Despliega el menú
Aragón

Apuestas online

"Tratamos a chicos que han perdido 50.000 euros con micropagos y apostando en videojuegos"

El universo del 'gaming’ incita a desembolsar pequeñas cantidades mientras los expertos alertan de deudas y otras problemáticas.

Aficionados en Vistalegre
Este fin de semana se ha celebrado el mundial del videojuego 'LoL' en el palacio de Vistalegre, en Madrid. Un evento que mueve a miles de seguidores (a 25 euros la entrada) y millones de euros en apuestas
V. L. /EFE

No solo las casas de apuestas albergan y alimentan problemas relacionadas con el juego. Algunos de los videojuegos con mayor tirón entre niños y jóvenes (’FIFA’, ‘Fornite’, ‘Clash Royale’...) incitan, a través de recompensas inmediatas, al gasto continuo de cantidades de dinero, pequeñas en un principio y, en algunos casos, altísimas cuando los padres se acaban por darse cuenta. Una cuestión en la que la Fundación para la Atención Integral del Menor (FAIM) de Zaragoza lleva tiempo trabajando a través de grupos de afectados y en sesiones personalizadas.

"Hay muchos juegos que, de entrada, son gratuitos, pero que están hechos para que los usuarios vayan realizando ‘inversiones’ para mejorar los personajes u obtener objetos que de otra forma son difíciles de conseguir. Detrás del desarrollo no sólo hay programadores sino también psicólogos que saben perfectamente cómo estimular a los chavales visual y auditivamente y cómo ofrecerles la oportunidad de sentirse ‘jefazos’, unos líderes. Muchos de ellos son introvertidos, tienen problemas de socialización y algunos han sido víctimas de bullying. Y se les expone a un martilleo publicitario muy bestia", explica Falo García, educador en el FAIM y conocedor de primera mano de distintos casos.

El experto ha tratado con "varios chicos que han perdido 50.000 euros y más", situaciones en las que han concurrido dos dinámicas distintas: "A los pagos online para atajar el desarrollo del juego se unen las apuestas ilegales. Hipotecan cantidades muy altas a la victoria de un jugador u otro o por ellos mismos, de modo que cuando pierden lo hacen por partida doble".

El origen del problema, razona, es que los "chicos de a partir de doce años" que acometen desembolsos "no perciben el valor real del dinero, no son conscientes". Además, "ni siquiera se ve el dinero de manera física, sino que los pagos se hacen a través de plataformas como Paypal, con la cuenta asociada a la línea telefónica y hasta a través de bitcoins". Otra forma de realizar transacciones son las tarjetas prepago que se venden en quioscos y otros establecimientos a pie de calle.

Para jugar en el nivel más bajo, por puro divertimento y sin aspiración de hacer carrera alguna en el universo 'gamer' no hace falta hacer desembolso alguno. Sin embargo, para poder asomarse a un torneo hace falta una inversión mínima de mil euros. "De esa cantidad, en adelante", matiza. A años luz quedan los profesionales del sector, que el pasado fin de semana se concentraron en el palacio de Vistalegre, en Madrid, donde se desarrollaron las finales del mundial del League of Legends. El precio de la entrada para el 'show', que se pudo seguir a través de pantallas gigantes, ascendía a 25 euros.

Controles parentales

Uno de los caballos de batalla de las organizaciones son los controles parentales y lo sencillo que resulta burlarlos. "Vemos juegos como el ‘NBA Live’ que permite realizar apuestas en competiciones internas, ¡y está catalogado para mayores de 3 años!", señala García, quien aconseja que "las cuentas de registro en los videojuegos estén asociadas a los correos electrónicos de los padres, de modo que cualquier tipo de pago, por pequeño que sea, se notifique inmediatamente a un adulto. A partir de los doce o trece años recomendamos que los chavales tengan propina para que empiecen a ser conscientes del valor real del dinero y de lo que supone administrarlo".

Algunos países como Bélgica han prohibido ya algunos micropagos, como los sobres de fichajes del FIFA (que permiten mejorar el equipo sin jugar miles de partidos). A nivel nacional no se ha articulado ninguna ley al respecto, mientras en las Cortes existe consenso para elaborarla. El Justicia está elaborando un informe en este sentido.

Etiquetas
Comentarios