Despliega el menú
Aragón

elecciones generales 10-N

Las elecciones desde Senés de Alcubierre, donde sus vecinos llegan rápido a acuerdos

En Senés de Alcubierre (Huesca) residen menos de 30 personas. Todos los días les llevan el pan y cada jueves tienen servicio médico. Ni rastro de las elecciones generales del 10-N

Hace 10 años en Senés de Alcubierre, el municipio más despoblado de los Monegros, vivían 20 personas más que ahora, según los datos del INE. En la actualidad residen de forma habitual 28 habitantes, aunque en el censo aparezcan 41. Ninguno es niño. La "tranquilidad" que destacan todos ellos podría ser una vecina más. Conviven con la despoblación y ven cómo poco a poco cuelgan más carteles de ‘se vende’ en muchas fachadas de la localidad. "Hace unos 6 años se fueron 12 personas de septiembre a noviembre", recuerdan los vecinos Luis Mur y Jesús Otal.

Tal vez sea la amenaza de lluvia o el fresco que se siente, pero en las calles de Senés es difícil ver a sus afables vecinos. El panadero les lleva el pan todos los días y, al menos una vez por semana, acuden vendedores, ya que tampoco tienen tienda. El servicio sanitario es el jueves, cuando van médico y enfermera, siempre y cuando no tengan guardia la noche anterior, que entonces no hay cita. La misa es los sábados cada quince días. "Tenemos de todo, pero de aquella maneras... Lo único que es una pena es que no haya bar, que le da vida", lamentan desde el pabellón, donde se puede ver una barra pero sin servicio continuo.

Sin embargo, ese hándicap no impide la unión del pueblo, que son como "una familia", según repiten en varias casas. La mayoría de los vecinos de Senés se congrega cada noche en la bajera de un edificio municipal. "Tomamos café y tenemos la televisión encendida de fondo, pero no le prestamos mucha atención. Lo que hacemos es hablar de todo", coinciden varios de sus vecinos. ¿De política también? "De eso menos, estamos saturados", confiesan Otal y Mur. La opinión de estos dos oriundos coincide con la del matrimonio de José Ramón Lecina y Carmen Otal. Cuando sale el tema de los comicios ella solo dice que "fatal" desde el otro lado del toldo de su casa. Él se declara "aborrecido" con las nuevas elecciones. Maruja Sánchez, al final de la calle, suspira cuando se dice la palabra 'urnas'. De hecho, desde Senés pronostican que "el domingo muchos españoles no irá a votar".

"No se acercan partidos políticos, estamos cuatro y no les debe interesar venir aquí"

"No se acercan partidos políticos, estamos cuatro y no les debe interesar venir aquí", relata Mur. En las calles, ni rastro de propaganda política. "Igual todavía no han puesto los carteles", dejan caer con sorna cuando apenas faltan unas horas para que termine la campaña electoral. Así que nadie diría que este domingo están llamados a las urnas en Senés, a pesar de que ejerzan fielmente su derecho y acudan mayoritariamente a votar. Es difícil encontrar a los vocales y al presidente de la mesa: "Una estudia fuera y viene todos los fines de semana, otro vive en Huesca y el tercero trabaja en Zaragoza", aclara Jesús Otal, que además es juez de paz del municipio.

"Somos cuatro gatos... ¿Qué va a ser de los pueblos? Eso es muy triste. Ahí tenían que meter caña los políticos", reivindica Maruja. Desde Senés de Alcubierre lanzan propuestas para lucha contra la ‘España vaciada’. "Una sugerencia sería que dieran alguna ventaja fiscal. Esa creo que es la única manera de atraer a gente", señalan. En la actualidad indican que no hay ninguna empresa establecida en este pueblo, aunque cerca hay explotaciones de ganadería porcina. Mur aprovecha para recordar una preocupación que les atañe de cerca y que le pediría a los candidatos: "Han limitado a seis toneladas el peso de los vehículos que pueden pasar por el puente del canal y ahora ya no podemos cruzar con tractores ni los camiones de las granjas de cerdos".

"Si no hay trabajo esto es la hecatombe"

Las pensiones y el empleo también son otros asuntos que preocupan a los senesinos. "Si no hay trabajo esto es la hecatombe", defiende Lecina mientras recuerda los últimos datos de paro.

En Senés están orgullosos de tener Ayuntamiento propio y de su unidad vecinal. "Si hace falta algo, lo hacemos entre todos y después a almorzar. ¿Hay que limpiar el salón municipal? Vamos. ¿La iglesia? También", apunta Luis Mur. Una característica que se refleja también en la toma de decisiones, acordadas en asamblea abierta. A los senesinos no les hacen falta pactos para llegar al consenso.

Etiquetas
Comentarios