Despliega el menú
Aragón

cárceles 

Otra agresión de un preso de Zuera a un funcionario tras cachearlo

Después de insultarlo, se abalanzó sobre el trabajador, le empujó la cabeza contra la pared y le rompió el polo. 

Entrada al centro penitenciario de Zuera.
Entrada al centro penitenciario de Zuera.
Guillermo Mestre

Un interno de la prisión de Zuera agredió el miércoles a primera hora de la tarde a un funcionario cuando le estaba cacheando después de haberle insultado. Es el segundo suceso similar ocurrido en dos semanas, después de la reacción violenta de otro un preso que golpeó a siete funcionarios en el módulo de aislamiento el pasado día 19.

Fuentes de Instituciones Penitenciarias confirmaron ayer que el preso volvía de la comida y empezó a discutir con el trabajador. Pero cuando lo llamó el funcionario para hablar, el interno optó por abalanzarse contra el funcionario, arrojarlo contra una pared y romperle el polo que vestía en el forcejeo que le propinó.

El sindicato Acaip-UGT denunció los hechos e instó a la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias y a la dirección del centro que se tomaran las medidas oportunas para que hechos como este no se repitan en el futuro. Asimismo, informó de que el centro penitenciario de Zuera, donde hay 1.300 internos, sufre «una absoluta masificación en su módulo de aislamiento» y requirió «la adopción de medidas urgentes».

En este sentido, fuentes de Instituciones Penitenciarias señalaron que la junta de tratamiento tendrá que decidir si le aplican al interno la regresión al primer grado. Mientras tanto, lo trasladaron del módulo 3, donde ocurrieron los hechos, al de aislamiento, donde están los más peligrosos como Norbert Feher, alias Igor el ruso, autor confeso de tres crímenes en Andorra (los dos guardias civiles Víctor Jesús Caballero y Víctor Pérez, y el ganadero José Luis Iranzo el pasado 15 de diciembre de 2017).

El sindicato Acaip-UGT precisó que la agresión del funcionario se produjo cuando se disponían a cachear al preso en el departamento del módulo 3 y el interno adoptó una actitud agresiva, con reiterados insultos y claramente desafiante.

Esta manera de comportarse llevó al preso a abalanzarse contra el funcionario y propinarle un golpe empujándole contra una pared. Aun así, el trabajador no necesitó atenciones sanitarias por la agresión sufrida.

Hace una semana, otro interno del módulo de aislamiento propinó numerosos golpes a siete trabajadores que entraron a su celda para quitarle una cuchilla de afeitar, con la que amenazaba con quitarse la vida, y calmarlo al ver que daba puñetazos y cabezazos contra las paredes.

Etiquetas
Comentarios