Despliega el menú
Aragón

negocios

La dos tiendas de MaryPaz en Zaragoza, pendientes de la declaración de quiebra

La firma de zapatos 'low cost' conserva dos en la capital aragonesa, una en Puerto Venecia y otra en Gran Casa, después de que una tercera, en el Paseo de la Damas, cerrara esta misma semana.

Una tienda de Marypaz.
Una tienda de Marypaz.
MaryPaz

La cadena de zapaterías MaryPaz está a un paso de tener que bajar las persianas y dejar en el aire el futuro de sus más de 1.000 trabajadores. La empresa cuenta con más de 200 tiendas dedicadas a la venta de calzado y complementos 'low cost' para la mujer. Dos de ellas se encuentran en Zaragoza, una en el centro comercial Gran Casa y otra en Puerto Venecia, en las que trabajan en torno a una decena de personas. La que tenía en el Paseo de las Damas ha cerrado esta misma semana. 

Ahora, la empresa de origen sevillano se enfrenta a un nuevo concurso de acreedores -el segundo en apenas tres años- al no poder hacer frente a las necesidades de circulante, unos 15 millones de euros, que necesita para poder pagar a los proveedores.

Black Toro Capital, el fondo catalán que rescató a la compañía del anterior concurso al inyectarle 30 millones de euros, ha solicitado en el juzgado mercantil de Sevilla la declaración de proceso concursal de la firma al no haber encontrado en el sector financiero el apoyo necesario para continuar con los planes de desarrollo de un negocio que cuenta con más de 45 años de historia, tal y como explicó el principal accionista, que recientemente mandó a la quiebra a otro negocio textil, el de Amichi.

"La desconfianza de los bancos, alimentada por las dificultades que atraviesa el sector 'retail', se ha visto agravada por los cambios en la normativa bancaria que obliga a las entidades a provisionar los créditos de los sectores en crisis, un contexto que ha supuesto para la capacidad crediticia de la compañía un profundo obstáculo", según argumentó el fondo, que desde enero comenzó a hablar con inversores para tratar de obtener los 15 millones de liquidez necesarios para continuar.

Se trata del segundo concurso de acreedores en el que se ve inmersa la compañía sevillana después de que en 2016 saliera airosa de otro después de alcanzar un acuerdo con sus acreedores y dar entrada a Black Toro Capital, lo que le permitió afianzar y potenciar el desarrollo del negocio nacional e internacional, puesto que también cuenta con 19 tiendas en el extranjero (en Portugal, Francia, Marruecos, Malta y Túnez). En ese momento, Black Toro Capital realizó una primera inversión de 10 millones de euros para realizar la compra de la campaña de otoño-invierno 2016 y, tras la salida del concurso, realizó una segunda por valor de 20 millones que le permitió poner en marcha el nuevo Plan Estratégico 2016-2021.

Al incumplir este pacto y no haber amortizado aún 7,5 millones de deuda, la compañía, que cerró el pasado ejercicio con unas ventas de 98,8 millones de euros, no tendrá el periodo de gracia que marca la ley y la presentación del concurso la lleva directamente a liquidación.

Etiquetas
Comentarios