Despliega el menú
Aragón

El investigador Carlos Martín lleva al Papa la vacuna aragonesa contra la tuberculosis

El científico busca el respaldo internacional tras los primeros ensayos clínicos

Carlos Martín entregó una carta al Papa sobre la historia de la vacuna contra la tuberculosis.
Carlos Martín entregó una carta al Papa sobre la historia de la vacuna contra la tuberculosis.
Heraldo

El investigador zaragozano Carlos Martín Montañés entregó al papa Francisco recientemente una carta en la que le informó sobre las posibilidades de la nueva vacuna contra la tuberculosis que ha creado el equipo que dirige el científico aragonés en la Universidad de Zaragoza. Se trata de la candidata con más opciones de sustituir a la vacuna ahora en vigor, la BCG, que se administra desde 1921.

Carlos Martín, coordinador de investigación genética de Micobacterias de la Universidad de Zaragoza, destaca la importancia de que se tome conciencia de la necesidad de impulsar la última fase de esta investigación.

Así, el científico, que estuvo acompañado por su profesor de biología en el Colegio de San Salvador, Juan Jesús Bastero, también trasladó personalmente su iniciativa a la FAO (siglas en inglés de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), cuya sede central está en Roma y es la principal organización mundial dedicada a combatir el hambre.

El encuentro con el Papa se produjo el día 11 en la audiencia general que se celebró, como todos los miércoles, en la plaza de San Pedro, pero lo hizo público hace unos días Bastero. La vacuna, que nació en la Universidad de Zaragoza y que desarrolla la biofarmacéutica gallega Biofabri, cruzó las fronteras diplomáticas y burocráticas. Lo que parecía "una quimera", cuando Carlos Martín se lo propuso a su profesor como un viaje privado a Roma, acabó en un encuentro rápido, pero con buenos resultados y "muy emocionante" para ambos.

Según explicó Juan Jesús Bastero, solo uno de los dos podía saludar al Papa debido a las medidas de seguridad, por lo que pidió a su pupilo que fuera él quien pasara para trasladar al Pontífice un logro científico de tanto alcance humanitario por el que ha luchado durante más de 20 años. Así, Carlos Martín entregó al papa Francisco un sobre con las dos cartas, una exponiendo la importancia de la investigación, y otra del propio Bastero en la que presentaba al investigador.

En la carta al Papa, Carlos Martín le transmitió su discurso de ingreso en la Real Academia Aragonesa de Medicina de la Universidad, que versaba sobre la historia de MTBVAC (Mycobacterium tuberculosis vacuna), desde que fue creada en los laboratorios hasta los ensayos clínicos en países endémicos, donde ya ha dado buenos resultados. En 2020 se va a conocer la dosis que se aplicará a los enfermos de tuberculosis y se habrá comprobado su seguridad.

"Moralmente es muy importante haber llegado al Papa con esta vacuna que sirve para salvar vidas y le expliqué que los ensayos clínicos están demostrando mayor inmunidad que la actual BCG", precisó Carlos Martín a HERALDO. "Espero la contestación del Papa", agregó. Además, el investigador aragonés apuntó que pudieron contactar también con el observador permanente que tiene el Vaticano en la organización de la FAO.

Etiquetas
Comentarios