Despliega el menú
Aragón

el proyecto de presupuestos para 2020

La DGA mantiene su apuesta por el gasto social y sacrifica la inversión en 2020

El cuatripartito presenta un proyecto presupuestario continuista, que se eleva a 6.466 millones, un 4,87% más.
Todos los departamentos crecen y las políticas sociales absorben 185,5 de los 276 millones extra.

El consejero de Hacienda, Carlos Pérez Anadón, entrega una memoria con el borrador de presupuestos al presidente de las Cortes, Javier Sada.
El consejero de Hacienda, Carlos Pérez Anadón, entrega una memoria con el proyecto de presupuestos al presidente de las Cortes, Javier Sada.
Oliver Duch

El Gobierno de Aragón dispondrá el próximo año de 276 millones extra para gastar, que dedicará en su mayor parte a reforzar las partidas sociales (185,5 millones más), sacrificando de nuevo la inversión, que sigue sin recuperarse del tijeretazo de la pasada legislatura que ya aplicó el Ejecutivo de Javier Lambán, hasta el punto de mantenerse por debajo de los peores años de la crisis. De hecho, el repunte de 35 millones, hasta alcanzar los 500, no permite ni alcanzar las cifras del Gobierno de Luisa Fernanda Rudi.

El Consejo de Gobierno ha dado luz verde este lunes a unos presupuestos continuistas que ascienden a 6.466 millones de euros, un 4,87% más que los prorrogados este año, y que el cuatripartito ha aprobado sin haber cumplido sus primeros cien días con el gasto social, el crecimiento y la creación de empleo como prioridades. "Es la mejor demostración de que hay un gobierno cohesionado pese a los agoreros", ha sentenciado.

De hecho, el consejero de Hacienda, Carlos Pérez Anadón, ha querido agradecer la «tenacidad, comprensión y solidaridad» de los socios, aunque en el acuerdo también ha ayudado que con el gasto extra todos los departamentos crezcan, entre el 9,75% de Industria y el 0,96% de Agricultura.

Pérez Anadón ha presentado al mediodía en las Cortes el proyecto presupuestario, que este mismo jueves empezará su tramitación con la comparecencia de los primeros consejeros y que se pretende culminar con su aprobación definitiva el 30 de diciembre. Esto será posible porque disponen de la mayoría absoluta que dan PSOE, Podemos, CHA y PAR.

Loading...

El cuatripartito insiste en la necesidad de consolidar el Estado del bienestar tras los recortes de la crisis, por lo que ha optado por hablar de un presupuesto que crece "con control" para avanzar "con pies de plomo" y con el imperativo de no recurrir a la deuda. No es baladí, ya que en 2020 no hay margen de déficit y con el calendario de amortizaciones fijado solo se podrá endeudar en 40 millones adicionales, hasta alcanzar los 8.280, otro récord consecutivo que se mantiene imparable desde 2003.

Las cuentas no incluyen ningún nuevo proyecto y las alusiones a la inversión autonómica se han circunscrito a los hospitales en construcción en Teruel y Alcañiz (54 millones) y al plan de equipamiento educativos en curso (35,3). De hecho, incluso tiene algún ‘agujero’, como los 27,4 millones del pago de la autopista autonómica, cuyo coste por la rescisión no se ha incluido a la espera de poder negociar un calendario de pagos con los bancos.

Como ya ocurrió con las cuentas de 2018, prorrogadas en 2019, más de seis de cada diez euros van a sufragar el gasto social. La mayor parte se destina a las nóminas de los funcionarios que se hacen cargo de esta cobertura, hasta el punto de que la partida de personal (capítulo 1) sigue subiendo hasta los 2.292 millones y representa el 35,45% del presupuesto total.

Porcentajes invariables

Pese al mensaje oficial, el peso relativo de las políticas sociales y económicas se mantiene invariable. Las primeras continúan en torno al 60%, con 3.891 millones, mientras las segundas bajan casi una décima, al 12,32%, con otros 796,7 millones. No obstante, como el presupuesto crece, habrá dinero extra para gastar: 185,5 y 31,3 millones, repectivamente.

El colchón del que dispondrá el cuatripartito, 276 millones, viene dado por la aprobación hace tres semanas del techo de gasto no financiero, 5.583 millones, y se basa fundamentalmente en el aumento de la recaudación. Eso sí, Peréz Anadón subraya que la presión fiscal se mantiene por debajo de la media nacional e insiste en negar "el infierno fiscal" del que habla la derecha, además de la supuesta fuga de empresas. Para ello, ha argumentado que la llegada de Bon Àrea y Amazon desmonta este mensaje.

En detalle, los impuestos crecen hasta los 3.955 millones, un 10% más, lo que permitirá disponer de 359,1 adicionales. Eso sí, el techo de gasto se ha calculado sin saber las entregas a cuenta que realmente tendrá Aragón y con las transferencias de 2018, a la espera de que haya Gobierno en Madrid y presente unas cuentas.

Etiquetas
Comentarios