Despliega el menú
Aragón

Comarca del matarraña

La primera partida de compost del Matarraña se donará a los ayuntamientos

El abono natural se ha obtenido durante un año y medio en el programa de reciclaje de materia orgánica, que convierte estos desechos en abono natural.

Planta de compostaje de Peñarroya de Tastavins. Comarca Matarraña
Planta de compostaje de Peñarroya de Tastavins. Comarca Matarraña
Comarca Matarraña

Convertir los residuos orgánicos que se generan en los hogares en un abono natural reutilizable es el reto que la comarca del Matarraña emprendió en junio del año pasado. Ahora, el programa de compostaje da sus frutos, habiendo obtenido ya la primera partida de compost apto para su uso como producto fertilizante.

Aunque el plan es comercializarlo, esta primera cosecha se va a donar a los Ayuntamientos de la comarca, para que lo empleen como abono para sus tierras. Posteriormente, cuando se disponga de los medios necesarios y se lleven a cabo los trámites administrativos correspondientes, los lotes que se vayan generando se venderán. 

Seis de estas localidades han contribuido a generar este compost, dando un nuevo uso a la materia orgánica que hasta hace un tiempo no era más que basura. Los vecinos del Matarraña han colaborado con el proyecto tanto en hogares particulares, instalando máquinas compostadoras en sus jardines o huertos, como de forma comunitaria, depositando los residuos orgánicos en un quinto contenedor instalado para ello.

Para favorecer la práctica del reciclaje en las localidades más pequeñas, no solo de materia orgánica sino de otros residuos comunes como papel o envases de plástico, se puso en marcha el servicio ‘Porta a porta’. Este consiste en la retirada de los contenedores para cartón, envases, orgánico y resto, y el reparto en los hogares de kits de reciclaje.

De esta manera, los vecinos disponen de distintos cubos donde depositan la basura de cada tipo. Según un calendario que se les facilita, saben qué fracción se recogerá cada día en la puerta de su casa, evitando así su desplazamiento o la acumulación de residuos en las zonas de contenedores.

Para tratar estos residuos orgánicos acumulados, la comarca del Matarraña dispone de su propia planta de compostaje, en la localidad de Peñarroya de Tastavins. Allí es donde, durante entre seis y ocho meses, se procesa la materia orgánica para convertirla en compost.

Tras el pretratamiento, la higienización, la maduración y el post-tratamiento de los residuos, el abono natural obtenido ha pasado por un laboratorio acreditado donde se ha sometido a diferentes analíticas para confirmar su calidad y aptitud para funcionar como fertilizante.

Etiquetas
Comentarios