Despliega el menú
Aragón

crisis en bolivia

Bolivianos en Aragón: “La preocupación es que haya una guerra civil”

Los bolivianos que residen en la Comunidad no ocultan su preocupación por la situación que se está viviendo en su país. Hablan a diario con sus familiares a través de WhatsApp, donde relatan la "sensación de bloqueo".

Demonstrators stand behind a barricade near Murillo square after Bolivia's Presidente Evo Morales announced his resignation on Sunday, in La Paz Bolivia November 11, 2019. REUTERS/Marco Bello [[[REUTERS VOCENTO]]] BOLIVIA-ELECTION/
Una de las calles de Bolivia tras la dimisión de Evo Morales como presidente del país.
Marco Bello / REUTERS

Las últimas noticias que llegan desde Bolivia señalan que la actividad cotidiana en el país comienza a recuperarse. A pesar de esa aparente vuelta a la normalidad, este martes las calles están desiertas y con barricadas de la noche anterior. Sin rastro tampoco de los grupos armados que este lunes provocaron incidentes en varias partes del país. Las celebraciones de los detractores de Evo Morales por su dimisión dieron paso el domingo a esa ola de vandalismo.

Una "sensación de bloqueo" es lo que relatan los familiares de William Cáceres, presidente de la Asociación Raíces Andinas en Aragón. "Mi padre y mis hermanos, que viven en la ciudad de Tarifa, ya me contaban que la corrupción se les estaba yendo de las manos. También tengo familiares en Santa Cruz de la Sierra, donde se desencadenaron las movilizaciones", apunta Cáceres. Este boliviano está en continuo contacto con su país gracias a mensajes de WhatsApp y le transmiten cómo es el ambiente en las calles. "La principal preocupación es que haya una guerra civil – añade Cáceres – sin embargo, mis contactos prefieren un día de bloqueo antes que vivir con Evo Morales".

El mandato del expresidente duró hasta el domingo, cuando dimitió. Un papel importante tuvo la denuncia de fraude electoral que emitió la oposición, después de que el órgano electoral diera vencedor a Morales. "Votaron hasta los muertos", indica Cáceres según las informaciones que le llegan desde Bolivia.

Este boliviano afincado en Zaragoza desde hace 15 años es rotundo cuando se le pregunta por Evo Morales: "Lo más triste es que se haga la víctima". "Habló de un golpe de Estado que en realidad no existió", sentencia William, quien también está indignado con el respaldo que le están haciendo algunos políticos españoles.

Tres muertos, más de 400 heridos, incendios y asaltos a viviendas, una de ellas del propio Evo Morales en Cochabamba, son parte del balance. El expresidente salió el martes de Bolivia en un avión de las Fuerzas Aéreas Mexicanas, que despegó desde el aeropuerto internacional de Asunción, adonde había llegado de madrugada y permaneció unas cuatro horas para repostar combustible. Su destino fue México, que le ha concedido asilo. Los bolivianos en Zaragoza ven su partida como "positiva", pero le tachan de "cobarde porque no ha afrontado la situación". "El que nada hace, nada teme" es el dicho que emplea Cáceres en este asunto. "Vio que la policía se desvinculaba de sus ideas, también parte de los militares, y tuvo que salir del país".

La esperanza de William Cáceres radica en los principios de los bolivianos. "Siempre hemos sido un pueblo muy unido, aguerrido y luchador", concluye.

Etiquetas
Comentarios