Despliega el menú
Aragón

Tercer Milenio

truficultura

"Alrededor del mundo de la trufa aún hay mucho desconocimiento"

Trinidad Usón es la gerente de Foresta Algairén, una empresa que se dedica a la producción, comercialización y divulgación de la trufa y todo lo que la rodea.

Trinidad Usón, junto a su perra Zarzamora, buscando trufas en sus plantaciones.
Trinidad Usón, junto a su perra Zarzamora, buscando trufas en sus plantaciones.
Ángel Pascual Gonzalo

Cuando era una niña, a Trinidad Usón, gerente de la empresa trufera Foresta Algairén, le encantaba recorrer los montes de su pueblo, Encinacorba, recolectando moras y setas, o buscando lugares secretos que mereciera la pena visitar. Los días más felices del año eran los que pasaba en el pueblo ya que el resto del tiempo vivía en Zaragoza, con su familia.

Esta pasión por la tierra de sus antepasados fue incrementándose con el paso de los años y, en Madrid, donde durante más de un lustro trabajó como gerente de la Red Española de Desarrollo Rural, soñaba con volver a sus raíces y asentarse en su pueblo. Ella conocía de primera mano la realidad del mundo rural, ya que se encargó de gestionar muchos de los proyectos Leader y Proder en sus inicios.

De hecho, después de su periplo por la capital de España, se hizo cargo de la gestión de un proyecto Proder de las comarcas de Cariñena y Valdejalón, hasta que un día decidió que era el momento de poner en marcha su sueño, Foresta Algairén, empresa especializada en el mundo de la trufa y la truficultura.

«Dentro de este Proder analizamos el papel de los cultivos alternativos en estas zonas y arrancó mi aventura. Aprovechando unos terrenos familiares en Encinacorba, mi hermano y yo decidimos plantar siete hectáreas de encinas truferas. Fuimos los segundos productores de la comarca Campo de Cariñena que apostábamos por este cultivo, hasta entonces tan desconocido», afirma la gerente de Foresta Algairén.

Pero lejos de conformarse con producir y comercializar, Trinidad decidió transformar el producto que obtenía en su finca y el de otros agricultores aragoneses. Ahora, en la página web de la empresa es posible encontrar productos tan novedosos como la sal trufada, el polvo de trufa o el arroz trufado, que estas Fiestas del Pilar también se venderán en el Mercado de los Porches del Audiorama, del 11 al 13 de octubre.

«La comercialización y transformación de todos estos productos, que distribuimos por las principales tiendas ‘gourmet’ de Aragón, País Vasco y Madrid, principalmente, fue posible porque, a base de mucho esfuerzo y trabajo, conseguimos obtener el Registro Sanitario que nos permite elaborar estos productos y venderlos», indica.

Ahora, van a dar un paso más y, con la colaboración de otro socio de la provincia de Teruel, van a poner en marcha el proyecto Universo Trufa, con el que pretenden hacer llegar esta delicia gastronómica a otros rincones de Europa y a Japón, país donde ya han establecido los primeros contactos.

Grandes posibilidades

«En nuestro caso, hemos ido poco a poco. Empezamos en un momento en el que había un gran desconocimiento sobre el mundo de la trufa. No se sabía muy bien cómo cultivarla, qué terrenos eran los mejores y mucho menos cómo se podía comercializar y emplear en la cocina. Hoy es un producto con posibilidades y en nuestro caso nos ha permitido asentarnos laboralmente y, sobre todo, crear puestos de trabajo que suponen muchas horas de peonadas externas al año, tanto en la recogida como en la transformación de los productos», señala.

Trinidad se encarga personalmente de recoger las trufas y lo hace acompañada de su fiel perra, Zarzamora, a la que recogió en la calle, al igual que a Bosco, un can ya jubilado que ha sido un experto en la búsqueda de estos hongos.

Con ellos se encarga de hacer demostraciones en el campo, porque otro de los pilares fundamentales de esta empresa es la divulgación y la formación. «En el mundo de la trufa aún hay un gran desconocimiento y nosotros queremos orientar a los posibles productores sobre las posibilidades que ofrece este sector y, también, contarles a los consumidores el potencial de las trufas», apunta Usón, quien imparte numerosas charlas formativas en escuelas de hostelería y, en breve, lo hará en el centro de formación de Movera. Talleres y cursos dirigidos también a particulares que deseen conocer de primera mano los secretos del oro negro aragonés.

Etiquetas
Comentarios