Despliega el menú
Aragón

las cuentas públicas

El cuatripartito aprueba el techo de gasto y la oposición critica que disparará el déficit

Las Cortes de Aragón sacan adelante, con el voto en contra del PP e IU, un límite presupuestario de 5.583 millones para 2020, un 5,2% más que el vigente.

El consejero de Hacienda, Carlos Pérez Anadón, ha defendido el techo de gasto para 2020 ante el pleno de las Cortes, este jueves.
El consejero de Hacienda, Carlos Pérez Anadón, ha defendido el techo de gasto para 2020 ante el pleno de las Cortes, este jueves.
Guillermo Mestre

Los cuatro socios del cuatripartito, PSOE, Podemos, CHA y PAR, han dado este jueves el primer paso en las Cortes de Aragón para aprobar sus primeros presupuestos al sacar adelante el techo de gasto no financiero para 2020, fijado en 5.583 millones de euros, un 5,2% más que el vigente. Este trámite imprescindible ha contado con el rechazo del PP e IU y la abstención de Ciudadanos y Vox, aunque la oposición ya ha advertido de que la previsión del Gobierno de Aragón “no es realista” y de que disparará la deuda y el déficit.

La portavoz de Hacienda del PP, Mamen Susín, incluso ha puesto en duda que se pueda disponer de los 276 millones adicionales anunciados para mejorar los servicios públicos y luchar contra la despoblación, algo que ha tildado de “milongas” ante el déficit real de la Comunidad, el pago millonario por la rescisión de la autopista autonómica y la subida salarial del 2% comprometida con los funcionarios. Este mismo argumento lo ha apuntado el portavoz de Vox, David Arranz.

El debate no ha deparado sorpresas y los partidos que sostienen al Ejecutivo de Lambán han cerrado filas, abundando en el mensaje del consejero de Hacienda, Carlos Pérez Anadón, sobre la estimación “prudente” en los ingresos gracias a un cálculo “acompasado al crecimiento real” de Aragón. De hecho, Pérez Anadón ha subrayado que han tenido en cuenta un aumento del Producto Interior Bruto (PIB) del 1,9%, cuando esta misma semana el Colegio de Economistas ha estimado que podría llegar al 2,3%.

Los socios han dado muestras de la consistencia de su pacto al aparcar su frontal rechazo al propio mecanismo del techo de gasto, impuesto desde Bruselas en el peor momento de la crisis para embridar las cuentas públicas. Aunque tanto Marta Prades (Podemos) como Carmen Martínez (CHA) han criticado esta “herramienta de austeridad” que, a su juicio, está “al servicio de la banca y de Merkel” y han aludido a la responsabilidad para que Aragón pueda tener unas cuentas que permitan “resolver” los problemas del día a día de sus habitantes. “En un momento convulso, los ciudadanos nos piden altura de miras y templanza”, ha sostenido Prades.

El consejero de Hacienda ha insistido una y otra vez en la prudencia que ha guiado la confección del techo de gasto, que permitirá a la DGA disponer de 276 millones adicionales pese a que el objetivo de déficit para 2020 es del 0%. Y antes de que el PP hablara de un incremento impositivo, Pérez Anadón ya ha enfatizado que no habrá un aumento de la presión fiscal. Es más, ha recordado que el techo de gasto prevé que la recaudación de los impuestos propios y cedidos de Aragón se reduzca a 511 millones, un 8,45% menos. Este recorte de 47 millones es debido a la rebaja fiscal en el Impuesto de Sucesiones y al descenso recaudatorio en el impuesto de Actos Jurídicos Documentados. En este último caso, se explica por el hecho de que los bancos hayan reducido la responsabilidad hipotecaria por la que tributan.

Pérez Anadón ha señalado que el crecimiento del límite de gasto se basa en los ingresos extra previstos por el sistema de financiación autonómica, que supone 3.954 millones, un 11,23% más respecto al presupuesto de 2018 prorrogado. Lo mismo ocurre con las aportaciones finalistas, entre ellas las ayudas y fondos europeos y la dependencia, que se elevan a 788 millones, otro 10,27% adicional.

Igualmente subirán los ingresos por el resto de ingresos autonómicos, como son las tasas, los precios públicos, las prestaciones de servicios o las sanciones, dado que la previsión es que su recaudación se dispare casi un 35% y supongan otros 118 millones.

Mientras tanto, los ajustes de contabilidad nacional alcanzan los 212 millones, un -10,48% respecto a las cuentas vigentes, lo que completa la cifra global de gasto. En este cálculo se ha tenido en cuenta una inejecución de 170 millones en las cuentas de 2020.

El consejero de Hacienda ha coincidido con el portavoz del PAR, Jesús Guerrero, en reivindicar la reforma del sistema de financiación autonómica, que sea “justo” con Aragón y tenga en cuenta los criterios de dispersión y envejecimiento. El único de los socios que han entrado a criticar a la oposición ha sido el socialista Alfredo Sancho, quien ha recriminado al PP que por “obedecer a sus jefes” no defiendan “los intereses de los aragoneses”

La única voz discordante en la izquierda ha sido la del diputado de IU, Álvaro Sanz, que ha centrado su intervención en critica la “mordaza” que supone el techo de gasto para reducir el peso del Estado a favor de los “intereses de la banca”. También ha entrado en los números presentados por el cuatripartito y, al igual que la derecha, ha dudado de que la DGA vaya a disponer de mucho margen adicional de gasto cuando tiene que absorber el déficit real, el pago de la autopista ARA-A1 y la “derivada de la subida del IPC”.

La más dura ha sido la portavoz de Hacienda del PP, que directamente ha dicho que no se creía “los números de la DGA” porque se basan en unos cálculos presupuestarios de Madrid que ha devuelto la Unión Europea. Igualmente, ha recordado que el déficit de 2019 está disparado y que la propia Autoridad Fiscal (Airef) ya advertido al Ejecutivo autonómico de que vaya controlando el gasto.

Igualmente ha puesto en duda de que tasas y precios públicos puedan subir más de un 30%, salvo que el cuatripartito sancione a todos los aragoneses “o venda patrimonio que difícilmente va a conseguir ahora”. Por todo ello, ha concluido que el techo de gasto traerá “más impuestos, deuda y pobreza”.

Aunque Ciudadanos se ha abstenido para “no entorpecer” los presupuestos, que se pretenden llevar a la Cámara a mediados de noviembre, su portavoz de Hacienda, José Luis Saz, ha recriminado a la DGA que no sea transparente a la hora de justificar los datos del techo de gasto, además de no ser “ni coherente ni riguroso” en términos presupuestarios ni tampoco “sostenible en la previsión de ingresos”. Y ha añadido: “No coinciden con los datos macro que ha vendido el Gobierno a Bruselas”.

Etiquetas
Comentarios