Despliega el menú
Aragón

aragón

Vivir con una pensión: "Con 600 euros, si pago recibos, no como"

Después de años de trabajo, muchos jubilados tienen que apretarse el cinturón para llegar a fin de mes. El colectivo sigue reivindicando en la calle mejoras con la vista puesta ahora en las elecciones del 10-N

María José, tras la protesta de este lunes en la plaza del Pilar.
María José Pérez, tras la protesta de este lunes en la plaza del Pilar.
Heraldo.es

María José Pérez, de 68 años, cobra una pensión de 625 euros al mes. Pese a haber trabajado todos los años que exige la ley no llegó a cotizar lo necesario. Trabajaba en el servicio doméstico repartiendo su jornada entre cinco o seis casas. "Iba por horas. Parte de lo que cobraba era 'oscuro' porque no cotizan por ti, y gracias a que me estuve pagando la Seguridad Social me sirvió para llegar a un mínimo". Con un salario bajo y ahora una pensión mínima está acostumbrada a administrar bien el dinero.

En su casa dispone también del sueldo de su pareja para los gastos comunes porque si no "con 600 euros de pensión, si pago recibos, no como". Una situación que reconoce que aún es más dura para quienes tienen una pensión no contributiva, que puede estar por debajo de los 400 euros, porque se han dedicado solo al cuidado de la casa. "Dependes de tu pareja, en muchos casos no puedes independizarte. Hay muchas mujeres que están pasando esta dificultad", lamenta.

Desde el sindicato UGT Aragón recuerdan que 83.000 jubilados viven en el umbral de la pobreza en Aragón y 225.000 está en riesgo de pobreza por tener pensiones de entre 600 a 700 euros.

José Solanas, pensionista.
José Solanas, pensionista.
Oliver Duch

José Solanas tiene 85 años. "He trabajado toda la vida", recuerda echando la vista atrás. "Entonces a los 14 años empezabas de aprendiz y, a trabajar", en su caso, siempre en el sector del Metal. Se retiró con 60 años "porque cerraron la empresa" y le reconocieron una invalidez permanente total. Su situación es más holgada, su pensión pasa los 1.000 euros y vive solo, pero también tiene que cuidar lo que gasta. Su mujer murió al año de jubilarse. "Esa fue la mayor pérdida", explica, con tristeza. Sus hijos ya se habían independizado cuando se jubiló y no ha tenido que ayudarles. "Yo voy aguantando, pero hay muchas familias que a ver cómo lo hacen", plantea sobre el coste de afrontar gastos como la luz que "cada día es más cara". Con todo, en ocasiones va tirando de sus ahorros. "Los que podemos vivir miramos por los que están peor que nosotros", asegura sobre la necesidad de seguir luchando.

Afiliado a UGT Aragón, ha participado en algunas de las protestas que han sacado a la calle al colectivo, incluida una de las marchas que llegaron a Madrid. Todavía está orgulloso de haber podido completar el recorrido por Aragón hace dos años. "La inviabilidad de las pensiones es una mentira", afirma, dispuesto a seguir pidiendo mejoras.

Brecha de género

"La pobreza tiene cara de mujer", afirma María José. Por ello, cree que es el momento de que la sociedad y el Gobierno entiendan "que la mujer ha hecho un papel que merece una recompensa digna para no tener que depender de nadie". Es miembro de la Coordinadora para la defensa del sistema de pensiones que este lunes volvió a protestar en la plaza del Pilar. Entre las peores situaciones señala a las prestaciones de viudedad, de las más bajas. Lamenta que una familia que esté trabajando toda su vida "luego a la vejez tenga todo tipo de carencias, que tenga que contar hasta el último céntimo porque no llega a la compra o la luz o mirar si pone la calefacción". "Si un día te encuentras con una dificultad te das cuenta de que no puedes afrontarla", confiesa. Y recuerda también a los jóvenes y la falta de estabilidad en el empleo. Ella tiene un hijo de 39 años con discapacidad.

Amparo Lázaro, pensionista.
Amparo Lozano, pensionista.
Heraldo.es

Junto a ella, Amparo Lozano, que ha empezado a movilizarse hace poco con la citada coordinadora, señala que es una "vergüenza" la situación de precariedad que viven los jóvenes por cuyas pensiones también luchan. Vive la temporalidad a través de los contratos de su hijo. "Esta semana le han llamado para trabajar tres días".

"Yo he trabajado mucho desde los 14 años. Me ha costado mucho trabajar y luchar y ahora hay que hacerlo por los hijos", quienes tienen más difícil encontrar un trabajo estable. "El Gobierno no piensa en ellos ni en los pensionistas sino en que les votes y en que luego hagan y deshagan", critica. Se considera afortunada porque su pensión es elevada. "Tuve suerte. Desde los 14 años fui mutualista y estuve asegurada. Me pude prejubilar con 60 años", pero no por ello deja de luchar.

Como María José, espera que se cumpla una de las reivindicaciones de la coordinadora a la que pertenecen, la subida de las prestaciones mínimas a 1.084 euros al mes. Una cantidad que aparece en la Carta Social europea como la adecuada para que una persona jubilada viva dignamente en la Europa actual, según ha recordado este lunes la coordinadora, cuyos portavoces han vuelto a pedir este incremento micrófono en mano en la plaza del Pilar. Consideran el alza una "emergencia social" ya que afirman que la mayoría de las pensiones están muy por debajo de los 800 euros. Reclaman también la revalorización automática al IPC, eliminar el factor de sostenibilidad que las limita, disminuir la brecha de género, eliminar el copago y poner "a pleno funcionamiento" la ley de dependencia, entre otras. "Conseguir tener la pensión blindada por decreto sería muy importante", añade Carlos Giner, portavoz provincial de la coordinadora y perceptor también de una pensión mínima. "Que sea un derecho constitucional, porque así ningún Gobierno jugaría con el sistema público de pensiones", añade Javier Lázaro, portavoz en Zaragoza. 

Protesta de pensionistas en la plaza del Pilar este lunes.
Protesta de pensionistas en la plaza del Pilar este lunes.
Heraldo.es

"No estamos cansados de ir a votar"

Ante la repetición electoral, Giner afirma que los pensionistas "no estamos cansados, en absoluto, de ir a votar" y asegura que "tenemos las ideas muy claras, cada uno dentro de su ideología". Eso sí, califica de "incompetentes" a los Gobiernos que han llevado al país a nuevas elecciones.  

"Hay que animar a la gente a votar cuantas veces sean necesarias", afirma Tomás Yago, desde la Federación de Pensionistas de UGT Aragón. Y entre los deberes para el futuro Gobierno pide derogar las reformas laborales, corregir el desequilibrio de las cuentas de la Seguridad Social y garantizar las subidas según el IPC. Todavía está en el aire el aumento del año que viene, porque si no se consigue formar Gobierno y aprobar los Presupuestos Generales, se volverá a aplicar el incremento del 0,25% en 2020  por el que el colectivo se movilizó en la calle hace dos años. Manuel Martín, desde la federación de pensionistas de CC. OO. Aragón, coincide con las reivindicaciones aunque todo vuelva a depender del diálogo entre los políticos. El nuevo Gobierno debe crear "un marco legal que blinde las pensiones con el IPC y hable de cómo se financian".

José  tiene claro que este domingo acudirá a depositar su voto. "No he dejado de votar en ningunas elecciones", asegura, porque todavía recuerda los años en los que no podía hacerlo.

Etiquetas
Comentarios