Despliega el menú
Aragón

educación

La concertada apuesta por la "convivencia" tras la polémica de Celaá por la elección de centro

La ministra de Educación y FP en funciones matiza que escoger colegio no es un derecho constitucional, aunque sí "legal".

Isabel Celaá
La ministra de Educación y portavoz del Gobierno, Isabel Celaá.
Efe

Las declaraciones de la ministra de Educación y Formación Profesional en funciones, Isabel Celaá, sobre que la Constitución no recoge directamente el derecho a la libertad de elección de centro escolar ha generado polémica al entenderse como una declaración de intenciones respecto al futuro de la educación concertada. Este viernes Celaá matizó este comentario y mandó un mensaje de "tranquilidad" a los padres que optan por centros concertados y calificó de "controversia artificial" la reacción a sus palabras. 

Los profesores de este tipo de centros en Aragón y Escuelas Católicas mostraron su preocupación por la deriva de la futura reforma educativa, una propuesta que la ministra en funciones descartó: "No existe ningún plan para revisión de nada".

Por su parte, los padres pidieron "prudencia" en la interpretación de la ley y llamaron a la "convivencia". María Concepción Ibáñez, presidenta de Fecaparagón, recordó que en Aragón la escuela pública y la concertada conviven sin problemas: "Hay que evitar enfrentamientos porque no sacamos nada positivo". De hecho, subrayó que, en las últimas semanas, Fecapa se había reunido con el actual consejero de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, Felipe Faci. "Nos transmitió la importancia de tener una convivencia pacífica. Esa es la clave y esperemos que a nivel nacional también lo sea", puntualizó.

Una opinión que comparte el sindicato mayoritario de la concertada, FSIE Aragón. "En Aragón no hay ningún problema entre ambos modelos. El problema estaría en si el Gobierno central decide cambiar la legislación, una cuestión que nosotros recurriríamos", puntualizó Miguel Malla, secretario general del citado sindicato.

Posible afección en la pública

Tal y como recordó, el hecho de que se eliminara la libertad para escoger un centro educativo no solo afectaría a la escuela concertada. "No poder elegir significaría que la Administración decidiría a qué centro va cada alumno, sin tener en cuenta sus preferencias como ocurre ahora", subrayó. 

Durante el proceso de escolarización, los progenitores aragoneses solicitan, según sus prioridades, los centro educativos a los que prefieren que sus hijos acudan. Solo cuando el menor no consigue plaza en ninguno de ellos, la DGA decide a cuál debe de ir.

La Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos Aragón (Fapar) hizo referencia a este punto: "La libertad de elección no es un derecho absoluto, ya que se debe compatiblizar con la planificación y con el equilibrio del alumnado". "Si todos los alumnos quisieran ir al mismo centro, público o concertado, no sería físicamente posible. Por eso esta decisión siempre estará supeditada a la planificación", ejemplificaron.

El consejero Felipe Faci prefirió no pronunciarse al respecto, ni siquiera cuando en la presentación del proyecto de presupuesto de su departamento, la diputada del PP, Pilar Cortés, le preguntó. Más tarde, Cortés señaló que nadie puede obligar a los españoles a que sus hijos estudien en los colegios que decida el Gobierno y recordó que el artículo 26.3 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos establece que "los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos".

Etiquetas
Comentarios