ‘malo’ a algunas que incluso ponen en su envase ‘chocolate puro’.

Pero si por algo están triunfando estas aplicaciones es por su valoración sobre comidas preparadas. Y es que la ingesta de comida preparada, ha crecido en más de cinco kilos por persona en los últimos 15 años en Aragón hasta los 14,85 kilos por persona al año. Ambas aplicaciones le otorgan la calificación de ‘buen procesado’ o ‘excelente’ a algunas, sobre todo a las que suelen tener un solo alimento o contienen alimentos frescos. Sin embargo, no siempre ocurre así, ya que hay algunas ensaladas ya preparadas aparentemente con productos frescos que no reciben este calificativo sino el de ‘mediocre’ o ‘ultra procesado’.

 

Etiquetas
Comentarios