Despliega el menú
Aragón

POLÍTICA

El podemista expulsado de la negociación en Aragón logra un puesto de asesor en La Rioja

Francis Gil, que llegó de Castilla La Mancha y a punto estuvo de dar al traste con el cuatripartito, será un cargo de confianza

La composición del nuevo Ejecutivo se podría conocer este domingo.
Aliaga, Lambán, Soro y Escartín, tras firmar el pacto de Gobierno en Aragón.
EFE

Aunque se fue de Aragón con cajas destempladas, Francis Gil, el negociador podemista que llegó de Castilla La Mancha y que a punto estuvo de dar al traste con el cuatripartito de la DGA, será asesor dentro del Grupo Mixto del Parlamento de La Rioja en el que se encuentra la única diputada de la formación violeta, Raquel Romero. Continuará, así, con la carrera política que inició como exsecretario político de los podemistas en Castilla-La Mancha y como asesor de la vicepresidencia segunda del Gobierno de coalición que lideró el socialista Emiliano García Page. De hecho, fue su cese en ese Parlamento, tras la victoria por mayoría absoluta del PSOE, el que marcó el inicio de su labor de asesoramiento en Aragón y La Rioja.

Nadie explicó por qué Francis Gil se sentó a la mesa de negociación con los socialistas Darío Villagrasa, Vicente Guillén y José María Giral y los podemistas Marta de Santos y Andoni Carroles, ni por qué se fue de la noche a la mañana y sin hacer ruido. Solo trascendió su agresividad verbal, sus demandas tajantes y sus reivindicaciones que algunos vieron excesivas, que bloquearon los acuerdos entre socialistas y podemistas, que necesitaron más de un mes para acercar posturas y cerrar pactar un acuerdo de Gobierno.

Desde Podemos Aragón intentaron suavizar el rol que Francis Gil desempeñaba en la mesa de negociación, asegurando que su presencia respondía a una coordinación entre varias comunidades que se ayudaban "unas a otras". Aunque llegó a ser integrante de la Unidad de Análisis Estratégico de Podemos a nivel federal con Pablo Iglesias, fue la regional la que solicitó su ayuda. Tanto Nacho Escartín como el riojano Kike Garrido coincidieron con él durante la confección de la ‘Declaración de Toledo’, y el acuerdo entre el PSOE y Podemos en Castilla-La Mancha era, por aquel entonces, uno de los escasos modelos a seguir. 

Francis Gil colaboraba en Aragón y también en La Rioja, donde los podemistas tumbaron la primera investidura de la socialista Concha Andreu, porque se negó a satisfacer su petición de tres consejerías al tener una sola diputada.

Gil tendrá un contrato a media jornada, que se sumará a los que han rubricado otros colaboradores podemistas que llegaron desde Toledo para negociar coalición, según informó el ‘Diario de La Rioja’. También los negociadores por Aragón han acabado ocupando altos cargos, a pesar de la oposición de los sectores críticos de Podemos.

Etiquetas
Comentarios