Despliega el menú
Aragón

educación

Hasta 19 centros educativos de Aragón están en lista de espera para impartir clases de refuerzo gratuitas

El programa Aúna cuenta con un presupuesto de 454.675 euros anuales y puede llegar a un máximo de 210 grupos, con entre ocho y quince alumnos cada uno.

Un grupo de alumnas, la pasada semana, en un pasillo del IES Goya de Zaragoza.
El IES Goya de Zaragoza cuenta con dos grupos dentro del programa Aúna.
JOSÉ MIGUEL MARCO

Colegios e institutos de Aragón solicitan cada año la participación en el programa Aúna, basado en clases de refuerzo gratuitas para los alumnos y establecidas fuera del horario escolar. Esta iniciativa, que se puso en marcha hace cuatro años, pero que en realidad lleva funcionando más de una década, ha tenido por primera vez en su historia un exceso de interesados. En el curso 2019-2020, hasta 19 centros educativos públicos se han quedado en lista de espera y no podrán llevarlo a cabo.

"Es un programa muy positivo y necesario, pero es la primera vez que hay colegios e institutos que se quedan fueran", explican desde la Federación de Asociaciones de Padres y Alumnos de Aragón (Fapar). Por ello, reclaman la necesidad de que todos los centros interesados puedan adherirse a esta iniciativa que supone una oportunidad importante para el menor. Además, reconocen que hay un número concretos de centros públicos que no pueden solicitar la ayuda porque no cuentan con profesores voluntarios. "Esto supone para desventaja para los alumnos", recalcan.

Este programa va dirigido tanto a centros públicos como privados, aunque su organización es diferente. En los primeros se cuenta con un presupuesto de 454.675 euros anuales, los cuales están costeados a partes iguales por el departamento de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón y el Programa Operativo Fondo Social Europeo de Aragón. 

Con esta cuantía se puede atender los salarios complementarios de 210 docentes, por lo que anualmente se ponen en marcha este número de grupos. Cada colegio o instituto puede contar con un máximo de dos, que estarán compuestos por entre ocho y 15 estudiantes de 4º a 6º de Primaria y de todos los cursos de Secundaria. Desde este mes de octubre y hasta mayo se impartirán clases en 139 colegios e institutos públicos de Aragón.

Por su parte, en los centros privado concertados no hay un apartado presupuestario para esta actividad debido a que los docentes realizan estas funciones dentro de su jornada laboral. Así, en la convocatoria se especifica que "el pago se considera incluido en la dotación económica y horaria del propio centro". En el actual curso, un total de 16 centros ofrecerán estas clases de refuerzo gratuitas y algunos llegarán a contar con hasta cuatro grupos.

Independientemente de la titularidad del centro, los estudiantes reciben cuatro horas semanales de refuerzo y orientación, en las que se pretende mejorar las competencias lingüísticas, matemáticas y también de aprendizaje. El tutor y el equipo docente seleccionará a los alumnos, cuyas familias deben comprometerse con su asistencia.

Los repetidores no se reducen

El programa se puso en marcha con el objetivo de reducir el volumen de alumnos repetidores, sin embargo, Aragón continúa situándose entre las comunidades con peores cifras. Según los últimos datos publicados por el Ministerio de Educación y Formación Profesional, en el curso 2017-2018, casi el 39% de los aragoneses de 15 años habían repetido, al menos, una vez en su vida académica

"Teniendo en cuenta estos resultados y recordando que el programa Aúna es muy importante y necesario; deberíamos reflexionar sobre en qué aspectos podemos mejorar", subrayan desde Fapar. Desde su punto de vista, durante este tiempo se ha puesto en manifiesto que es necesario buscar nuevas alternativas para conseguir reducir el elevado número de repetidores. Solo en 1º de Primaria repiten curso unos 600 aragoneses y a lo largo de toda esta etapa educativa se superan los 2.000.

Fapar tienen previsto trabajar durante este año en una serie de alternativas que podrían mejorar tanto la tasa de suspensos como la de abandono escolar temprano. "Vamos a analizar qué cambios de metodología podrían beneficiar a los alumnos y nuestro objetivo es trasladárselo a la consejería de Educación", especifican. También consideran que sería importante realizar modificaciones en el currículo, pero reconocen que las cuestiones relativas a la ordenación académica ya no son competencia de la DGA.

Etiquetas
Comentarios