Aragón
Suscríbete por 1€

educación

Extraescolares: ¿Cuándo son demasiadas?

La oferta de actividades para los pequeños es tan amplia que a menudo cuesta decantarse por una u otra. En cualquier caso, siempre es útil dejar al niño tiempo para aburrirse y, sobre todo, jugar al aire libre. 

Un niño pinta con las manos.
Un niño pinta con las manos.
freepik

Llega octubre y, después del descanso propio de las Fiestas del Pilar, toca ponerse las pilas y afrontar con energía el recién estrenado curso académico. Actividades como hacer los deberes cada día o estudiar con antelación para los temidos exámenes finales -para los ya experimentados universitarios- comienzan otra vez a formar parte de la que, en este caso, suele ser una responsable rutina. Pero el asunto no se queda únicamente en las aulas y sus derivados. Hay multitud de actividades a las que niños, jóvenes y adultos pueden dedicar su tiempo libre. En el caso de los más pequeños, sin embargo, el cómo gestionar este tiempo suele ser tarea de los padres. 

Así, después del colegio, toca muchas veces correr, arrastrando la mochila en una mano y sujetando en la otra un bocadillo, para llegar a tiempo a inglés, violín, baloncesto, patinaje, pintura o informática. Tantas opciones que a veces la elección de una u otra actividad no es tarea fácil. No obstante, desde Azytur 2006, empresa del sector, indican que la cantidad de actividades que ofertan los centros disminuyó de forma drástica desde que en 2017 se instauró la jornada continua y, aunque después han notado un ligero repunte, no ha sido ni mucho menos suficiente para alcanzar los niveles anteriores. Pese a esto, las actividades más demandadas, explican representantes de la compañía, son ahora mismo las relacionadas con la tecnología, como la robótica o la programación. Las de toda la vida, aseguran, también se siguen solicitando mucho: fútbol, gimnasia rítmica, funky, judo, kárate y, sobre todo, el inglés; aunque la manera de enseñar el idioma ha evolucionado hacia lo lúdico. 

Entre esta prácticamente inabarcable cantidad de opciones, la psicopedagoga Mónica González lo tiene claro: "Para decantarse por una u otra, lo primero es observar a tu hijo, cuáles son sus gustos y qué necesidades tiene". Para ella, todas las actividades tienen sus pros y sus contras, "que dependen mucho del niño en cuestión y de su estilo de aprendizaje". Algunos no soportarán una elevada cantidad de clases, mientras que a otros puede que les guste asistir a más de una; unos preferirán los deportes de equipo, mientras que habrá quienes se decanten por lo individual. Mamen Domínguez, por ejemplo, lleva a su hijo Víctor a varias actividades deportivas (además de a róbotica, por iniciativa y especial insistencia del pequeño) "porque, por su forma de ser, necesita mucho movimiento". Son dos las razones principales por las que el niño acude a las diferentes actividades: "Son interesantes y le gustan y a mí me resulta muy cómodo a la hora de conciliar con mi vida laboral", cuenta Domínguez. 

Aburrimiento, el mejor aliado

Más allá de esto, explica la psicopedagoga, "la actividad escolar por excelencia debería ser el no hacer nada". El aburrimiento, según González, es el mejor aliado para que los niños puedan descubrir qué es lo que necesitan en cada momento y aprendan a conocerse mejor a sí mismos. Además, si algo considera realmente imprescindible, es pasar tiempo en espacios al aire libre, como en el parque, ya que es "donde más van a aprender y el mejor sitio para desarrollar la convivencia". 

En cualquier caso, ¿cómo saber dónde se encuentra el equilibrio exacto? Para González, "cuando una actividad, por muy divertida que sea, se convierte en una obligación, acaba siendo algo que molesta a los niños y que no les beneficia". Por ello, es necesario que los padres traten de ver cómo sus hijos reaccionan a las extraescolares y que les escuchen. De esto también puede dar cuenta la madre de Víctor que asegura que "me encantaría que me dijera que quiere aprender guitarra, pero no es así, y no pasa nada, no le voy a obligar". 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión