Despliega el menú
Aragón

Aragón tiene la mayor densidad de centros comerciales, que buscan reinventarse

Doce de los quince complejos están en Zaragoza y suman 679.846 metros cuadrados. La saturación y la venta electrónica obliga a orientar la oferta al ocio y a la restauración, como hizo Plaza Imperial y estudia Augusta.

Aragón tiene la mayor densidad de centros comerciales de España como consecuencia de la concentración de aperturas en los últimos años en Zaragoza, lo que ha obligado a reorientar su oferta hacia el ocio y la restauración para atraer clientes. Sus propietarios han tenido que hacer frente a la tormenta perfecta, ya que el problema no solo se ha reducido a la saturación comercial, sino que se unió a la caída del consumo por culpa de la crisis y a la imparable competencia que supone el auge de las compras por Internet.

Ni siquiera las últimas inauguraciones de complejos en Sevilla y Madrid han podido destronar a la Comunidad, que con sus 519 metros cuadrados por cada mil habitantes lidera con creces la clasificación autonómica, según los datos de la Asociación Española de Centros y Parques Comerciales (AECC). Le siguen Murcia y Madrid, con 487 y 479 m2 por cada mil habitantes, mientras la media nacional se reduce a 347. Lejos de congelarse la oferta, el próximo año prevé abrir sus puertas Torre Village, un ‘outlet’ de 66.000 m2.

Doce de los quince complejos abiertos al público en Aragón están en Zaragoza y suman en total 679.486 metros cuadrados de superficie bruta alquilable. El salto cuantitativo se dio a partir de 2007 con la irrupción de Plaza Imperial y Puerto Venecia, ya que solo estos dos centros concentran la mitad de la oferta existente, a los que se sumó Aragonia. Es más, el complejo ubicado en los Montes de Torrero es el más grande del país con sus 206.890 metros cuadrados y el de Plaza Imperial, que suma otros 132.000 metros, también se encuentra entre los diez mayores de España.

La apuesta de Plaza Imperial

El primero en dar el paso fue Plaza Imperial, que sufrió más que ninguno la apertura de la galería comercial de Puerto Venecia en 2012. Hasta el punto de que solo se mantiene una tienda abierta al público, Fifty Factory, y el hipermercado Simply cuando en su apertura hace más de una década contaba con 177 tiendas atendiendo al público. Sus actuales dueños, un grupo de empresarios argentinos y vascos a través de la sociedad Inversiones Carney, lo adquirieron a finales de 2017 por 15 millones de euros, una mínima parte de los 230 que llegaron a invertir Procom Desarrollos Urbanos y Cecosa Hipermercados (del grupo a Eroski) en su construcción hace más de una década.

La apuesta fue su reorientación al ocio y a la restauración, una oferta en la que Plaza Imperial había logrado sostenerse con sus cines y sus locales para comer y cenar. Su gerente, Juan José Arriola, reflotó primero el área de medianas superficies y ahora está en negociaciones con dos cadenas internacionales de restauración y confía en cerrar un acuerdo con Imaginarium. En la galería comercial también abrió el año pasado Bodas Bulldog, un negocio dedicado a la organización de bodas que ocupa 90 m2. Y a mediados del próximo mes está previsto que abra sus puertas un parque infantil de 1.300 m2, Kids City.

No obstante, el aldabonazo lo puede dar antes de fin de año con la venta de la mitad del centro comercial a la multinacional estadounidense Costco para hacer sitio a su quinto almacén en España. Como adelantó este diario, los planes pasan por derribar casi la mitad de la galería comercial para poder inaugurar las nuevas instalaciones a finales de 2021 entre Plaza Imperial y Verdecora.

Augusta busca su hueco

Yel que se va a sumar en los próximos meses es Augusta, el otro centro comercial que padeció la aglomeración de aperturas en la capital aragonesa. Su propiedad también cambió de manos en el año 2017 y sus nuevos responsables, Carrefour Property, tiene como objetivo «reforzar» la oferta para complementar su locomotora, el hipermercado de Carrefour. La galería comercial mantiene cerrada su segunda planta, una realidad que podría cambiar en cuestión de meses, ya que se está trabajando en una "propuesta innovadora" para el centro, "dada su excelente ubicación y las múltiples posibilidades que ofrece".

Fuentes oficiales señalaron que están analizado "distintas opciones" para redefinir sus 62.447 metros cuadrados, aunque no adelantaron detalles y se limitaron a señalar que lanzarán la reconversión "a medio plazo" tras más de dos décadas abierto al público.

Premio para Grancasa

Incluso uno de los centros más asentados y de mayor éxito en la ciudad, Grancasa, optó por reciclarse y renovar su planta superior hace dos años, la dedicada al ocio y a la restauración, emulando el espacio gastronómico con el que se reinventó previamente Puerta Cinegia. Y debió acertar, no solo por la afluencia de público, sino por el hecho de que la a Asociación Española de Centros Comerciales le dio el año pasado el premio nacional a la "mejor gran transformación".

En total, invirtió 13 millones en la remodelación de 10.600 m2, lo que le ha permitido increntar su oferta a 21 restaurantes y 5 quioscos, abrir la fachada al exterior y contar con una terraza al aire libre. Conscientes de la necesidad de dar respuesta a toda la familia, generaron una zona de ocio infantil gratuita de dos plantas.

Y sin quererlo, Grancasa se ha beneficiado de la reorientación de la oferta de El Corte Inglés en Zaragoza, ya que la transformación de su macrotienda en un ‘outlet’ de ropa y electrodomésticos ha permitido atraer a nuevo tipo de público al complejo comercial.

Etiquetas
Comentarios