Despliega el menú
Aragón

infraestructuras 

El sindicato CGT reclama un ferrocarril público y regional ante la próxima liberalización del AVE

Reclaman el tren de Valencia-Teruel-Zaragoza y la reapertura del Canfranc para vertebrar Aragón con el ferrocarril.   

Concentración de los sindicalistas del sector ferroviario de la CGT en la estación Delicias contra las privatizaciones del AVE y el deterioro del tren regional.
Concentración de los sindicalistas del sector ferroviario de la CGT en la estación Delicias contra las privatizaciones del AVE y el deterioro del tren regional.
Aranzazu Navarro

"¡Menos AVE y más regional!", "¡Renfe una y no 51!", "¡Para un ferrocarril, público y social!", gritaron ayer los sindicalistas del sector ferroviario de la CGT en la estación de Delicias contra la privatización del AVE y el deterioro del ferrocarril convencional. Los sindicalistas reclamaron que hay regiones como Aragón que necesitan una buena comunicación del ferrocarril para asentar la población y el desarrollo. En pleno proceso de liberalización del AVE, que será efectivo en 2020, los miembros de CGT denunciaron que la prioridad de los gobiernos ha sido la alta velocidad en detrimento de los trenes regionales y cercanías.

"Renfe y ADIF van a abrir la puerta de par en par para que entren las empresas privadas en el AVE, donde creen que está el nicho para sacar beneficios, y el gesto de reducir el canon para ellos es un símbolo de potenciar la alta velocidad, pero no se habla nada de que se haga con el tren convencional", criticó Benjamín Casanova, portavoz de CGT y miembro de Crefco (Coordinadora por la Reapertura del Ferrocarril Canfranc-Olorón).

Asimismo, señaló que debería atender tanto a los trenes de pasajeros como a los de mercancías, en el que España solo está en un 4%. El portavoz de CGT señaló que la privatización del AVE puede afectar al empleo de Renfe.

La CGT criticó que el panorama actual es de líneas y trazados ferroviarios abandonados, en el que gran parte de las infraestructuras están obsoletas, sin ningún tipo de inversión y condenando a los servicios que se prestan a tiempos y frecuencias que no son la vertebración de las comarcas de Aragón. Por eso, quedan en entredicho la calidad y seguridad de los servicios ferroviarios.

Casanova denunció que Renfe y ADIF no pueden olvidar el tren convencional porque es un instrumento de vertebración Aragón, asentar la población y evitar la despoblación con las buenas comunicaciones ferroviarias. "Las zonas donde no llega la alta velocidad no llega un tren viable y afecta a la población", criticó. 

Los manifestantes defendieron el tren Valencia-Teruel-Zaragoza, que es reclamado por los puertos de Valencia y Bilbao, además de los turolenses, y la reapertura del Canfranc, que apoya la UE. Casanova, que es un histórico maquinista, recordó que en estas dos líneas son víctimas de la "dejación" de las infraestructuras públicas que pagan los ciudadanos y el material ferroviario con el que trabajan en estas líneas de Aragón. Por eso, recordó que la Administración debería haber viables estos ferrocarriles porque si los pasajeros sufren unas averías cuando suben en el tren a Canfranc, como este verano, y se quedan tirados en la vía, "no volverán a cogerlo".     

 

Etiquetas
Comentarios