Despliega el menú
Aragón

Las plataformas digitales de reparto se ahorran 57 millones en cotizaciones

Según un informe de UGT, sindicato que se ha personado en el macrojuicio contra Glovo, las plataformas digitales de reparto se ahorran al año 92,6 millones de euros en salarios y 57,6 millones en cotizaciones a la Seguridad Social debido al uso de la figura del trabajador autónomo.

Los repartidores eligen el tiempo que dedican a colaborar con Glovo.
Los repartidores eligen el tiempo que dedican a colaborar con Glovo.
Glovo

Las plataformas digitales de reparto se ahorran al año 92,6 millones de euros en salarios y 57,6 millones en cotizaciones a la Seguridad Social debido al uso de la figura del trabajador autónomo, según un informe de UGT, sindicato que se ha personado en el macrojuicio contra Glovo que está previsto que empiece el próximo lunes en Zaragoza.

En total, 326 trabajadores, conocidos como "riders", están citados a declarar en el juicio contra Glovo que se celebrará el 30 de septiembre en la Ciudad de la Justicia, después de la infracción de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social contra la empresa.

La autoridad laboral estimó indicios de que estos trabajadores eran en realidad falsos autónomos y, tras las alegaciones presentadas por la empresa, el caso ha acabado en los juzgados.

Rubén Ranz, de UGT, ha explicado en rueda de prensa que hasta ahora la empresa ha ganado seis y ha perdido trece de las sentencias dictadas por los juzgados en distintos puntos de España sobre denuncias individuales presentadas a estas plataformas.

"La tendencia de los jueces es reconocer la relación laboral; es difícil hacer creer que un chico que va en bicicleta es un emprendedor cuando además no tiene control de nada, ni del precio ni de su horario" ha argumentado.

Desde UGT prevén que el macrojuicio, cuyo comienzo está previsto para el lunes aunque podría retrasarse, se alargue. "Por eso nos hemos presentado porque tenemos recursos para aguantar porque esto va a durar mucho", ha añadido.

En este contexto, el sindicato ha elaborado un informe con el testimonio de los colaboradores; las actas de inspección de trabajo y las decisiones judiciales para concluir que el modelo de las plataformas digitales de reparto, como Glovo, Deliveroo, Uber Eats y Stuart, presentan "numerosos aspectos negativos".

El primero es que el uso de la figura del trabajador autónomo dependiente supone una remuneración para el empleado menor de las que recibirían estando contratados. Esto además produce una importante merma de la cotizaciones a la Seguridad social.

Los datos aportados son los siguientes: estas cuatro plataformas de reparto se ahorran 92,6 millones de euros en salarios y 57,6 millones en cotizaciones.

En total, 168 millones de euros anuales, teniendo en cuenta que estas cuatro empresas tienen unos 14.000 colaboradores, aunque es difícil estimarlo con exactitud debido a la alta rotación.

Pero al margen de estas cifras, Ranz ha resaltado las condiciones en las que trabajan estos empleados. Ha insistido en que no son autónomos pues estas empresas tienen un "control exhaustivo" de sus colaboradores, incluso cuando tienen la aplicación con la que trabajan apagada.

Ha denunciado especialmente el sistema de evaluación constante al que someten a sus 'riders' y que les lleva a competir entre ellos para conseguir una mayor puntuación. En función de esa puntuación, el algoritmo de la app distribuye la cantidad de trabajo así como los horarios.

Darwin Henríquez lleva un año trabajando para Glovo y asegura que para ganar un salario de 1.000 euros debe trabajar 13 horas al día.

Cada uno de ellos tienen una puntuación que depende de la valoración de los clientes y de la rapidez con la que sirvan los pedidos. "Si un cliente te ha puesto una valoración negativa, tu puntuación baja y, a la semana siguiente, te asignan menos trabajo pero tú tienes que seguir pagando los costes de la cuota de autónomos".

Ha puntualizado que esta situación sólo es sostenible durante el año que dura la tarifa plana de autónomos (60 euros) y que es entonces cuando muchos dejan el trabajo. "Además cada vez hay más colaboradores y eso hace que en ocasiones estemos 50 compitiendo por un pedido de una hamburguesería", ha apuntado.

Con este informe UGT quiere alertar también a la clase política para que reflexione sobre este modelo de trabajo y sea consciente de que ésta no es una forma de emprender. "No son emprendedores, son supervivientes", ha concluido. 

Etiquetas
Comentarios