Despliega el menú
Aragón

Los indecisos, casi un 20% de los aragoneses, pueden decantar el reparto de los últimos escaños

Mujeres y mayores de 65 son los que más tardan en decidir y un 5% del electorado escogerá su papeleta en el último instante.

Indecisos.
Indecisos.
Heraldo

Un 5% de los electores aragoneses decidirá a qué partido político brindará su apoyo para los próximos cuatro años cuando entre hoy al colegio electoral. Es el caso más extremo del 8% que se decanta por un partido la última jornada, y que se integra en el 19% de los aragoneses incluidos en el censo electoral que, a una semana del 10-N, no sabían a quién iban a votar, según el último sondeo sobre intención de voto de la consultora A+M. Su decisión condicionará el reparto de los últimos escaños, que se adjudica en función de los restos y que puede inclinar la balanza entre una formación o la contraria por un puñado de votos. Mujeres y mayores de 65 años son los que más dudas tienen.

Cuando se produce una repetición electoral, el porcentaje de indecisos disminuye de manera notable, y los votantes premian o castigan a los partidos a los que otorgaron su confianza en función de su comportamiento en el último medio año. Del 40% de indecisos que revelaron los sondeos previos a las elecciones generales del 20 de diciembre de 2015 y del 28 de abril de este año, se pasó a un 25,7% el 26 de junio de 2016 y al 19,3% que se registró hace una semana. También varía el partido que concentra un mayor número de indecisos, pues en situaciones de bloqueo los aragoneses tienden a volver a apostar por el tradicional bipartidismo de PP y PSOE.

Loading...

Así se constató en 2015, cuando Ciudadanos concentraba al 47,5% de los indecisos y solo seis meses después pasó a ocupar la tercera posición (20,1%), superado por la coalición PP-PAR (29,1%) y el PSOE (25,8%).

Algo similar estaría ocurriendo ahora. Si en abril eran el PSOEy Ciudadanos los que concentraban a más de la mitad de los indecisos, a una semana de la votación PP y PSOEsumaban un 45%.

Al comparar los sondeos se puede comprobar cómo la cifra de indecisos de Podemos no ha dejado de crecer. En la convocatoria de 2015, solo un 3% de los dudosos correspondían a la formación que lidera PabloIglesias. En 2016, ya en coalición con Izquierda Unida, eran un 17,4%, porcentaje que se rebajó en abril de 2019 a un 10,4% y que ha vuelto a remontar ahora hasta un 15,7%.

Loading...

En niveles muy bajos respecto al número de indecisos se sitúa Vox, con apenas un 6% del total de electores dubitativos, un factor que invita a pensar que quienes se decantan por la formación que lidera Santiago Abascal dejan constancia de su apoyo en las urnas.

El perfil del indeciso

Del total de ciudadanos con su voto por decidir que había hace una semana en Aragón, unos 196.000 electores de un censo total de 1.019.700, seis de cada diez serían mujeres. Por edades, destacan los mayores de 65 años, una franja que engloba al 26% de los que aún se lo está pensando, y que suele optar por los partidos tradicionales.

Conforme desciende la edad del votante, parece que las decisiones están más claras. Entre los más jóvenes (de 18 a 24 años), solo un 7,7% declaró que no sabía a qué formación iba a dar su apoyo. La situación de bloqueo institucional del último medio año hace que un 8,2% de los que no votaron el pasado 28 de abril se plantee hacerlo hoy.

El sondeo que hizo público el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) antes de que comenzara la campaña electoral fijaba el porcentaje de indecisos en un 20%, un dato ligeramente superior al aragonés. Y aunque los partidos fiaron la conquista de los dubitativos al debate en televisión de Pedro Sánchez (PSOE),PabloCasado (PP), Albert Rivera (Cs), Pablo Iglesias (Unidas Podemos) y Santiago Abascal (Vox), la expectación fue menor que en ocasiones anteriores y, al no haber claros vencedores ni vencidos, no parece que vaya a ser muy determinante.

La preocupación de los partidos se centraba durante la campaña en los niveles de participación. En Aragón se alcanzó un 77% el pasado 28 de abril, una cifra elevada que se podría resentir hoy, como ya ocurrió en junio de 2016, en el único precedente de repetición electoral en 40 años de democracia. Y tendría una afección directa en el resultado.

Etiquetas
Comentarios